Danny Ainge durante la presentación de Marcus Smart

¿Qué futuro le depara a los Celtics?

El nuevo base de los Celtics le da un giro al proyecto

Kyrie Irving Boston Celtics
La llegada de Kyrie Irving da un gran giro al equipo – Nil Alemany (SB)

La de anoche fue una noche extraña, llena de emociones y sobresaltos. Todo lo que escriba yo hoy, si accedéis a mi Twitter lo veréis, está marcado aún por un fuerte dolor. Pero así es ser de los Celtics, desde el momento en que te unes aceptas que Ainge te gobierna. Ainge hasta el momento ha demostrado dominar a la perfección las negociaciones entre GM’s. Siempre que cerraba un traspaso salias con la convicción de que habías ganado. Y a veces, salias con una erección más que notable. Ayer fue diferente, pero vamos a darle el voto de confianza que tanto merece. Así pues empezamos a analizar como encajaran la piezas que a día de hoy tienen los Celtics.

Empezamos por la noche de ayer, las 23:59 hora española. Y Shams Charania provocaba de inmediato el insomnio de la hinchada verde.

Horas después, a las 2:41 hora española los Celtics confirmaban lo ya inevitable.

Con este trade, los Boston Celtics mantienen solamente a 4 de los 15 jugadores que el año pasado jugaron de verde. Así, de los que llevaron a los verdes a unas Finales de Conferencia solo se vestirán de verde 4 este año. Al Horford, Jaylen Brown, Marcus Smart y Terry Rozier. Son tres jugadores jóvenes y un veterano. Es por esto que hoy nos planteamos como Stevens encajará las piezas que tiene en su vestuario.

Las diferencias.

4 años después Danny Ainge ha acabado su traspaso. Foto: Wikimedia (CC)

Ahora, haremos un repaso de aquellos que se han marchado y de aquellos que llegan.

Este verano los Celtics ha perdido a Kelly Olynyk, Avery Bradley, Amir Johnson, Jordan Mickey, Gerald Green, Demetrius Jackson, Jonas Jerebko, James Young, Tyler Zeller, Jae Crowder y Isaiah Thomas. Con esto hemos de destacar que se van 4 de los titulares indiscutibles de la pasada temporada.

Por el otro lado, de momento, han llegado 10 jugadores. Ahora nombraremos a los que llegan, sin hacer referencia a las formas que los han llevado a Boston. Así los Celtics suman este verano a Aron Baynes, Gordon Hayward, Shane Larkin, Marcus Morris, Jayson Tatum, Guerschon Yabusele, Daniel Theis, Semi Ojeleye, Abdel Nader y Kyrie Irving. A los que sumamos los Two-way contracts de Kadeem Allen y Jabari Bird.

Una vez dados los nombres, podemos afirmar y sin miedo a equivocarnos que los Celtics han ganado calidad. Entre los que llegan hay jugadores que mejoran sobradamente la calidad ofensiva del equipo respecto al año pasado. Se ha de destacar que los Celtics pierden este verano parte del alma, fundamental en un equipo. Así que Ainge y Stevens no tendrán más remedio que buscar un nuevo punto que aúne a todo el equipo. Esa es seguramente la perdida más notable, Thomas era el más optimista respecto al presente del equipo.

¿Volvemos a empezar?

Kelly Olynyk es otro de los jugadores que este verano han abandonado los Boston Celtics. Nil Alemany (Somosbasket)

Los Boston Celtics empezaron hace casi cuatro años una reconstrucción. Que partía del traspaso de dos estrellas entradas en años, Paul Pierce y Kevin Garnett. Ese traspaso dio a los directivos de Boston los assets necesarios para resurgir con fuerza. Con ellos Danny Ainge ha ido construyendo y formando el equipo que él quería. El mayor acierto de Ainge en este tiempo fue darle el timón del equipo a Brad Stevens y lo continuará teniendo. Es obvio que este trade y todas las incorporaciones que hemos nombrado vienen aprobadas por Stevens. Y con ellas, el entrenador se ve capacitado de crear un nuevo sistema y mejorar lo que ya tenia. Si no se le ha tenido en cuenta y no se ve capaz, y sin ser alarmista, es el día para que Stevens dimita.

Nos ponemos en marcha pues. Durante la temporada pasada, mucha gente criticó la cantidad de balones que amasaba Isaiah Thomas. Muchos decían que con la llegada de Hayward esto cambiaría y Thomas debería jugar off-ball o dirigir el juego como hizo en PO. Ahora sin Thomas esto cambia, Irving no puede jugar off-ball y amasa mucho más que Thomas. Es por ello que Stevens ha de reformular su sistema contando que Irving va a monopolizar gran parte del juego del equipo.

En mi humilde opinión, Stevens no va a hacer un borrón y cuenta nueva. Su sistema funciona y lo ha demostrado siendo el mejor equipo del Este en temporada Regular, con un equipo falto de calidad ofensiva.

Ahora bien, que va a hacer Brad Stevens?

La plantilla de este año está prácticamente cerrada para Stevens (CC)

Primero aclarar que si lo supiera a ciencia cierta o se me ocurriera que va a hacer, no estaría aquí pensando. Pero bien, hay varias cosas que son incuestionables:

  1. Brad Stevens no va a renunciar al movimiento del balón, Irving va a tener que empezar a dirigir el equipo. Se le pedía a Thomas y a él igual. Si este sistema se pierde, no tendrán sentido los movimientos anteriormente dados ya que se han buscado jugadores adaptables al sistema.
  2. Al Horford y Gordon Hayward no han venido para quedarse en la esquina esperando para tirar. Así que Irving si quiere triunfar en Boston no va a poder jugar solo, Hayward y Horford han de entrar en el juego.
  3. Con estos movimientos, Stevens va a dar mucho más protagonismo a Tatum y Brown. El objetivo es indudablemente el futuro.
  4. Con la salida de Crowder y la llegada de Irving la defensa sale perdiendo. Por ello, los Celtics seguirán necesitando un stopper que se encargue del mejor jugador exterior del rival.

Aunque parezca poco, es un punto de partida. Irving ha venido para ser el líder del equipo, a sus 25 años, es por ello que podemos afirmar que el sistema ahora girará en torno a su persona. Comentaba mi compañero Javi Merino (@celticsjavi) que no veía un cambio sustancial en lo que será el juego del equipo. Ya que, como decía, se ralentizará el juego y se buscaran más aclarados. En mi opinión uno de los recursos que seguirá utilizando Stevens será el Pick&Roll del base con Horford, lo que seguirá generando penetraciones y situaciones abiertas para las alas. Posiblemente buscará ganarse las ventajas en muchas ocasiones, mientras que en otras su deber será generar para todos.

Cómo afectará este trade al quinteto titular?

Obviamente, si han salido 4 de los titulares del año pasado muchas cosas van a cambiar. Pero, retomando nuestro artículo del mes pasado, sobre cual sería el acompañante de Isaiah Thomas podemos abrir una línea de discusión. A partir de esto se generó una gran tendencia hacia un Smart titular dirigiendo él el juego y con un Thomas off-ball. Esta es una opción que ahora mismo se desvanece, ya que Irving sin balón es inconcebible a día de hoy. Así pues la opción sería jugar con un Smart en el papel de Avery Bradley como un stopper encargado del mejor exterior contrario y esperando el balón abierto. Esto siempre confiando en una mejor notable de su tiro de tres, si no es romperle una pata a la silla.

La otra opción, meter en el quinteto a Jaylen como un jugador mucho más atlético y capacitado para el ataque. Jaylen es una opción interesante para jugar off-ball y que con Irving podría explotar sus capacidades físicas en el ataque de los Celtics. Sus opciones seguirían dependiendo de cómo lo nutra el base que lo acompañe. En defensa esta pareja empezaría la temporada con más problemas, dado que a Jaylen aún le puede faltar velocidad para defender a bases.

Por otro lado, la baja de Jae Crowder provoca un hueco en la primera unidad, dejando claro que el titular será Marcus Morris. Está es una incorporación que dará carácter a una plantilla que ha perdido a sus líderes y que se basa en «chicos buenos». Su defensa sobre los cuatros rivales será muy importante y donde tendrá que luchar por cada balón y rebote que vea. A parte, la salida de Crowder demuestra la confianza de Ainge y Stevens en «Terminator» Ojeleye.

Por último, que significa el desprendernos del Pick Nets para los Celtics?

Este año, si no pasa nada, podremos ver en los Celtics este dúo, que se reencuentra.

En primer lugar hemos de decir que este año los Nets no dan tanta pena. Ya no son el peor equipo de la NBA. Sus fichajes del verano han tenido una coherencia y cualitativamente han dado un paso hacia adelante. Así que es muy difícil que en una Conferencia Este que se ha desarmado casi totalmente, sean los peores. Otro apunte es que los Nets no van a ‘tanquear’, no les sirve de nada, mientras que a partir de febrero veremos muchos equipos que se borren. Especialmente lo veremos en el Oeste, donde habrá equipos que llegarán al All-Star ya sin nada que pelar. Es destacable también que esta será una camada muy valorada así que los equipos débiles querrán un buen Pick. Aventurándonos pues, los Nets podrían acabar dandole a los Cavs un Pick entre el 6 y el 10.

Dar el pick quiere decir que este es el base que Ainge quiere para ganar campeonatos. No quiere decir que vayan a por el anillo ahora. Los Warriors siguen intratables y los Cavs serán un gran rival. Pero este trade le da a los Celtics un plazo, el año 2020. Es ese el momento en que empezará la fiesta, Ainge ha apretado el gatillo en busca de anillos. Quieren dominar. Pero, y repetimos, NO AHORA.

En resumen.

Los Celtics han cambiado coraje y carácter por talento a chorros, de cara a la nueva temporada. Buscando campeonatos. Y dar a sus jóvenes aún más libertad para crecer y desarrollar un espíritu de equipo. Cada día queda más claro que el objetivo es la década de los 20. Que los Celtics buscan dominar la NBA, no llegar una vez y ya.

Pero recordad lo que dijo ayer Danny Ainge, que a mí se me repite en la cabeza como un mantra. Una pesadilla, una angustia constante.

«El verano aún no ha acabado.»

Es oírlo y los huevos por corbata.