Darío Brizuela y Alberto Díaz ponen en semis al Unicaja

Unicaja Málaga 90-86 Casademont Zaragoza

Todo el Martín Carpena, de repente, se fundía de verde. Quizás, media ciudad Malagueña estaba congregada con la camiseta verde de manga corta. Comenzaba su Copa del Rey. Jugaba el Unicaja.


La primera parte fue de dominio rojo, a pesar de que Unicaja no se despegaba excesivamente del marcador gracias al acierto interior. DJ Seeley, al ritmo de Rodrigo San Miguel, se sentía cada vez más cómodo, y lo confirmaba nada más y nada menos que 18 puntos, con 3-5 en triples y toda su afición, a sus pies. La capacidad zaragozana de reinventarse en cada fase fue la que puso el 41-48 al descanso.

El efecto Brizuela

Nadie contaba con Darío Brizuela. Sin jugar en el 1Q, y dubitativo en el segundo. Precisamente, en estos escenarios, es donde la mamba vasca se hace grande. Se recuperaba Unicaja al inicio del tercer cuarto, a través de un parcial de 9-0 comandado por Deon Thompson y Alberto Díaz desde el triple, quedándose a uno del empate. Pero fue entonces, el efecto Brizuela, el que hizo las delicias de todo el estadio. Nueve puntos casi seguidos del donostiarra, desplegando toda esa potencia que tiene a la hora de generar sus propios tiros, ponía a los malagueños siete arriba tras tanto tiempo a remolque.

Unicaja, en un visto y no visto, estaba en el partido. Y Zaragoza, por primera vez, a remolque. Jaime Fernández, además, se unía a la fiesta con un triple frontal. La claridad ofensiva llegaba poco a poco para los locales, mucho más lúcidos que en el primer tiempo. Por otra parte, al igual que Seeley en la primera, Robert Benzing se echaba el equipo a la espalda en la segunda, aprovechando la diferencia de altura en el puesto de tres. 83-80, cuatro minutos por jugar y todo por decidir.

Las pérdidas de balón acabaron pasando factura a Basket Zaragoza, pero la buena defensa los mantenía sanos y salvos. Sin embargo, al Carpena le quedaba otra borrachera más. La pagó Deon Thompson, con un robo a media pista que acabó en dos puntos y un tiro libre fallado. Poco más pudo hacer Casademont, que desaprovechó la última opción que tuvo para acercarse a uno en un triple completamente abierto de Rodrigo San Miguel. La victoria, por ende se quedaba en casa.

Alberto Díaz, SomosBasket MVP del partido

Darío Brizuela le cambió completamente la cara al partido, y Alberto Díaz fue el que se la mantuvo todo el partido. Sorprendente desde la línea de tres puntos (4-8), consumó su mejor partido de la temporada: 15 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias.

Zaragoza encontró en DJ Seeley ese sustento anotador en la primera parte, pero que en la segunda no pudo prodigarse. De los 18 iniciales, acabó con 29, pero mucho más desaparecido. 

Comments