Foto: Ned Dishman/NBAE via Getty Images

ANÁLISIS | La pelea por los premios All-NBA

Cuatro protagonistas se juegan mucho en esta selección

En las próximas semanas, la NBA dará a conocer quiénes han sido los afortunados de pertenecer al equipo All-NBA. Esta votación es realizada por periodistas especialistas en el sector de todas partes del mundo, que son los que acogen esta gran responsabilidad en la elección de unos galardones que, lejos de ser los más esperados por los aficionados o los propios jugadores, pueden llegar a ser realmente determinantes en el futuro de otros tantos. Esta ardua tarea ha recibido algunas críticas por parte de estrellas de la liga, especialmente Kevin Durant, quien achacaba a los periodistas de no saber realmente quién era el merecedor de estos títulos.

Con la temporada a punto de finalizar y con muchos equipos fuera de la contención por los Playoffs, el último acelerón por asegurarse un puesto en estos tres quintetos que despliega la NBA es una de las batallas más interesantes que se pueden seguir. Siempre suele haber casos excepcionales con otras peleas internas entre equipos por definir las últimas plazas de la postemporada, aunque en términos generales, la pelea por los All-NBA suele ser la gran protagonista de las últimas semanas de competición.

Este curso, como no podía ser menos, sigue existiendo un gran debate en ciertas posiciones con numerosos posibles ganadores de esta distinción que solamente será seleccionada por 100 elegidos entre los miles de profesionales que realizan un seguimiento diario de todo lo que sucede en las canchas de Norteamérica. El contador se está acercando al final, y tampoco hay una fecha seleccionada con antelación para anunciar a los afortunados, sino que la propia NBA opta por lanzar esta información al mundo sin previo aviso, haciéndolo mucho más interesante y esperado por los aficionados y también por los protagonistas.

All-NBA
Lillard y Harden fueron los mejores base y escolta de la pasada temporada respectivamente. Foto: Tim Warner/Getty Images)

A continuación, pasaremos a detallar cuáles son los dos principales frentes abiertos en cada posición problemática y cuál es el factor determinante por el cual pelean por su plaza en esta lista. Por el contrario, hay varios nombres que no hace falta mencionar, puesto que se da por hecho que estarán presentes en alguno de los tres quintetos que formarán el podio final.

Los ‘pequeños’ también quieren su dinero

El ‘backcourt’ se ha convertido en una de las posiciones más importantes de la NBA moderna. El pívot ha dejado de gozar de ese protagonismo e importancia del que gozaba tiempo atrás, todo gracias a un estilo de juego abanderado por una franquicia como Golden State Warriors llamado “small-ball” y que tantas alegrías les ha dado, especialmente tres anillos en cuatro años y ya van camino del cuarto, aunque esta vez con una fuerza dominante en la pintura como DeMarcus Cousins.

La creciente popularidad de este estilo de juego, ha hecho que la competencia en los puestos de base y escolta aumente a la hora de seleccionar estos premios. Cada vez hay más jugadores talentosos en estas zonas de la pista, por lo que cada equipo, salvo excepciones, suele contar con alguno de sus dos mejores jugadores en esta posición. Esta temporada, casi al igual que en las anteriores, se ha producido un triple empate para llevarse los últimos puestos en el que posiblemente será el hueco que quede en el tercer y último quinteto.

Kemba Walker, Klay Thompson y Bradley Beal son los tres nombres que entran en discordia y que mantienen las espadas en alto para hacerse con este reconocimiento y los beneficios que ello conlleva. A pesar de ello, ninguno se ha mostrado especialmente preocupado, o al menos públicamente, cuando han sido preguntados a cerca de esta situación tan evidente que ha hecho levantar aires de guerra entre los periodistas especializados de cada franquicia. Las situaciones de estos tres jugadores son muy diferentes, aunque todos buscan el mismo objetivo, ingresar en el banco el máximo número de dólares posible.

Kemba Walker parece ser el caso más interesante de los tres, puesto que al haber sido seleccionado como base titular en la Conferencia Este para el partido de las estrellas, al ganar el premio a mejor base en alguno de los tres quintetos All-NBA estaría recibiendo de manera automática la posibilidad de firmar un contrato supermáximo con Charlotte Hornets, en el caso de que la franquicia quisiera retenerlo y evitar su salida a alguna de las otras franquicias que ya han expresado su deseo por él.

El número quince del cuadro perteneciente a Michael Jordan, podría ingresar este verano una cifra máxima de 200 millones de dólares por cinco temporadas gracias a su renovación con los Hornets. El club se vería prácticamente obligado a ofrecerle esta posibilidad, y así mostrar su interés por el bienestar continuo de su máxima estrella. Aún así, llevar esto a cabo afectaría en gran escala a la economía de un equipo que no termina de arrancar y que se perderá los Playoffs a falta de un milagro.

En el caso de que el base decidiera hacer las maletas y cambiar de aires, el máximo contrato que podría firmar es de 140 millones de dólares por cuatro temporadas, una reducción de casi 80 millones que ninguno estaría dispuesto a rechazar. Si Walker es elegido, los Hornets tendrían muchas más posibilidades de retenerlo, aunque esto termine repercutiendo el futuro de la franquicia.

Golden State Warriors es el protagonista de la siguiente problemática en la elección de los All-NBA. Klay Thompson ha hecho una temporada a su altura, como viene haciendo en los últimos años en los que ha alcanzado las Finales con su equipo. Siempre se ha dicho que es la estrella menos valorada de la franquicia, aunque de darse el caso los Warriors deberían decidir de manera pública si estas etiquetas son reales o es simplemente la sensación de unos aficionados que no saben cómo son las cosas dentro de la organización.

A pesar de una mala racha en el inicio de temporada, Thompson ha sido el escudero perfecto de Curry y Durant, y que sigue sin renunciar a sus tiros que no suele fallar, sobre todo si son desde más allá del arco. El escolta sigue demostrando que la eficiencia en el triple es una de sus cualidades, y suele superar los 20 puntos por partido (media de 21.8 por noche). Ha hecho méritos suficientes para estar en la conversación por el premio a mejor escolta en el tercer mejor quinteto de la competición, y pondría en un compromiso a la franquicia de la Bahía con la recompensa que obtendría.

También es agente libre, aunque no se espera que hagas las maletas y abandone el equipo de su vida. Además, en varias ocasiones ha dejado claro que su deseo es continuar más allá de la presente temporada, y sus familiares han confirmado en numerosas ocasiones los deseos de Klay. La intención de Golden State es renovar el contrato de Thompson, y siendo elegido en el tercer mejor quinteto sería elegible para una extensión de 30 millones de dólares más de lo que podría firmar ahora, colocando a los Warriors en un gran problema financiero.

Foto: Long Teck Lim/Getty Images

Los ‘Dubs’ ya están pagando de por sí un incremento de 143 millones de dólares en impuesto de lujo, por lo que la renovación de Klay les saldría por un ojo de la cara. Nadie espera que Golden State deje fuera a Thompson, y eso no sucederá en ninguno de los casos, aunque no sería sorprendente que desde muy adentro de los pensamientos de la directiva están animando para que la competencia sea la afortunada en esta selección.

Bradley Beal es el tercer nombre que entra en esta crítica situación. El escolta de los Wizards ha incrementado su producción y ha convertido la 2018-19 en la temporada más exitosa a nivel individual de su carrera. Sobrepasa los 30 puntos por partido desde el parón del All-Star, y la lesión de John Wall es el principal motivo que permite explicar el incremento de sus números ofensivos en el último tramo de la temporada. Aún así, los Wizards no mejoran e irán directos a la lotería.

Siendo elegido en el tercer mejor quinteto, el escolta sería seleccionable para firmar una renovación de su contrato por 194 millones de dólares en cuatro años más. Hay razones para pensar que los Wizards le extenderán esa oferta si logra alzarse con el premio, y el problema entraría en la respuesta final del jugador. Si la rechaza, estará diciendo de forma subliminal a Washington que no desea continuar y en 2021 buscará salir de su contrato para probar suerte en la agencia libre. Operación muy comprometida la que puede resultar si finalmente es el seleccionado.

Karl-Anthony Towns y la prima de su nuevo contrato

El cuarto jugador que podría estar jugándose algo en estos premios es el pívot de Minnesota Timberwolves. La franquicia del norte no ha logrado alcanzar los Playoffs tras clasificarse en la última jornada de la pasada campaña. No obstante, la temporada individual de Towns ha sido merecedora de estar entre los seis mejores interiores de la competición y podría ser seleccionado para estar en alguno de los quintetos All-NBA.

En el caso de KAT, su motivación se centraría en una prima de 31 millones de dólares que representa la cláusula llamada “Rose provision”, que se haría vigente para los jugadores que logran entrar en los mejores quintetos la temporada siguiente al haber extendido su contrato con la franquicia de cada momento. Sin embargo, la carrera por estar en la pintura de las mejores alineaciones también está muy disputada. Parece seguro que Nikola Jokic y Joel Embiid ocuparán las dos primeras posiciones, y el resto serán repartidas entre nombres como Towns, Gobert, Drummond o Nikola Vucevic.