El Real Madrid se doctora en clásicos de alta tensión

Real Madrid 86-76 FC Barcelona

Inexplicable, asombroso y espectacular lo que se vivió la noche del jueves 14 de noviembre en Madrid. Un clásico de la máxima competición europea en el que pudimos ver y disfrutar de lo mejor de nuestro baloncesto nacional.

La olla a presión le explota a Pesic

Inicio arrollador de los de Pablo Laso, con el WiZink Center vibrante los blancos sacaron su mejor versión de cara al clásico de Euroliga. La defensa de Pablo Laso presenciaba sus mejores momentos en lo que llevábamos de temporada. Mientras que el Barça no encontraba el hueco ni la ventaja tras bloqueo directo o indirecto, lo que le hizo un equipo mucho más impulsivo y desesperado de lo que le gustaría. Esto lo aprovecharon los superclase del Madrid, uno de sangre fría y otro de sangre caliente. Primero sería Anthony Randolph el que le enchufaría dos triples en la cara a un Nikola Mirotic muy pitado, más tarde se certificaría esa ventaja con la actuación estelar del mago Campazzo.

Los blaugranas daban una sensación de inferioridad tremenda, 32-14 en un primer cuarto en el que los merengues dieron una lección de timing. Se echaron de menos algún tiempo de muerto más por parte de Pesic, el cual estaba perdiendo el partido de pizarras.

Vuelve el Barça y a este clásico no se le puede pedir más

Desde el último segundo del primer termino, el Barça empezó a remar contracorriente, conscientes de lo que tenían ante ellos era prácticamente un imposible. No obstante, la coherencia en defensa volvió con Mirotic, Oriola y Kuric, estuvieron más conservadores en la defensa de picks y en el lado débil, lo que les ayudó a tener menos situaciones de desventaja clara. Además en ataque resurgió en su antigua casa la figura del croata Ante Tomic, que acompañado por un gran Delaney reducían la ventaja a 2. Ahora eran los locales los que estaban en la lona, desacertados en ataque y sin darle la pausa necesaria a un partido que en su dominio solo necesitaba eso. Pero por si fuera poco, llegaba el momento más caliente del partido, en el que de mano de un sobreexcitado Mirotic se adelantarían los de la ciudad condal por primera vez en todo el partido.

Pablo Laso, un experto en partidos de alto voltaje

Partido ajustado y de alta tensión, una asignatura en la que esta generación del Madrid se ha doctorado noche tras noche. Y hoy lo volvió a demostrar, la figura de Tavares crecía en defensa a pasos agigantados, su mejor versión en año y medio. Por otro lado, en la ofensa, Facundo Campazzo fabricaba como nadie y Jeff Taylor remataba, parcial de +13 que obligaba a Pesic a poner la mixta ya que. Laso estaba moviendo muy bien la rotacion llegado al punto en el que la mayor parte de las desventajas llegaban desde los emparejamientos (Deck-Kuric). Ahora el Real Madrid si estaba haciendo una gran gestión de la ventaja obtenida, ataques mucho más largos y evitando las transiciones rápidas del Barcelona. Los minutos pasaban y los catalanes no encontraban la forma en la que acercarse más en el electrónico, ya que cometían errores impropios de un partido de esta importancia, tiros libres errados, mala gestión del rebote, pérdidas no forzadas, etc.

Además, tampoco arriesgaron ni tuvieron ese aura diferencial que se necesita para ganar este tipo de partidos. Un carácter que si sacó su rival, llegando a dar un momento de calentura insuperable acompañados por su hinchada y dos tapones decisivos de la muralla de Cabo Verde Edy Tavares. Finalmente el encuentro acabó 86-76, actuación estelar de Randolph para decidir el primer clásico de Euroliga.