San Pablo Burgos pone contra las cuerdas al Real Madrid y coloca el 2-0

San Pablo Burgos 87-83 Real Madrid

Uno más uno son siete, quién me lo iba a decir, cantaba Fran Perea en la canción de inicio de la serie Los Serrano. No sabemos qué calculadora estaba usando en ese momento, pero la reacción de sorpresa debe haber sido igual o mayor al ver el juego de San Pablo Burgos frente al Real Madrid. Quién nos iba a decir que Burgos, la a priori cenicienta del grupo B, iba a ser el líder tras las dos primeras jornadas con un 2-0.

Victoria de muchísimo mérito sobre los de Pablo Laso por 87-81. Empezaron con mucha fuerza y se preveía que el rendimiento fuera bajando con el paso de los minutos, pero no lo hizo. Fueron mejores en todos los aspectos del juego y dieron un recital.

El partido

El Real Madrid inició el partido con energía, buscando sus opciones cerca del aro y sacando faltas a los defensores de San Pablo. Pero Burgos se quitaría los nervios pronto para firmar un parcial de 16-2 que les colocaba por delante en el marcador gracias a los triples de Fitipaldo, Pablo Aguilar y Javi Vega. Basándose en buenas defensas, los burgaleses consiguieron mantenerse en la delantera, mientras los blancos dependían de los puntos de Tavares cerca del aro y en la personal. Al final del primer cuarto, marcador de 22-23 para los de Pablo Laso.

Pese a las continuas contestaciones de los de Peñarroya, el Real Madrid consiguió hacerse con el control momentáneo del partido en los primeros cuatro minutos del segundo cuarto, con Rudy Fernández como figura emergente desde el banquillo con un gran tapón sobre Apic, una asistencia para el triple de Carroll y un triple lejano marca de la casa que les colocaba cinco arriba, la máxima ventaja hasta el momento. Thad McFadden asumió los galones ofensivos de Burgos para conseguir seis puntos casi consecutivos que les daba de nuevo la ventaja. Con una buena defensa sobre los interiores madridistas, el cuadro burgalés se marchaba al medio tiempo con ventaja, 44-41.

Aunque se esperaba una reacción contundente tras previsible bronca de Pablo Laso, fue San Pablo Burgos quien siguió llevando la voz cantante en el partido. Brilló la pareja de exteriores formada por McFadden, que ya venía caliente, y Ferran Bassas, que dejó sus mejores minutos del partido en un momento clave que les permitía ponerse ocho arriba. Pablo Aguilar, fundamental en el rebote defensivo para evitar segundas oportunidades de los merengues. A pesar de ello, Laso mostró calma para intentar mandar un mensaje claro a sus jugadores, era el momento de ponerse el mono de trabajo. Aunque Randolph tuvo un pequeño flahsazo en el triple, Burgos sorprendió y con un triple de Rivero ponía su máxima en el choque, +10 (65-55). Sergio Llull anotó un último triple para reducir la diferencia y poner el 68-62.

En los últimos diez minutos se vio más de lo mismo por parte de San Pablo, aunque el Real Madrid supo que era ahora o nunca y en esta fase final hay que tener mucho cuidado si eres un equipo grande para no llevarse sustos en exceso y que se complique más adelante. Rudy Fernández y Sergio Llull, un trhowback para darle la vuelta al partido a base de triples. Llull se conoce muy bien esta pista y con una de sus ya patentadas mandarinas, recuperó la ventaja para los blancos, 72-74. Burgos no se achantó, puso la cara y aguantó los golpes de su rival. Campazzo con una bandeja a la contra ponía el empate a 81 con minuto y medio para el final. Y en el momento decisivo, San Pablo Burgos sacó pecho gracias a una gran defensa sobre la salida de balón rival. Victoria que se traduce en el sueño de llegar lejos en la fase final.

Las claves

  • Sin miedos y con alegría: San Pablo Burgos afrontaba esta fase final con la etiqueta de cenicienta de su grupo. Nada más allá de la realidad, pues en el primer encuentro contra Casademont Zaragoza ganaron sabiendo leer mejor el juego que su rival. Frente al Real Madrid, se repitió la historia aunque con mayor suerte en el tiro de larga distancia. Consiguieron agarrarse al liderato con talento y no se despegaron en toda la primera mitad, marchándose al descanso con ventaja y con las ganas de dar una sorpresa.
  • Empiezan a pesar las piernas: El Real Madrid dio muestras de que esta fase final va a suponer mucho más que buen juego sobre la pista. Estuvieron algo dejados en labores fundamentales como el rebote y dejaron caer seis pérdidas de balón en la primera mitad mientras que Burgos puso toda la carne en el asador. Muy necesario aprender a manejar los esfuerzos en el trabajo sucio, donde su rival estuvo excelente y le permitió marcharse con ventaja para planificar la segunda mitad.
  • Recital baloncestístico en todos los sentidos: Es difícil quedarse con un solo jugador tras ver el gran partido de Burgos. Podría ser McFadden con su anotación regular durante toda la tarde, podría ser Rivero con los problemas que ha dado dentro y fuera a los interiores blancos. También hay que mencionar el partido de Ferran Bassas, controlando el tempo del partido a su gusto, o Pablo Aguilar y su particular resurrección. Lo que hay que destacar es el hecho de que cada uno supo ejercer su rol a las mil maravillas.
  • Soñar está permitido: Primera vez en la historia que San Pablo Burgos gana al Real Madrid, y ahora se colocan con un 2-0. Se les ha puesto el torneo de cara y visto lo visto, han venido para competir contra cualquiera. Por si quedaba algún tipo de dudas, Burgos quiere estar en la semifinal, aunque todavía queda mucho.

Thad McFadden, SomosBasket MVP del partido

Como mencionaba anteriormente, es muy complicado quedarse con un solo jugador en este partido, pero quizás McFadden ha demostrado ser el más regular. El norteamericano finalizó con 18 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias para 19 de valoración.