Previa Supercopa Endesa 2020: Análisis de los enfrentamientos

La temporada arranca en Tenerife este curso 20/21

Dos meses después de la finalización de la temporada más extraña de la historia de la competición, la ACB vuelve a echar el ruedo con la celebración de la Supercopa Endesa, que se celebrará en Iberostar Tenerife y que servirá como punto de partida para una temporada que se iniciará de manera oficial al fin de semana siguiente. Los anfitriones podrán probarse antes de jugárselo todo a una carta para estar en la Final Eight de la Basketball Champions League.

El Real Madrid buscará dejar atrás su último recuerdo, con una plantilla que presenta varias novedades, especialmente en las figuras de Abalde y Alocén, mientras que el Barça querrá pisar fuerte y afrontar su nueva identidad marcada por la presencia de Calathes en la pista y Jasikevicius en el banquillo.

Baskonia llega como vigente campeón de la Liga Endesa, aunque en un proyecto de reconstrucción endulzado con la presencia de jugadores de mucho bagaje y futuro para triunfar en Europa como Rokas Giedraitis o Tonye Jekiri, una de las sensaciones interiores de la Euroliga la temporada pasada con ASVEL. Ha llegado el momento de la verdad, y no podríamos estar más felices de inaugurar la nueva temporada de baloncesto nacional.

FC Barcelona – TD Systems Baskonia: V de Vendetta

TD Systems Baskonia y FC Barcelona se verán las caras en la primera semifinal de la Supercopa Endesa, que arrancará a las 18:30 en el Pabellón de Deportes de Tenerife Santiago Martín para dar pistoletazo de salida al primer título de la temporada. A pesar de ser un trofeo de menor importancia, hay muchas narrativas interesantes en esta primera semifinal, pues estos dos equipos fueron los que se vieron las caras en la Final de Valencia, con victoria para el cuadro de Dusko Ivanovic.

Muchos cambios desde el pasado mes de julio, sobretodo en un Baskonia que atraviesa un proceso de reconstrucción desde la salida de su principal referencia en los últimos años, Toko Shengelia. A pesar de haber realizado solo un fichaje, el esquema del Barça ha cambiado drásticamente con la llegada de Nick Calathes, y sobretodo, de Saras Jasikevicius, ídolo en Can Barça y uno de los mejores entrenadores jóvenes de toda Europa. El equipo vitoriano intentará conseguir una nueva gesta ante un Barça que no ha completado su mejor pretemporada.

Ha tenido buenos destellos, pero viene de perder la Lliga Catalana ante MoraBanc Andorra, además de haber tenido que atravesar cambios importantes en su estilo con un Calathes al mando de la nave que tendrán que ajustar hasta controlarla a la perfección y sentirse cómodos en la pista. Poco se puede extrapolar de los enfrentamientos que tuvieron la temporada pasada. Baskonia llega con una plantilla cambiada pero con nuevas referencias que apuntan alto como Rokas Giedraitis, uno de los jugadores revelación de la Liga Endesa en pretemporada y que tendrán que meter en ritmo para demostrar a los aficionados españoles que hay nuevo Papá en casa.

Será muy importante controlar el triple, puesto que son dos de los equipos que más basan su ataque en el acierto exterior, ahí es donde Nikola Mirotic tiene que mostrar su nueva versión, algo más liberado y recibiendo balones de Calathes en las posiciones más favorables. El Barça llega con la baja de Kyle Kuric, que ha tenido que pasar por el quirófano a causa de una caída en la que se ha lastimado el implante que se le introdujo cuando fue tratado de un tumor en 2016. Por parte del Baskonia, Khadeen Carrington tampoco estará en la plantilla vitoriana al confirmarse la sorprendente noticia de su corte esta mañana. El equipo ha terminado prescindiendo de él después de su fichaje procedente de la liga alemana en julio.

Uno de los alicientes de este partido será la defensa de los de Dusko Ivanovic, una de las principales armas que les permitieron llevarse su cuarto título de liga. A pesar de las incorporaciones, algunos de los defensores clave del equipo como Pierriá Henry o Achille Polonara continúan vistiendo la camiseta del vigente campeón y tendrán que sacar su máximo potencial para detener a un Barça que quiere quitarse la espinita de esa Fase Final Excepcional.

Iberostar Tenerife – Real Madrid: David contra Goliath

El equipo anfitrión de esta atípica Supercopa se enfrenta a un reto importante de cara a esta temporada, y no es precisamente lo que cree Marcelinho Huertas.

«El Madrid nos puede ayudar a encontrar nuestra mejor versión», confía el base brasileño.

Porque sí, el rival que hay enfrente es el Real Madrid, y la finalidad primaria es anotar más puntos en cuarenta minutos. Pero si recabamos y recordamos las dos últimas puestas de largo de los de Txus Vidorreta, cualquiera podría decir que el rival que hay delante del espejo es el menor de sus problemas. Al menos, de los que dependen de ellos.

La falta de competitividad es el enemigo mas grave al que Iberostar Tenerife tiene que afrontar. La plantilla sigue siendo la misma que el año pasado, y no debería cambiar demasiado ni de nivel ni de sistema. El único fichaje de peso específico era Dejan Todorovic, era la única variable de la ecuación, pero estará de baja por la lesión en el ligamento cruzado sufrida ante Estudiantes y, logicamente, no hará acto de presencia en este evento. Por tanto, Marcelinho Huertas y Gio Shermadini siguen siendo el eje central del ataque, y afrontan el segundo año del proyecto que tan bien pintaba la pasada campaña. Precisamente es eso contra lo que tienen que luchar, por confirmar lo que cualquiera puede esperar de ellos: oficio. Ideas claras en ataque, decisión en los minutos finales, experiencia y liderazgo. Resucitar al vestuario del duro palo de la Fase Final excepcional reducir lo máximo posible sus consecuencias. Todo el trabajo que sean capaces de hacer en este sentido resultará inversamente proporcional a sus opciones de llevarse el partido ante toda su gente.

Tenerife sigue planteando las mismas dudas que la pasada campaña. Fuente: @CB1939Canarias

A pesar de todo, y esto es lo que genera todas las dudas, tienen equipo. Es decir, a nivel de talento, Tenerife es un equipo llamado a estar entre los cuatro primeros de la Liga Endesa (clase por cierto que se ha endurecido mucho este año con entradas como las de Joventut o San Pablo Burgos). Por eso es poco comprensible que existan tantos problemas para encontrar esa solidez. Desde luego, el reto empieza en casa, mañana y contra el Real Madrid.

Que, por tanto, es claro favoritos para llevarse el partido. Se presentan en una tesitura un tanto diferente, con algunas caras nuevas a las que hacer un hueco y con otras algo más conocidas a las que poder suplir en no mucho tiempo. La Supercopa suele ser para los de Laso año tras año una buena oportunidad para probar a los nuevos, hacer cosas diferentes y sacar algunas conclusiones de cara a la temporada. Aunque luego estas lecturas vayan evolucionando según transcurre la temporada. Para esta edición, el coach cuenta con su lista de hombres al completo, lo cual suele ser más un bendito problema que una solución, pero teniendo en cuenta lo mencionado, es el momento perfecto para ajustar sistemas poco frecuentes o dar oportunidades a jugadores recién llegados.

En este caso, la pretemporada ha dejado en un buen lugar a dos de los atractivos más interesantes de la plantilla para este año; Alberto Abalde y Carlos Alocén. Con la incertidumbre que aún existe sobre Facundo Campazzo y la más que probable permanencia de Nico Laprovittola en el conjunto blanco (que como él mismo asegura, era lo que quería), la cantidad de minutos de los dos nuevos fichajes ha sido alta en los partidos de preparación, cada uno en su posición natural y en sus funciones naturales; la organización de juego.

Llama la atención la facilidad que ha tenido Alberto Abalde para encajar en el sistema un equipo que hace sólo un mes era un rival. Llama la atención más bien la rapidez con la que lo ha hecho. No es que Abalde sea un jugador al que por características suela tener problemas adaptarse a todo tipo de escenarios, pero el haberlo hecho en un tiempo récord es un activo muy importante de cara a esta Supercopa y a este principio de temporada. Su entendimiento con los exteriores es total, sabe en todo momento dónde tiene que estar colocado, aporta ese punto de velocidad, ritmo y dinamismo en el juego que a Laso tanto le gusta y se atreve a mirar hacia al aro cuando se ve con espacios, la mayoría generados por él mismo. Con la situación del Facu aún por resolver, aunque parece más probable una salida, que el valenciano pueda aportar desde el minuto uno es una de las mejores noticias que los blancos podían recibir, puesto cuanto menos tarden en entenderse, menos tardarán en acercarse a los equipos punteros de la Euroliga. Y en esta tarea, cada minuto vale oro.

No ha corre la misma suerte su compañero Carlos, intermitente por encima de otras cosas. Tiene momentos de implicación en el juego, y luego tiene momentos de desconexión que le impiden encontrar ese ritmo en el que él se siente cómodo. Precisamente por eso esta Supercopa, sobre todo el primer asalto, es la excusa perfecta para probarse, tener minutos de calidad con algo en juego y demostrar en qué momentos va a ser un jugador útil, a campo más abierto y liderando el juego en transición. Su bagaje de minutos irá creciendo a lo largo de la temporada, en la medida en la que pueda ser igual de eficiente también en el ataque en estático, asignatura que no suspende, pero en la que tiene todavía algún que otro trabajo pendiente. Parece tener por delante una temporada algo de transición, de poder sentirse cómodo para ofrecer las credenciales suficientes como para asaltar el quinteto titular en el año 2022.

En cualquier caso, las dos caras visibles para esta Supercopa seguirán siendo Facundo Campazzo y Walter Tavares, aunque no gastaremos demasiada tinta digital en desarrollar algo que ya por todos es sabido. El argentino es el jugador más diferencial a partido único del panorama nacional, y hasta que no exista una firma en un contrato con el logo de los Minnesota Timberwolves en la esquina superior derecha (aunque el de los Spurs también podría presidir dichos folios), sigue siendo jugador del Real Madrid a efectos oficiales. Además, llega en un muy buen estado de forma, siendo el mejor de los suyos en la preparación, con ganas de demostrar su compromiso con el club que le ha dado todo y llevarse en su viaje por el Atlántico una última alegría europea. Y Tavares, probablemente el jugador que menos necesita para ser diferencial a día de hoy en el viejo continente, se enfrentará a su punto de partida particular, pues en cuanto el barco pierda a su conductor argentino, será el que deberá tomar los galones de macho alfa en el vestuario.

Walter Tavares, llamado a ser el líder del Madrid esta temporada. Fuente: ACB

Por lo demás, se podría pensar en pocos escenarios más favorables para ellos. Partiendo como favoritos para plantarse en la final, y con el enfrentamiento duro al otro lado, lo cual les puede hacer llegar en una mejor forma físicamente hablando, evitar errores cometidos en el pasado reciente podría ser suficiente para hacerse con el título. También habrá que estar atentos a jugadores como Usman Garuba o Trey Thompkins, a los que el buen nivel mostrado en Valdebebas puede hacer ganar minutos de calidad.

Comments