NBAE via Getty Images

OPINIÓN | Los Warriors deben ‘tankear’ esta temporada

Los Warriors deben abrazar esta temporada de transición y olvidarse de competir

No se puede negar que estos Golden State Warriors no son los mismos de los últimos años. No son tan dominantes en cada posición, y sinceramente, excluyendo a los cuatro All-Stars y Kevon Looney, este equipo está lleno de jugadores que podrían no estar en la liga si no hubiera sido por que recibieron una oferta de Golden State, un equipo con muy poco espacio salarial que tuvo que hacer malabarismos para completar su plantilla. Entrando de lleno en el tema, el éxito sobre la pista no debería ser la principal prioridad de este equipo.

Con Stephen Curry fuera durante los próximos tres meses, Klay Thompson hasta al menos el mes de marzo y Kevin Durant en los Nets, los Warriors tienen una plantilla llena de jugadores jóvenes que necesitan minutos para desarrollarse en la competición. Los Warriors, por el bien de su futuro, necesitan darles todos los minutos necesarios para poder llegar a tener un futuro en esta liga. Tras seis derrotas en los primeros ocho partidos de la temporada, no parece que esta franquicia esté en las quinielas para participar en los Playoffs del Oeste.

En el primer partido de la temporada frente a Los Ángeles Clippers, las cosas se descarrilaron muy pronto, dejándoles sin opciones casi de operar. Contra los Thunder en su segundo choque, a penas llegaron con opciones al descanso. Finalmente ganaron su tercer partido contra unos Pelicans que también han experimentado grandes cambios en su plantilla, para luego perder casi sin efectivos ante San Antonio, Charlotte y Houston, con una victoria de por medio con partido espectacular de Paschall ante Portland.

warriors
Kyle Terada-USA TODAY Sports

Este equipo simplemente no es lo suficientemente bueno en estos momentos para ser competitivo, y un año podría ser demasiado. A continuación pasaremos a hablar de las razones por las cuales Golden State debería pasarse radicalmente al ‘tanking’ durante la temporada para tener opciones de competir a un nivel muy alto el año que viene.

Conseguir un pick alto en el Draft

La razón principal para que Golden State Warriors se suma en el camino del ‘tanking’ es para conseguir una elección alta en el próximo Draft de 2020. Aunque es poco probable que sean el peor equipo de la liga, cualquier posición dentro de la lotería podría significar la adición de un activo joven de mucho talento. Además, necesitan estar entre los 20 primeros para que ese pick se mantenga en la Bahía y no se marche a Brooklyn como acordaron en el movimiento de Kevin Durant.

Es complicado hablar en estos momentos de los jugadores que podrían estar en el radar de selección de los Warriors, que según muchos expertos podría ir tan alto como el 1º, por la nueva política de la lotería, y tan bajo como el 10 y el 11 en un caso mucho más pesimista para los aficionados. De todos modos, el rango más probable que todos los expertos están señalando estaría entre el 6 y el 4. Algunos de los nombres que podrían estar en esos puestos podrían ser Anthony Edwards, LaMelo Ball, Cole Anthony, James Wiseman… añadir a la plantilla a cualquiera de estos jugadores les daría de inmediato un jugador capaz de contribuir de inmediato y con un contrato muy favorable durante los próximos tres años.

Los Warriors actualmente ocupan el puesto 14 en el Oeste, pero están casi empatados con cuatro equipos con los que solo les separa una victoria. La mayoría de esos equipos, que no perdieron a sus mejores jugadores, eventualmente saltarán muy por delante de los jóvenes Warriors.

Dicho esto, ‘tankear’ no es una opción muy complicada para esta plantilla. El equipo no tiene muchos creadores de juego y sin ninguno de los All-Stars en pista, incluso con un D’Angelo Russell que tuvo mucha ayuda en los Nets la temporada pasada, no les será muy difícil perder partidos simplemente por la poca profundidad de la plantilla. Además, pronto podrían entrar en serios problemas cuando termine la posibilidad de que Damion Lee y Ky Bowman puedan participar con el equipo por sus contratos de dos vías.

Recuperar a Curry y Klay, la prioridad

Stephen Curry puede regresar fácilmente esta temporada si así lo desea. Y, con toda seguridad, querrá hacerlo. Sin embargo, a pesar de que Stephen Curry podrá volver a jugar alrededor del mes de enero o febrero y liderar a este joven equipo, el base tendría que pensar directamente en mantenerse en el mejor estado de forma posible para competir al máximo la próxima temporada. Debido a la ausencia de Curry, podrían dejarse en el tintero alrededor de 20 partidos, un número bastante amable de los que tendrá que perderse por la lesión. Una mano izquierda rota que nadie quiere poner en peligro en la organización, sobre todo teniendo en cuenta que no se pretende pelear por el campeonato esta temporada.

Para cuando regrese Curry, dado el alto nivel del Oeste, las posibilidades de Playoffs de este equipo ya pueden ser escasas. En ese momento, no hay motivo aparente para poner a jugar a tu hombre más importante durante 35 minutos o más por partido si no hay opciones de participar en la postemporada. Si Curry y los Warriors estar en la pomada por los Playoffs, hay una buena posibilidad de que cambien radicalmente los planes e intente liderar a este tan joven en un escenario tan complicado. Si esto sucede de esta manera, lo más probable es que Klay Thompson también vuelva de su lesión. Pero, la vía más sensata para este equipo es dejar que ambos se tomen su tiempo hasta que se sientan al 100%.

Hace unas semanas, Steve Kerr señaló que Klay Thompson podría llegar a estar fuera durante toda la temporada para recuperarse a la perfección de su lesión en el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Aunque la fecha de regreso de Klay estaba programada para el 14 de marzo, cualquier cambio de planes en el rumbo de la franquicia esta misma temporada podría hacer que se perdiera todo el curso por decisión del equipo.

Dicho esto, las lesiones en el cruzado son complicadas para rehabilitar, especialmente si se fuerza para que el jugador pueda acortar varias semanas de su programa establecido. En el caso de que los Warriors decidan tomarse un “año sabático” se asegurarían que Klay volviera a jugar solamente cuando esté capacitado de sobra para volver a jugar un baloncesto muy competitivo. Con Thompson, este equipo es completamente distinto. Su juego mejoraría considerablemente la defensa; un apartado que ha preocupado mucho durante la pretemporada y que no ha demostrado ser de lo mejor de la competición en estos primeros partidos.

Desarrollar a los jóvenes

Lo que queda de la franquicia que llegó a las pasadas Finales de la NBA es un grupo de nueve jugadores con una experiencia conjunta en Playoffs de menos de 300 minutos, un grupo formado por novatos, jugadores two-way y descartes de otras franquicias. Un grupo donde el jugador mejor pagado gana el mínimo de veterano. Claramente, esta plantilla está muy lejos de lo que fue hace varios meses. Esa plantilla contaba con once jugadores con mucha experiencia en Finales de la NBA. Este grupo actual tiene dos jugadores con cualquier tipo de aparición en los Playoffs.

Esta plantilla tan corta de nueve jugadores, no representa ni de lejos la rotación con la que Steve Kerr podrá contar a lo largo de la temporada. Los jugadores lesionados irán regresando poco a poco cuando estén listos, pero después de la increíble actuación del pasado lunes contra los Portland Trail Blazers, está claro que los más jóvenes y con poca experiencia en la competición están dispuestos a ser piezas importantes durante los próximos años en un equipo que promete competir por el título.

Esta temporada debería servir como una especie de audición para todos aquellos jugadores que quieran formar parte de la plantilla de la próxima temporada, y para ello contarán con muchos minutos para demostrar su valor. Con tantas oportunidades de juego cada noche ante los mejores jugadores de la competición, no disputando partidos ante segundas unidades rivales, será muy enriquecedor para aprender y para que la próxima temporada den un salto de calidad considerable.