ANÁLISIS | MundoBasket 2019: Serbia, ¿la máxima favorita para ganar el mundial?

Los balcánicos de Sasha Djordjevic van a por todas

Faltan siempre menos días para que arranque el campeonato mundial de baloncesto y lo que se está dando es bastante increíble: por primera vez en la era reciente (post-Dream Team) parece que la selección de Estados Unidos no será la máxima favorita para ganar la medalla de oro. Tras todas las bajas y renuncias sufridas por la armada entrenada por Gregg Popovich, este honor ha caído por el lado europeo del Océano Atlántico: el pronóstico ahora dice SERBIA.

Una escalada de plata

La selección de Serbia, así como sus jugadores, ha ido creciendo siempre más en los últimos años. Parte de aquel equipazo que era Yugoslavia hasta la disolución del país en 1992 y luego pasando por varias denominaciones hasta la actual, adoptada en 2006, Serbia cuenta con un roster de primer nivel, con estrellas de nivel absoluto tanto en NBA como en Europa. Los balcánicos conquistaron la medalla de plata en la última edición de todas las grandes competiciones: Mundial de España en 2014, Juegos Olímpicos de Río en 2016 y EuroBasket en 2017.

Serbia se presentará a la cita mundialista con un roster de primera categoría y con cuatro jugadores de la NBA. Esta es la principal novedad en comparación con las citas anteriores, en las cuales los balcánicos ya destacaron. Cuando ganaron la plata olímpica, por ejemplo, solo un joven Nikola Jokic, tras su primera sorprendente campaña con los Denver Nuggets, representaba el mejor campeonato de baloncesto del mundo en su selección.

Ahora, no solo Jokic ha crecido increíblemente, convirtiéndose en un All-Star y jugador franquicia de un equipo contender, sino que está bien acompañado por dos jugadores de excelente nivel, como la dupla de los Sacramento Bogdan Bogdanovic/Nemanja Bjelica, y el ‘gigante’ recientemente contratado por los Dallas Mavericks Boban Marjanovic. Si a éstos añadimos que Marko Guduric acaba de fichar los Memphis Grizzlies tras dos exitosas campañas con el Fenerbahçe, podemos ultimar un quinteto todo NBA, completado por algunos de los mejores jugadores de la Euroliga y un par de gregarios fijos de la selección.

La lesión de Milos Teodosic no parece bajar las expectativas

Serbia sigue siendo considerada la principal alternativa a Estados Unidos pese a haber perdido a uno de sus grandes nombres para la cita mundialista. Milos Teodosic, de hecho, no será parte de la expedición de Djordjevic para China. El jugador recayó de su fastidiosa lesión de fascitis plantar el pasado 5 de agosto; es la misma dolencia crónica que sufrió nada más empezar la temporada 2017-18 con Los Angeles Clippers, y que posiblemente impidió al genio balcánico de deslumbrar también en Estados Unidos. Ya desde un principio parecía bastante complicado que el jugador pudiera recuperarse a tiempo, y la noticia de su descarte definitivo de cara al mundial se ha hecho oficial hace poco.

Dragan Milosavljevic, alero del Unicaja Málaga, también se lesionó de gravedad, sufriendo una rotura del ligamento cruzado anterior durante el encuentro amistoso contra Turquía disputado en Atenas a mediados de agosto. Una baja importante más para el Unicaja con vista a la temporada que empezará entre poco que para la propia Serbia, que tiene igualmente jugadores de calidad de cara al mundial.

De ahí que los doce hombres que formarán parte del combinado nacional serbio sean los siguientes:

  • #5 Marko Simonovic (1986, 203, A, Cedevita Olimpija – EC)
  • #7 Bogdan Bogdanovic (1992, 197, E/A, Sacramento Kings – NBA)
  • #8 Nemanja Bjelica (1988, 209, AP, Sacramento Kings – NBA)
  • #11 Vladimir Lucic (1989, 201, A, Bayern Múnich – EL)
  • #13 Miroslav Raduljica (1988, 213, P, Jiangsu Dragons – CBA)
  • #14 Stefan Bircevic (1989, 210, AP, Telekom Basket – BCL)
  • #15 Nikola Jokic (1995, 209, P, Denver Nuggets – NBA)
  • #21 Nikola Milutinov (1994, 212, P, Olympiacos – EL)
  • #22 Vasilije Micic (1994, 196, B, Anadolu Efes – EL)
  • #23 Marko Guduric (1995, 196, E, Memphis Grizzlies – NBA)
  • #24 Stefan Jovic (1990, 196, B, Khimki – EL)
  • #51 Boban Marjanovic (1988, 222, P, Dallas Mavericks – NBA)

Serbia, un equipo de altura

Lo que más llama la atención contemplando la plantilla de Serbia para el mundial es la altura: 205.33 cm de media, la más elevada de la competición. Es evidente que los 222 centímetros de Boban Marjanovic ayudan a aumentar el dato, pero aún así, hay otros tres jugadores más altos de 2.10 y dos de 2.09: un total de seis jugadores más altos que las dos “torres” de la selección italiana, por ejemplo (Danilo Gallinari y Amedeo Tessitori con 2.08).

Serbia no es solo centímetros: la plantilla desborda calidad, y sobre todo los jugadores presentan cada uno características distintas, que se compenetran a la perfección y pueden adaptarse a cualquier tipo de rival. Sasha Djordjevic puede contar con cualquier tipo de arma a su arco, desde la altura de Marjanovic al manejo del balón de Nikola Jokic, pasando por los porcentajes de acierto desde la larga distancia de francotiradores como Bogdanovic, Vasilije Micic o Guduric desde el banquillo, la versatilidad de Vladimir Lucic o Bjelica, la presencia física de Miroslav Raduljica o Nikola Milutinov, la rapidez de Stefan Jovic o la experiencia de Marko Simonovic.

Nikola Jokic y Bogdan Bogdanovic, las estrellas

Si la selección de Serbia tiene todas las papeletas para poder luchar para están en lo más alto del podio en China dependerá sobre todo de dos jugadores que se están consolidando en la NBA y cuyo nivel se acerca a la perfección: Nikola Jokic y Bogdan Bogdanovic. Si el exterior de los Sacramento Kings es un habitual del equipo nacional, habiendo disputado también el EuroBasket 2017 y los partidos relativos a las Ventanas FIBA del pasado verano (los que no coincidían con la temporada en Estados Unidos), para el interior de los Denver Nuggets no se puede decir lo mismo, pues Nikola Jokic lleva sin vestir la camiseta de Serbia desde la final olímpica en Río en agosto 2016.

Por supuesto hay que tener en cuenta las diferentes situaciones. Los Kings estaban en plena fase de reconstrucción y el GM Vlade Divac, serbio de nacimiento e histórico de la selección de Yugoslavia, no iba desde luego a poner ningún tipo de traba ni a Bogdanovic ni a Bjelica para que dieran su contribución a su combinado nacional, incluso en ocasión de las tan discutidas ventanas FIBA. En el caso de Nikola Jokic, en cambio, no se puede decir lo mismo.

El genial y polifacético pívot de los Nuggets pagó el cansancio acumulado en el verano 2016 entre Preolímpico y Olimpiadas la temporada siguiente, y en la franquicia de Colorado tenían claro que alrededor de él habrían construido algo importante. De ahí que en los dos veranos siguientes el jugador haya sido “invitado” a entrenarse concentrándose únicamente sobre su preparación para las siguientes temporadas NBA. El trabajo pagó, ya que Jokic se convirtió en un jugador extraordinario, que pudo finalmente unir una forma física decente a sus enormes dotes de visión de juego y manejo del balón. Jokic se ganó una renovación contractual por el salario máximo, fue All-Star, sus Nuggets disputaron una satisfactoria post-season, llegando hasta las semifinales de Conferencia, y Nikola se ganó un sitio en el All-NBA First Team.

Pero el mundial es el mundial y Serbia es Serbia: tras dos años justificables de ausencia, Jokic, muy querido en su país, no habría sido visto con los mismos ojos si no hubiese participado ni a la cita asiática, además que Djordjevic nunca se ha demostrado muy “condescendiente” con las bajas como su compañero y coach de Estados Unidos Gregg Popovich. De ahí que Jokic está y estará en China, ejerciendo su insólito rol de base-pívot y adaptándose a jugar en ocasiones en posición de cuatro al lado de algunos de sus grandes compañeros como Raduljica o Marjanovic.

Serbia, que hasta el momento ganó todos los partidos de preparación al mundial, está incluida en el Grupo D con Italia, Angola y Filipinas. Pese a que la selección balcánica en las últimas citas importantes nos ha acostumbrados a unos arranques a hurtadillas, para luego explotar en la fase a enfrentamientos directos, todo apunta a que en este mundial empiece fuerte, ya que no parece tener rivales a la altura en su grupo, para acabar… muy posiblemente en el podio, queda por establecer en qué peldaño.