La NBA prepara una disminución del tope salarial

A causa de las pérdidas económicas de la COVID-19

La cuestión financiera será la que más influya en los planes futuros de la NBA de cara a la próxima temporada. Las franquicias están a la espera de saber cuál será el límite salarial que se imponga el próximo curso para poder calcular sus gastos a partir del año que viene.

Según las últimas informaciones, que apuntaban a un inicio de la temporada alrededor del 22 de diciembre, la NBA volvería a sufrir grandes pérdidas sin poder contar con aficionados en muchos de sus pabellones. Tras perder casi mil quinientos millones en ingresos esta temporada, los números de cara a la próxima tampoco son esperanzadores.

Los últimos datos indican que el tope salarial podría verse reducido entre 3 y 12 millones, fijándose finalmente en menos de 110M para las franquicias de la liga. Además, debemos recordar que este límite también influye en el impuesto de lujo y dónde se coloca éste.

Equipos como los Golden State Warriors, que tenían asumido que pagarían este impuesto el año que viene, podrían verse ahora en la situación de tener que rascarse más aún los bolsillos tras los datos ofrecidos estos días.

Liga y Asociación de Jugadores siguen negociando los flecos del acuerdo que les permita iniciar la nueva temporada y evitar un cierre patronal que solo acarrearía más pérdidas para ambas partes. Lo lógico es que antes del Draft del 18 de noviembre haya más información al respecto.