FIBA

Bogdan Bogdanovic irrumpe ante Italia

El jugador de los Kings dejó su mejor partido en este Mundial

Serbia e Italia se midieron en el partido más interesante del grupo D. Dos selecciones con mucho potencial, siendo una de ellas uno de los principales favoritos para hacerse con el oro. No decepcionaron, y dejaron un partido de alta intensidad hasta que Bogdan Bogdanovic quiso. Victoria para la selección entrenada por Shasha Djordjevic por 77-92. El partido estuvo muy igualado en los primeros tres cuartos, pero después los serbios se desmelenaron para firmar de nuevo esa versión dominante que está encantando a todos los aficionados en este mundial.

Los serbios desplegaron un gran juego de equipo para deshacerse de una Italia a la que le costó rendir a gran nivel en los minutos más importantes. Con esta victoria, Serbia consigue pasar como primera de grupo, y tendrá que volver a verse las caras con los italianos en la segunda fase, al igual que con la selección española, la que se une Puerto Rico para una segunda fase de grupos que no pinta también como parecía para los de Scariolo.

Un partido de menos a más

Todos vaticinaban que este partido sería mucho más igualado que los que habían tenido que disputar anteriormente estas dos selecciones. Ambos conjuntos llegaban tras haber firmado buenas victorias muy sólidas que les colocaban como grandes favoritos para avanzar a la siguiente ronda en su grupo, algo que no se ponía muy en cuestión desde el principio.

Por primera vez en este mundial, vimos a la selección serbia pasar un mal rato al inicio de partido, donde Italia fue capaz de igualar su ritmo anotador. Aprovechando sus ocasiones desde el exterior, Italia pudo poner las cosas muy difíciles a una Serbia que necesitó ponerse seria para poder conseguir una nueva victoria, que le sigue tildando de claros favoritos.

Serbia intentaba abrirse hueco con su circulación del balón buscando a los jugadores más altos en la zona, especialmente a Marjanovic y Jokic. Se mantuvieron en el liderato durante gran parte del partido hasta la explosión final en el último cuarto, donde aumentaron las distancias y establecieron la diferencia final que sería una sentencia favorable para los balcánicos. 

La explosión de Bogdan Bogdanovic

El jugador de los Sacramento Kings tuvo su mejor partido del campeonato hasta el momento. Fue el máximo anotador del encuentro, con un total de 31 puntos. El alero de la selección serbia mostró su versión más eficiente desde la línea de tres puntos para ahogar a una selección italiana que también se caracteriza precisamente por el tiro de larga distancia.

Esta vez, no encontraron ninguna solución para su acierto, y la defensa exterior de los azzurri no fue especialmente buena. Finalizó con un 6 de 11 en triples (54,5%) y rozando el 50% de acierto en tiros de campo. Bogdanovic estuvo muy activo en el lanzamiento exterior tras bloqueo, acción que se repetía continuamente para seguir aumentando la diferencia en el marcador.

Gracias a que Bogdanovic encendió la bombilla, Serbia pudo despegarse del marcador de una Italia que golpeaba una y otra vez para evitar que se le fuera la ventaja a números desorbitados. Sin embargo, el alero de Sacramento Kings hizo de todo, anotando también con mucha efectividad con penetraciones hacia canasta. Sus compañeros no dudaron en buscarle en todo momento para que no se apagara esa llama que se había encendido en su muñeca. 

Gallinari no pudo evitar lo inevitable

La condición de favorita de Serbia es algo que todos tienen muy claro. Italia firmó muy buenos números en su primer partido para intentar poner esto en duda, pero en su encuentro entre ambos no tuvieron la posibilidad de poner en cuestión este privilegiado estatus. Lo intentaron todo, y contaron con armas muy peligrosas para conseguir frenarles de cualquier manera.

Danilo Gallinari volvió a ser el protagonista de italia, tras tener una actuación un tanto discreta en el primer partido de este mundial. El jugador de los Oklahoma City Thunder fue el máximo anotador de su selección con un total de 26 puntos, a los que añadió 8 rebotes. Sus acciones ofensivas individuales no fueron suficiente para imponerse al juego en equipo de Serbia, que sigue maravillando a todos.

Gallinari, estuvo secundado por Marco Belinelli, cuyo tiro de tres puntos siguió especialmente acertado tras ese segundo partido de este grupo donde fue el principal protagonista. Terminó con 15 puntos, pero con pocas posibilidades de desarrollar su juego tras bloqueo por la buena defensa de los interiores rivales, que no cayeron en sus trampas.