FIBA

Estados Unidos olvida sus problemas frente a Japón

Los chicos de Popovich consiguieron ganar sin despeinarse

Estados Unidos disputó su último partido de la primera fase de grupos frente de Japón, una de las secciones más flojas de las que tenían en su parte del cuadro. La selección nipona llegaba a este mundial con las novedades de dos jugadores muy talentosos de la NBA como Yuta Watanabe y Rui Hachimura, que recientemente ha sido seleccionado en el draft por los Washington Wizards. Sin embargo, esto no sería suficiente para imponerse a una selección estadounidense que tenía que solucionar el trabajo mal hecho anteriormente, donde casi terminan perdiendo frente a Turquía.

Esta vez, la historia fue muy distinta a los dos partidos anteriores del conjunto de Gregg Popovich. La victoria fue de 98-45, 53 puntos de diferencia en lo que ha sido un partido muy desigual. Japón tuvo muchos problemas desde el principio del partido, mientras que Estados Unidos pudo redimirse por la mala imagen mostrada en los encuentros anteriores. A pesar de que tenían enfrente a una selección con un nivel mucho más bajo, mandaron un mensaje de cara a la próxima fase eliminatoria, donde tendrán que verse las caras con la Grecia de Giannis Antetokounmpo, una de las candidatas a todos si tiene un buen día.

Conexión ‘Celtic’ para dejar lo malo atrás

Los jugadores de Boston Celtics presentes en esta selección de Estados Unidos tuvieron especial protagonismo en el día de hoy, especialmente en las figuras de Jaylen Brown y Kemba Walker. Los aficionados de la de la franquicia de Massachusetts pueden estar muy contentos, pues estos dos se están entendiendo a la perfección, a pesar de estar algo más apartados en encuentro anterior ante Turquía.

Jaylen Brown estuvo especialmente dominante, finalizando con 20 puntos, 7 rebotes y 2 robos, su mejor línea estadística del torneo. Brown controló a la perfección el ritmo del partido, muy activo en defensa para iniciar jugadas en contraataque que terminaron con puntos sencillos en la pintura. La presencia del jugador de los Celtics cerca del aro se hizo notar y la selección estadounidense sumó con mucha facilidad, gracias a su actividad consiguiendo segundas oportunidades en el rebote y evitando las consiguientes de los nipones, que no estuvieron especialmente acertados de cara al aro.

Kemba Walker continúa creciendo en ese papel del líder de esta selección, que tanta falta les hace. El base de los Boston Celtics se mantuvo en su línea, con 15 puntos y 8 asistencias. Sin duda alguna, el jugador al que menos le está costando adaptarse al estilo FIBA de este deporte que tanto domina. Encontró a sus compañeros en buenas posiciones y organizó el juego con facilidad, siendo el hombre a buscar en los contraataques, ya sea por sus habilidades ofensivas, o para encontrar a sus compañeros en las posiciones más favorables.

Una selección muy floja

Japón dejó una muy mala imagen en su último partido de este mundial. Los chicos entrenados por Julio Lamas, han perdido todos los encuentros que han disputado en el campeonato internacional, y tendrán que volver a casa con los brazos vacíos. A pesar de contar con algunos nombres que ilusionaban a los aficionados al baloncesto en el país, no han sido capaces de alcanzar las expectativas que se tenían puestas en esta selección. Es cierto que no eran muy altas, pero el juego no ha sido precisamente el mejor posible.

En el día de hoy, estuvieron liderados por Yudai Baba, que consiguió 18 puntos. El exterior japonés aprovechó la dejadez de Estados Unidos cuando su liderato era lo suficientemente grande para conectar sus tiros. Estuvo especialmente acertado en el lanzamiento de media distancia, donde sobrepasó el 50% de acierto. Sus compañeros trataron de encontrarle y consiguió ganar algunas ocasiones a partir del bote cuando la defensa no era muy asfixiante.  Del mismo modo, no tuvo problemas para finalizar cerca del aro, ante la pasividad de una defensa rival que ya se veía clara ganadora del partido.