ACB Photo

ANÁLISIS | Facundo Campazzo, nueva referencia del buque blanco

El base del Real Madrid ha firmado uno de sus mejores años

La evolución de Facundo Campazzo en el Real Madrid desde su llegada ha sido tremenda. Aterrizó en la capital de España tras hacer un gran papel con su selección en el Mundial de España 2014, para ser una pieza complementaria del esquema de Pablo Laso. Muchas cosas han cambiado desde que ese Facu llegó a Liga Endesa. Tras una primera temporada donde no encontró su hueco en el equipo por la abundancia de bases, tuvo que salir para ganarse los minutos.

UCAM Murcia fue el destino para el base, donde maduró en la competición y se convirtió en uno de los jugadores más importantes de la competición. En el conjunto universitario se ganó el cariño no solo de los aficionados murcianos, sino de toda la competición. Las circunstancias en el club blanco le permitieron volver, para demostrar toda la calidad que atesoraba bajo los focos del WiZink Center.

Uno de los principales motivos de su regreso fue la necesidad de más pólvora en su posición. Sergio Rodríguez decidió probar suerte otra vez en la NBA con Philadelphia 76ers y el Real Madrid se quedaba sin un base muy importante. Tras dos años en Murcia, era el momento para que Campazzo pudiera tomar el control de la situación, pero la emergencia inesperada de Luka Doncic volvió a dejarle en ‘Stand by’.

Los innegociables minutos de Sergio Llull, y la calidad de Doncic volvían a dejar un tanto apartado a Campazzo, que tuvo que pelear para ganarse cada segundo que compartía en la pista con el resto de sus compañeros. Poco a poco fue abriéndose el camino, sobre todo por las desafortunadas lesiones de Sergio Llull, que le dejaban el puesto a su merced. Campazzo tenía una misión muy importante por delante, y todos afirman que la superó con creces para convertirse en el nuevo líder de este Real Madrid.

La salida de Doncic a la NBA le dio incluso más protagonismo. La temporada anterior fue la primera post-Luka, donde alguien debía tomar los mandos del puesto de base. Facundo Campazzo aprovechó esta situación para destaparse como uno de los mejores exteriores de Europa, completando un año que no podrá olvidar en su carrera deportiva y que han desembocado en un estado de madurez pocas veces visto en este jugador.

Nuevo líder indiscutible sobre la cancha

El curso anterior debía ser el de la confirmación de Campazzo, y no decepcionó. Todos le pedían que asumiera ese mando de base en un equipo donde la presión es cosa del día a día. La exigencia de rendir al máximo nivel en todas las competiciones es algo que no es fácil de sobrellevar y Campazzo consiguió convertir de la excelencia en su rutina. No se achantó ante ningún rival y supo ser de los más destacados en la pista durante cada partido.

Sus promedios en Liga Endesa se elevaron hasta 10,1 puntos por partido, uno de los más regulares de toda la plantilla de Pablo Laso. Pero lo que más reluce de su juego no es precisamente la anotación. Campazzo es un distribuidor de juego de talla mundial y sus cifras así lo han reflejado a lo largo de su trayectoria. En el Real Madrid sobrepasó las 5 por partido, haciendo jugar a sus compañeros en todo momento y encontrándolos en las situaciones más favorables para generar el ataque.

Todo su protagonismo en el esquema de Pablo Laso se vio recompensado durante la fase final de la temporada. El base argentino lideró al Real Madrid en los momentos decisivos y terminó coronándose como MVP de las Finales de Liga Endesa. Qué mejor manera de terminar el año que haciéndolo con un prestigioso título individual. El destino había sido bueno con Facu, a pesar de que eso haya conllevado dejar a otros jugadores de por medio en el camino. La temporada 2018-19 fue la de su consagración en un gigante europeo como el Real Madrid, pero lo mejor estaba por venir aún.

Una “pretemporada” mundialista con sabor a gloria

Nadie esperaba que Argentina pudiera llegar tan lejos en la Copa del Mundo. Las plantillas que ofrecían algunos grandes europeos asustaban demasiado como para pensar en la posibilidad de que un grupo que había estado compitiendo al máximo nivel desde los juegos panamericanos de Lima, pudiera ganar esa carrera de fondo. Saltó la sorpresa, y de la mano de Scola y Campazzo entre muchos otros, la albiceleste consiguió plantarse en la gran final.

Facu Campazzo volvía al escenario que cinco años antes le había permitido dar el paso a Europa con el Real Madrid. Este mundial fue el de Facu, un jugador que supo llevar la brújula de su combinado nacional para dejar sus mejores números internacionales de siempre. 13,3 puntos, 7,8 asistencias y 4,3 rebotes por partido. Además, rompió una barrera muy importante convirtiéndose en el primer jugador de la historia en firmar un partido con más de 10 puntos y 10 asistencias en un Mundial.

La suerte argentina se vio truncada por la aparición de un equipo que quedará para la historia. La selección española supo ir de menos a más para terminar proclamándose campeona del mundo. Campazzo tenía delante a varios compañeros del Real Madrid en esa final, pero en la pista no existen amistades cuando tienes a un rival enfrente. No pudieron materializar, pero consiguieron una plata de mucho mérito que puso a Campazzo, entre otros, en boca de todos como uno de los grandes héroes nacionales.

La Supercopa Endesa como confirmación

Campazzo había sido sometido a un verano de mucha intensidad. Tras ganar la Liga Endesa con el Real Madrid y ser elegido MVP de la competición, le tocaba rendir al máximo nivel con su selección nacional tanto en los juegos panamericanos de Lima como en el Mundial de China. Dos citas muy importantes, donde querían conseguir buenos resultados, y así lo hicieron. Este desgaste puso en duda la capacidad de base de llegar en su mejor estado al principio de la temporada, siendo la Supercopa Endesa la primera prueba para comprobar si esto iba a ser un caso cierto.

Nada más allá de la realidad, el base de Real Madrid volvió a dejar numerazos. En el primer partido frente a Montakit Fuenlabrada, donde consiguieron un +55 sobre su rival, Campazzo dejó 12 puntos, 6 rebotes, 9 asistencias y 26 de valoración. Se le vio con total naturalidad en la cancha frente a un rival que no puso mucha resistencia. Todas las dudas se habían despejado de golpe aunque aún tenían que recibir a su máximo rival en la final del domingo.

En la gran final de la Supercopa Endesa, Campazzo no quitó el pie del acelerador, y fue de nuevo, el jugador más destacado del conjunto de Pablo Laso. 16 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias y 22 de valoración. Todos estos números le valieron el premio a MVP del torneo, qué mejor manera de empezar la temporada que ganando le primer título y primer MVP para un Facu que no se cansa de liderar, y está alcanzando su mejor momento como profesional.

Lienzo en blanco para la 19-20

Esta nueva temporada presenta un nuevo reto para Campazzo. Hay una espinita clavada que debe tener de la temporada pasada. En la 18-19, consiguió la Euroliga con el Real Madrid, pero fue Luka Doncic el protagonista de brindar el título a la capital. En su primer año como jugador blanco, también la conquistó, pero en este caso a penas contó con minutos en la pista en toda la competición.

La pasada temporada, era su momento de liderar al Real Madrid en un nuevo título europeo, pero se quedaron cortos en la Final Four de Vitoria. Este curso tendrá muchos rivales nuevos que intentarán tirar su trabajo al vertedero. Uno de los primeros a tener en cuenta lo tendrá en Liga Endesa, un FC Barcelona Lassa renovado al que todavía le falta gasolina para poder rendir a su mejor nivel.

Campazzo es el jugador llamado a liderar a este nuevo Real Madrid y podrá hacerlo de lado de amigos argentinos como Gabriel Deck o Nicolás Laprovittola, reciente fichaje del club blanco. Ahora es el momento de demostrar que se encuentra en el mejor punto profesional, en su mejor estado físico. ¿Será capaz de materializar todos los deseos de los aficionados merengues?