Boston, MA: 5-23-18: The Celtics Jaylen Brown and Jayson Tatum are pictured The Boston Celtics hosted the Cleveland Cavaliers for Game Five of their NBA Eastern Conference Finals playoff series at the TD Garden. (Jim Davis/Globe Staff)

LA MESA REDONDA | Jayson Tatum o Jaylen Brown; ¿cuál tiene el techo más alto?

Traemos una de las preguntas más tabú de toda la NBA

Segunda entrega de La Mesa Redonda. Inauguramos esta temporada con una de las preguntas tabú por  excelencia de la NBA, la comparación de los dos pilares de futuro de los Boston Celtics, Jaylen Brown y Jayson Tatum.

¿Es un debate ya zanjado? ¿Es tanta la obviedad de la pregunta? ¿Se puede discrepar? Hoy ponemos a debate todas estas cuestiones entre Pepe Ramírez, Marc Puig, Adrián Senés y un servidor, Javier Expósito. 

La pieza clave es Tatum – Pepe Ramírez

A pesar de los fichajes de Kemba Walker y Kyrie Irving, la idea de Boston recientemente ha sido la de enfocar su proyecto en jugadores que, teniendo talento para competir actualmente, tengan una proyección a futuro lo suficientemente buena como para mantener a la franquicia ganando. Y entre Jaylen Brown y Jayson Tatum, es este último quien por ahora parece la apuesta con mayor proyección.

En estos últimos cuatro partidos, esta es una pregunta que ha cogido fuerza. Es cierto que Brown lleva un año más en la plantilla, que supera a Jayson en cuanto a porcentaje de acierto en tiros de campo este inicio temporada (50 % frente 34%) y que con él, los Celtics han estado mejor en ataque (112 puntos por cada 100 posesiones frente a 95), pero, ¿hasta qué punto sirven estos datos para equiparse Tatum en cuanto a cimentar el futuro?

Sin menospreciar a Brown, que ha demostrado ser un jugador más que útil en la plantilla y que cada año logra mejorar sus estadísticas con respecto a la temporada anterior, es Tatum quien ha aparecido en los momentos clave. Es un jugador que, además, ya deja muestras de una eficiencia por encima de la media,  con un PER de 17,4. Jaylen, en cambio, siempre ha estado por debajo.

Por último, por sensaciones, Tatum tiene ese aura de que va para estrella, esa sensación de que este jugador ha llegado para ser la pieza clave de la franquicia, no sólo por su carácter competitivo, sus ganas de mejorar y de dar un paso al frente siempre, sino también por las pinceladas que deja de vez en cuando. En ese sentido, Jayson Tatum tiene más credenciales.

Jayson Tatum sería el líder de mi franquicia – Marc Puig

Tatum sería el líder de mi franquicia. (AP Photo/Michael Dwyer)

La NBA está siendo dominada en los últimos años por los aleros, véase los casos de Lebron James, Kevin Durant o Kawhi Leonard. Teniendo en cuenta esto, es de gran valor tener en tu equipo un jugador capaz de defender a estos jugadores y, a la vez, provocarles un desgaste en ataque. Este es uno de los argumentos que me hacen decantarme por Jayson Tatum por encima de su compañero de equipo Jaylen Brown. Tatum con mayor envergadura y peso, tiene más facilidad para poder emparejarse con mayor eficacia ante este tipo de jugadores. Por contra, Brown sufre mucho en defensa ante jugadores de mayor tamaño y peso, ya que le sacan fácilmente ventaja en el poste o en las entradas en contacto.

En cuanto al juego ofensivo, Tatum es un jugador más regular y con mayores recursos ofensivos. El alero es un jugador con buen manejo de balón lo que le permite subir a campo contrario en muchas ocasiones, también es una seria amenaza en el lanzamiento exterior (promedió un 37% de acierto el año pasado y un 44% en el pasado) y, además, domina el poste bajo debido a su buen juego de pies. Brown es un jugador con grandes dotes ofensivas, pero con una cierta irregularidad que ha caracterizado su carrera, altibajos que le llevaron a ser relegado al banquillo en pro de un Smart que aportaba mayor carácter al quinteto titular.

El último argumento que me hace decantarme por Tatum es plantearme la pregunta: ¿Qué jugador preferiría de ambos para ser la pieza principal de mi equipo? Sin entrar a valorar a los dos jugadores, el primero que me vendría a la cabeza sería sin duda Jayson Tatum. Esta respuesta me hace pensar el origen tan precipitado que me lleva a ella, y tras darle un par de vueltas la conclusión más importante es la capacidad de liderazgo que tiene Tatum por encima de su compañero de equipo. Por tanto, mi votación final con respecto a este duelo queda decantado claramente por Jayson Tatum.

Alegato de Jaylen Brown – Adrián Senés

La primera cuestión que debemos hacernos es: ¿son capaces Jayson Tatum o Jaylen Brown de liderar y llevar el peso de una franquicia histórica y candidata a todo? Por lo pronto, los propios Celtics creen que no. O, por lo menos, no en unos años y después de ahí quién sabe. Por eso no se dudó un segundo en dar un contrato máximo a Kemba Walker. Partiendo de esa base, es probable que Jaylen Brown se convierta en un mejor jugador que su compañero Tatum. Porque una cosa son las condiciones y el rating en los videojuegos y, otra muy diferente, el ser mejor jugador. Mejor jugador es aquel que más suma para su equipo y Brown tiene un perfil más adaptable a aportar como segunda espada.

Jayson Tatum presenta un estilo más propio de que su equipo juegue para él, que él mismo para el equipo. No se trata de un jugador fácilmente adaptable a otros ritmos de juego, además de tener un juego más anárquico. Pero muy especialmente desde un punto de vista mental, parece menos propenso a tener menos focos. Su ambición es grande pero presenta dudas sobre cómo sabrá aceptar esta situación dentro de no mucho tiempo. Brown, por su parte, presenta un físico imponente y no duda en hacer depender su juego de él. Así, presenta una capacidad más camaleónica tanto si toca correr como si toca jugar lento y desequilibrar en media pista. Además, es un jugador que presenta menos ansiedad por tener el balón en sus manos pero que, cuando le llega, puede ser tremendamente dañino. Pese a ser número tres del draft, parece que se le tiene menos en cuenta por el bajo nivel general de su camada y el eclipse que de Ben Simmons.

Acostumbrado a ser menos nombrado pero con un futuro brillante, en Boston tienen claro que con Brown poseen un diamante de perfecto encaje. Debe mejorar su lectura del juego, pero existen pocas dudas que entre su juventud y con Stevens en el banquillo, lo conseguirá más pronto que tarde. Esta mentalidad se refleja bastante bien en Playoffs, donde Brown siempre ha sabido aguantar su momento y cargar con responsabilidad, mejorando sus números y porcentajes con respecto a la temporada regular estos dos últimos años. Su compañero Tatum, sin embargo, sí ha acusado negativamente la diferencia entre jugar suelto hace dos postemporadas y el año pasado cuando Irving era quien lideraba. No sólo números sino principalmente malas decisiones.

Por todo ello, Jaylen Brown está en posición de llegar a ser un jugador terriblemente útil como segunda estrella, por encima, incluso, de un gran proyecto como Tatum.

Director’s cut – Javier Expósito

Jaylen Brown no se está arrugando en este inicio de temporada. Fuente: Celtics Blog

He sido yo el precursor de este debate, aún sabiendo que es una pregunta que ya tiene respuesta. Digamos que está todo pactado. Pactado porque yo sabía la respuesta, y pactado porque bajo ningún quería variarla. Pactado porque yo lo que quería es que contestaran Jayson Tatum, la respuesta más lógica y con más argumentos. Pactado porque yo no iba a llevar la contraria a ninguno. Pactada porque a mí me venía bien la respuesta. Y pactada porque, con esa respuesta, yo puedo venir a exponer lo que yo quería exponer; que la diferencia entre los dos es casi testimonial.

No es discutible que el techo de Jayson Tatum es mucho más alto que el de Jaylen, y ni el baloncesto ni las sensaciones lo desmienten; Tatum tiene mucha más facilidad para anotar puntos, mucha más facilidad para entrar en los partidos, mucha más facilidad para ser encontrado por sus compañeros y, aunque no lo ha demostrado aún, mucha más facilidad para encajar en un sistema defensivo. Y soy muy fan de Jaylen Brown desde que entró en la NBA. Por recursos, son incomparables. Y por técnica, menos todavía. Pero Jaylen tiene algo a su favor que Tatum no tiene, algo que me hace dejar la ventana entreabierta entre los dos; la fiabilidad en el rendimiento de sus habilidades y puntos fuertes.

El talento es inigualable, no cabe duda, pero el trabajo se queda muy cerca de igualarlo cuando el talento sólo es talento. No dudo de la ética de trabajo de un Tatum que sacrifica cada verano en ser mejor jugador, ni considero a Brown un mero jugador de trabajo. Esto es algo más teórico que práctico. Es cuestión de un baloncesto que va más allá del propio baloncesto. Partimos de que las cualidades de Jayson Tatum son innatas, mientras que las de Jaylen Brown son algo más producto del trabajo y del entreno. Y eso es lo que me merece opinar que, en proyección, Jaylen tiene mucha más facilidad para encontrar la regularidad que su compañero, aunque aún tampoco lo haya demostrado. Las capacidades de Brown, a diferencia de las de Jayson Tatum, dependen mucho menos de la chispa o de la inspiración de cada día, incluso dependen menos del acierto y la efectividad en el tiro, que muchas veces, condiciona una noche lamentable de una gloriosa.

Supongo que es la grandísima diferencia que hay entre los dos, pero también creo que es la conclusión que más los acerca en términos de nivel. ¿A quien le daría yo los minutos calientes de un partido? A Tatum, no me cabe la menor duda. Sin embargo; ¿a quién le confiaría la mayoría de los otros treinta minutos del mismo partido? Me costaría mucho no hacerlo con un jugador como Jaylen. Por eso Jayson Tatum tiene potencia MVP, y Jaylen tiene potencial escudero. Por eso creo que los dos se complementan a la perfección, por eso creo que ninguno solapa al otro, y por eso creo, aunque esto ya es cosa mía, que los Celtics han hecho un grandísimo trabajo confiando en ellos. Sobre todo, no incluyéndolos en ningún traspaso.