Los Chicago Bulls se deshacen de parte de su staff médico

pretenden seguir con los cambios prometidos

bulls
Fuente: Michael Tipton (CC)

Esta madrugada se determinó que los Bulls acabarían escogiendo con el pick 14 cuando llegara la noche del Draft, el 23 de junio. Sin embargo, estas no fueron las únicas noticias que llegaron de parte de la franquicia de Illinois.

Según apunta K.C. Johnson, del Chicago Tribune, tanto Jen Swanson como Nick Papendieck fueron relevados de sus puestos. La primera era la encargada de supervisar el rendimiento del equipo a nivel deportivo, además de que fue contratada en 2012, cuando Rose sufrió la grave lesión en el ACL, ya que en ese momento era una fisioterapeuta de la ciudad de Los Angeles con bastante renombre, y se encargó de evaluar al base de Chicago. Se le contrató con la intención de que supervisara a los preparadores físicos de Chicago, algo que, a la vista está, no ha cumplido.

En cuanto a Papendieck (preparador físico), los Bulls parece ser que tienen la intención de sustituirle por uno de los preparadores de Jimmy Butler. 

Tal y como K.C. Johnson apunta, a pesar de que las probabilidades de traspasar a Rose sean ínfimas, las teorías sobre su posible salida son existentes. Y si tenemos en cuenta que Swanson estaba considerada como una persona de suma confianza de Rose, que los Bulls quieren seleccionar a un base en este Draft y que Rose finaliza contrato el verano que viene, los rumores sobre su posible salida no harán más que crecer.

Parece que, de existir una división real entre escoger a Rose o Butler, las cosas se estuvieran decantando más en favor de este último. El escolta declaró recientemente que ‘fue genial representar a la organización’ durante el evento de la lotería del Draft, y que si Gar Forman había hecho esas declaraciones en que comentaba que había que explorar todas las opciones que hubieran sobre la mesa, era simplemente porque él no había hecho su trabajo, no había ayudado al equipo a llegar a Playoffs. Extraña y repentina complicidad.

Realmente es imposible saber hacia dónde se dirigirán los Bulls. Mientras que un traspaso de tanto Rose como Butler suena muy improbable, además de que ambos han comentado la intención de entrenar juntos durante el verano, otras cosas nos obligan a pensar en una posible marcha de alguno de los dos.

El 23 de junio puede dar el pistoletazo de salida a uno de los veranos que, a priori, debería ser de los más activos para los Bulls en los últimos años.