España ganó frente a Montenegro en el primer partido de clasificación al mundial - FIBA

Quizás las ventanas FIBA no son tan mal

Se disputó la primera jornada de partidos

ventanas FIBA
Miroslav Raduljica volvió a la selección de Serbia como MVP – FIBA

La primera jornada de las rondas clasificatorias al mundial 2019 ya está en los archivos del baloncesto mundial. Por primera vez en todo el mundo se disputaron encuentros entre selecciones en otoño, gracias a las tanto discutidas ventanas FIBA. En Europa pudimos asistir y buenos encuentros, sorpresas inesperadas y exhibiciones de jugadores conocidos (y algún que otro desconocido).

Se habló muncho acerca del tema desde que la federación internacional de baloncesto dio a conocer su nuevo calendario, que, con partidos disputados a lo largo de la temporada regular (las conocidas como ventanas FIBA), no permitiría a los jugadores de la NBA tomar parte a los enfrentamientos. En Europa la polémica más feroz fue entre la Euroliga y la FIBA, ya que la máxima competición continental no paró; de hecho, muchos partidos de la novena jornada de Euroliga se jugaron en contemporánea a los de las selecciones. Si pararon Eurocup, FIBA Champions League y todas las ligas nacionales para permitir a los jugadores acudir a las llamadas de sus selecciones.

Está claro que los grandes equipos europeos no son los mismos sin las estrellas NBA y que la fuerte competencia en Euroliga hizo que muchos equipos decidiesen no ceder a sus jugadores a las selecciones. Por suerte, las varias federaciones nacionales, una vez conocida la voluntad de los clubes de Euroliga a dejar o menos sus jugadores a los conjuntos nacionales para estos partidos, rediseñaron las convocatorias para los partidos de las ventanas FIBA, dejando fuera a los jugadores que no habrían podido estar y no ponerlos así en la antipática y sancionable situación de “deserción” hacia la selección.

Finalmente, no todos los equipos de Euroliga se cerraron y ciertos clubes dejaron que algunos de sus jugadores acudiesen a las llamadas de las selecciones, prescindiendo de ellos en ocasión de la novena jornada. La concomitancia de los partidos creó situaciones algo surrealistas. Por ejemplo, mirando a los tweets enviados por la cuenta del Fenerbahçe, se puede ver como, entre jugada y otra del complicado encuentro entre los vigentes campeones y la sorpresa Khimki, el Community Manager del conjunto turco coló un mensaje de felicitación hacia el capitán del equipo Melih Mahmutoglu por su excelente prestación con la selección turca, ganadora frente a Letonia. Mientras Gigi Datome colocaba un triple fundamental de cara a la victoria de los hombres de Obradovic, sus compatriotas italianos bajaban a la cancha para enfrentarse a Rumanía y mientras Real Madrid y Unicaja luchaban (sin éxito) contra Panathinaikos y CSKA (con un Chacho Rodríguez en gran forma), la selección española de Sergio Scariolo hacía lo mismo frente a Montenegro.

Pese a todo lo que se dijo y se escribió, la primera jornada se disputó y con buena respuesta del público en algunas plazas, que acudió a ver a las selecciones jugar en su casa. Hubo buenos resultados y prestaciones. ¿Quizás la idea de la FIBA no es tan mala entonces? En mi opinión no, no lo es, el concepto de jugar unas rondas durante la temporada como se hace en el fútbol no es una mala idea, para nada. La pena es no haber podido llegar a un acuerdo con NBA y Euroliga para que parasen sus competiciones también, porque la idea de fondo es respetable. Bueno, francamente creo que con la NBA no lo hayan ni intentado (y ojo, que Estados Unidos también está jugando sus partidos de clasificación en la zona americana), mientras que con la Euroliga hubo un largo forcejeo que no trajo lo que la FIBA habría deseado, o sea que la novena jornada se jugase en otro momento.

Quizás en España la gente no se acuerda de ello, porque en las últimas dos décadas la selección ha ido tan bien que, gracias a sus buenos resultados en los EuroBasket, se ha ido clasificando de forma automática a todos los varios eventos, incluidos mundiales y Olimpíadas. Pero para las demás selecciones no punteras no era así: los varios equipos se encontraban a disputar partidos de clasificación entre agosto y septiembre con poca visibilidad, igualmente pocas estrellas y tras larga concentraciones veraniegas, porque los jugadores llegaban sin estar en forma a esta altura del año. Con las ventanas FIBA esto no es necesario. Al jugarse los partidos durante la temporada, los jugadores ya están en forma. Lo que sí puede que falte es desde luego la química, algo que en el baloncesto no se construye en tres días de concentración. Sin embargo, cuando hay talento, esto puede ganar los partidos.

Luego está claro que posiblemente tres cuartos de los jugadores que están disputando estas rondas clasificatorias no participarán en el mundial, en caso de lograr el objetivo, ya que en la competición en programa en China durante el verano de 2019 todos los mejores volverán a vestir las camisetas nacionales. Por lo que tiene a que ver con España, verosímilmente, ninguno de los participantes a la victoria del viernes contra Montenegro jugará luego el mundial, pero esto no quita que los chicos que han bajado a la cancha a las órdenes de Sergio Scariolo lo hayan hecho con orgullos y ganas, con una excelente mezcla de juventud y veteranía. Sin los NBA y los Euroliga, Fran Vázquez y Quino Colom fueron los mejores jugadores de España. ¿A caso no se merecen estos jugadores vestir la roja y ser aplaudidos por sus prestaciones? ¡Claro que se lo merecen! Así como emocionó ver a dos grandes de la Liga ACB como Sergi Vidal o Albert Oliver en la selección.

Recurriendo un poco lo que han sido los resultados alrededor de Europa, podemos ver por ejemplo como estas ventanas FIBA fueron una buena ocasión de rescate para dos jugadores que saltaron el EuroBasket por estar en malas condiciones tras una temporada complicada. Miroslav Raduljica volvió a vestir la camiseta de Serbia, siendo el MVP de los suyos en la fácil victoria frente a Austria, mientras que Alessandro Gentile volvió a ser parte de la selección italiana, que ganó a Rumanía.

Hubo espacio también para los jóvenes, con el bosniaco de 18 años que se presentará al próximo Draft Dzanan Musa protagonista de una de las grandes sorpresas de la jornada: la victoria frente a Rusia (y esto que Rusia tenía a jugadores importantes en su roster). Eslovenia, próximo rival de España, sin las dos grandes estrellas que le hicieron ganar el Eurobasket Goran Dragic y Luka Doncic, también ganó gracias a un joven: Vlatko Cancar, que fue drafteado por los Denver Nuggets en segunda ronda el pasado junio y dejado a crecer en Europa antes de dar – quizás – el salto a la NBA. Curiosamente, el alero de 20 años juega en el Mega Leks serbio, el equipo donde los Nuggets dejaron a Nikola Jokic por un año tras el Draft y antes de traerlo a la NBA.

https://twitter.com/acbSomosBasket/status/934403568551030784

Resumiendo, quizás estas ventanas FIBA quizás no son tan malas como se quisieron pintar. Recordemos además que, tras el próximo parón previsto para finales de febrero (en la semana que sigue la disputa de las Copas nacionales y el All-Star, que este año coincidirán), las siguientes ventanas son entre finales de junio y principio de julio y a mediados de septiembre, con lo cual los jugadores Euroliga y NBA sí que podrían participar… Otra cosa es que decidan, en acuerdo con sus clubes, hacerlo. Pensamos que mucho dependerá de la “necesidad” que pueda tener una determinada selección en aquel momento. El próximo verano tendremos respuesta también a esta pregunta. Mientras tanto domingo y lunes, sin ya coincidencia con Euroliga y otras competiciones, tendremos la ocasión de disfrutar de otros encuentros entre selecciones, ¡y a ver qué sorpresas nos esperan!

Podéis seguir la cuenta Twitter de nuestra sección Europea @acbSomosBasket para estar al día de lo que pase en las varias canchas.