FIBA

Argentina saca su garra para derrotar a Serbia en cuartos

La albiceleste se clasifica para la semifinal del Mundial

La selección argentina a conseguido algo que nadie creía capaz de hacer. la selección entrenada por Sergio Hernández, ha conseguido derrotar a Serbia por 97-87. La albiceleste ha dejado fuera a las primeras de cambio a una de las grandes favoritas para conseguir el oro, el conjunto entrenado por Sasha Djordjevic. Argentina afectaba este partido con mucha seguridad, sin haber perdido ni uno de sus enfrentamientos anteriores y con la sensación de saberse superiores ante una Serbia que no había dejado la mejor imagen posible en su último partido de fase de grupos frente a España.

Gracias a un inicio muy intenso, los argentinos consiguieron imponerse a Serbia en las partes más importantes del juego, y en los tramos más determinantes del partido. Los serbios consiguieron reponerse tras el descanso, con un parcial importante que reducía la ventaja en el marcador de su rival. Sin embargo, el último cuarto fue lugar para que apareciera el coraje, el corazón y las ganas de una selección que ha sabido luchar como la que más y que estará en la semifinales de la Copa del Mundo gracias a un esfuerzo encomiable ante una de las grandes candidatas al título. 

Luis Scola, el gran héroe de todo un país

Scola es sinónimo de liderazgo, veteranía, calidad y esfuerzo de una selección que, sin hacer mucho ruido, se ha colado entre las mejores de la competición haciendo gala de un juego inigualable, donde su presencia en la pintura ha sido fundamental para derrotar a sus grandes rivales. En el día de hoy tenía un reto verdaderamente especial, ante algunos de los mejores interiores del mundo como el pívot de los Denver Nuggets, Nikola Jokic, o el jugador de Dallas Mavericks, Boban Marjanovic (quien apenas tuvo minutos), que hasta ahora habían firmado un mundial sobresaliente. 

Scola finalizó el partido con 20 puntos, 5 rebotes, 2 asistencia, un robo y un tapón para un total de 21 de valoración. Ha sabido imponer su poder en la pintura frente a rivales muy tozudos, que no le iban a permitir anotar de manera fácil cada vez que viajara hasta la zona. Ha estado activo cerca de los tableros, dando segundas oportunidades a su equipo y creando juego desde el poste bajo. Scola ha podido comerse a su oposición, dando una victoria magistral a una selección que podrá seguir soñando. 

La Campazzo manía

El jugador del Real Madrid tenía que ejercer a la perfección su papel en esta selección para conseguir una victoria muy importante ante una selección muy peligrosa. El esfuerzo de Campazzo ha desembocado en unos números históricos sin precedentes en un mundial. Facu se ha convertido en el primer jugador de la historia en este campeonato que ha conseguido más de 10 puntos y 10 asistencias en un solo partido. Sus números totales han sido de 18 puntos, 12 asistencias, 3 robos y 27 de valoración. 

Una defensa colosal

Los jugadores serbios han intentado por todos los medios anotar con facilidad al otro lado de la cancha. Bogdan Bogdanovic ha podido llevar a sus espaldas todo el peso la ofensiva del combinado de Sasha Djordjevic. Ha terminado con 21 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias, pero no ha estado especialmente cómodo, y eso ha sido gracias a la defensa argentina.

La albiceleste ha planteado una gran defensa en la pintura para detener a los jugadores serbios, que hasta ahora se habían nutrido principalmente de su juego en la pintura y de su combinación con los exteriores del pase en el poste bajo. Jugadores como Micic, Jovic, Guduric, Marjanovic o Milutinov no sobrepasaron los 5 puntos. Esto habla especialmente bien del juego que los argentinos pudieron desplegar sobre la pista, con mucha intensidad cortando las líneas de pase e impidiendo los cortes a canasta.