Facundo Campazzo vuelve a decidir otro título para el Real Madrid, que se lleva la Supercopa

FC Barcelona Lassa 72-67 Real Madrid

El Rea Madrid se hace con su séptima Supercopa Endesa al derrotar al FC Barcelona Lassa por 72-67 en un partido marcado por la defensa que se desató en el último cuarto. Facundo Campazzo, de nuevo, fue clave para acabar decidiendo el choque, lo cual le hace valedor del MVP Movistar de la competición. Pablo Laso, por otra parte, agranda todavía más su leyenda; ya es el vigésimo título que consigue al frente del equipo madrileño.

Dio el pistoletazo de salida con los dos equipos enchufados de cara al aro. De poder a poder, dejando claro que iba a ser un Clásico de pleno derecho. Si Calathes se había dedicado a trabajar canastas para sus compañeros en el choque anterior, en este primer cuarto derrochaba todo el poderío anotador que también puede aportar. Mientras, para los blancos, algo por delante en los primeros compases, era el reparto ofensivo el que los mantenía, y se encargaban Facu Campazzo y Gabriel Deck de su autoría. Fue este reparto el que les propició una ligera ventaja de  cuatro puntos para afrontar el segundo cuarto, pero sin destacar demasiado por encima del rival.

Si bien las defensas se hicieron más fuertes en el segundo asalto, la tónica seguía siendo la misma, el Barça intentando acercarse en el marcador con resultado positivo, y el Madrid gestionando bien el colchón. Un Garuba algo más implicado en ataque, junto a un Laprovittola que disputaba sus primeros minutos esta temporada tras quedarse fuera ante Tenerife, lideraban la segunda unidad junto a Sergio Llull (5 puntos). Lo blaugranas lograron adelantarse a poco tiempo de llegar al descanso tras dos minutos libres de canastas por parte de los dos equipos con una canasta de Nick Calathes, para volver a firmar tras ello otro minuto y medio en blanco que sellaría un tapón de Walter Tavares sobre Thomas Heurtel, y con ello la primera parte del encuentro.

La igualdad no podía ser mayor. Pero esta vez, era el Barça el que se encontraba mejor de cara a canasta y lograba mantenerse por delante. Nikola Mirotic supo encontrar su mejor versión en ataque, acompañado de Álex Abrines, que no estuvo tan acertado desde fuera como ante Baskonia, pero supo aprovechar sus opciones. Con dos triples, el serbio cosechaba la máxima ventaja para los suyos en todo el partido, +5.  No obstante, los esfuerzos madridistas, al igual que ocurriera en el segundo cuarto de manera invertida, dieron sus frutos, y en el último minuto, Alberto Abalde tiró de casta para lograr una canasta dificilísima que luego Trey Thompkins a falta de tres segundos convirtió en ventaja para afrontar el último cuarto un punto por encima y todo por decidir.

Nadie quiso esta Supercopa más que el Facu

Entrabamos así a lo que sería un trepidante último cuarto. Fue entonces cuando los dos gigantes, jugándose un título, desataron todo su potencial. Ninguno de los dos equipos quiso hacer ni una sola concesión en ataque, y desplegaron el juego a media pista que sólo ellos son capaces de perpetrar en toda la liga. Si Deck anotaba desde la esquina, Thomas Heurtel le respondía. Y si era Campazzo el que lo hacía, era Mirotic desde la personal el que mantenía el empate en el marcador. Así es como llegábamos al 67-67, con algo más de medio minuto.

Cualquiera de los dos equipos podía llevarse el encuentro, los dos habían hecho méritos para ello y los dos tenían talento de sobra para hacer hueco en el avión de vuelta para una nueva Supercopa… Pero el Madrid sacó todo el ADN campeón para ser más eficiente en los compases finales. Con el partido empatado, un auténtico canastón desequilibrado de Campazzo mandaba a los suyos a liderar por dos el encuentro, y tras tiempo muerto blaugrana, una pérdida de balón de Adam Hanga tras una grandísima defensa blanca devolvió el balón a los de Laso.

Aún así, el partido aún no había acabado. El fallo desde la línea de 6,25 en el segundo intento del Facu hizo retornar al Barça las opciones de forzar la prórroga, que se diluyeron con un fallo, de nuevo de Adam Hanga, desde el triple. Rudy Fernández acabó cerrando el partido con, esta vez, los dos tiros libres anotados. 72-67 acababa el encuentro, un nuevo título para Pablo Laso y la mejor despedida para un Facundo Campazzo estelar.

Facundo Campazzo, SomosBasket MVP del partido

Sólo los muy grandes son capaces de hacer estas cosas. Y Facundo Campazzo lo es. No sólo grande, sino muy grande. No estuvo demasiado entonado en el primer partido, pero cuando las defensas se han abierto y ha llegado la hora de los grandes, ha sido el artífice absoluto de la victoria. El Facu nos ha regalado la mejor despedida posible, con el MVP de la competición bajo el brazo, un último cuarto para el recuerdo y una carta de 21 puntos (6/15 en tiros de campo, 2/6 en triples), 4 rebotes y dos asistencias para 19 de valoración. 

Facu Campazzo volvió a ponerse la capa de «super-Facu». Fuente: ACB

En favor de Alberto Abalde y Gabriel Deck hemos de decir que el mago argentino no estuvo mal acompañado. Fueron los dos sustentos anotadores en la primera parte, y fueron mortales en situaciones de contraataque, anotando canastas difíciles con tráfico en posiciones interiores. Es vital para el Real Madrid su aportación esta temporada. Hoy, el primero se va con 13 puntos, 4/7 en tiros de campo y 2/4 en triples, mientras que el segundo acaba con 11 puntos (4/5 en tiros de dos pero algo más errático en tiros de tres, 0/4) y 3 rebotes.

Comments