JIM DAVIS/GLOBE STAFF

Los Celtics listos para luchar y gastar

Se ven preparados para batallar tras este verano

danny ainge
JIM DAVIS/GLOBE STAFF

En los últimos dos veranos, los Celtics pueden considerarse muy afortunados. Entre otros han elegido en el Draft a Jaylen Brown y a Jayson Tatum, grandes proyectos de futuro. Mientras que en la Agencia Libre, uno de los puntos débiles históricos de la franquicia. Han conseguido reclutar a Al Horford el año pasado y a Gordon Hayward este. Que con la futura renovación de Smart y Thomas serían incompatibles con mantenerse dentro del salary cap.

Teniendo que renunciar a algunos jugadores para lograrlo este verano, dado que el salary cap acabó siendo inferior al esperado. Lo que llevó al capitán Avery Bradley a Michigan.

Ante estos cambios y la constante mejora del equipo, Steve Pagliuca habló con el Boston Herald.

«Hubo un tiempo en que las franquicias tenían más espacio financiero, porque los beneficios aumentaron», decía al Boston Herald. «Ahora estamos entrando en un momento donde la gestión es vital. Hemos de volvernos hacia el futuro, donde los equipos deberán trabajar duro para proporcionar espacio«.

Esto parece no frenar a los Celtics, que tienen como objetivo los títulos. Se puede tener un ojo en las cuentas, pero sin pagar no ganarás nunca en esta Liga.

«No sabemos si es inevitable, pero si tenemos el sentimiento de que esto nos hará ganar, lo haremos. Tenemos una historia que nos lleva a hacernos lo que sea necesario para ganar. Aún así, se ha de ser prudente, y no firmar malos contratos, sino esto te hunde.»

Otro de los puntos a los que Steve Pagliuca ha hecho referencia son las llegadas de Ray Allen y Kevin Garnet hace 10 años. Que unidos a Paul Pierce y a una buena gestión del grupo llevaron al equipo al sitio que le corresponde a los Celtics. El Anillo, un año después.

Así, en resumen, los Celtics están abiertos a gastar más para ganar, pero sin precipitarse. Ya que un mal movimiento puede tirar todo el castillo de naipes que Ainge ha construido en 4 años.

«Muchas cosas pueden llegar ahora y el próximo año, que pueden hacer cambiar todo» dice Ainge. «Pero nuestros dirigentes están de acuerdo con pagar impuesto de lujo, porque ellos quieren ganar«.