Nathaniel S. Butler/NBAE via Getty Images

ANÁLISIS | Joe Harris, ante su año de contrato

El escolta de los Nets deberá demostrar su importancia

Joe Harris saltó a la escena la pasada temporada como uno de los mejores tiradores de la competición. El gran año de Brooklyn Nets le permitió ganar muchos más focos tras haber estado en la sombra durante mucho tiempo. En sus primeras temporadas como profesional, donde tuvo que jugar en la disciplina de unos Cavaliers cargados de estrellas, no pudo tener las oportunidades que un jugador de sus características necesita.

Ha pasado las tres últimas temporadas en Brooklyn, donde ha mostrado una línea de movimiento espectacular. La pasada temporada se convirtió en uno de los mejores lanzadores de larga distancia en toda la liga, con uno de los porcentajes más sanos. Esta habilidad suya tuvo premio durante el fin de semana de las estrellas de Charlotte donde finalizó con la corona en el concurso de triples. Durante toda la temporada, Harris fue una pieza fundamental del sorprendente éxito de los Nets, que pasaron de 20 a 42 victorias en solo dos años.

Joe Harris está ante un curso vital para el resto de su carrera como profesional en el mundo del baloncesto. Las cosas han cambiado drásticamente en casa y este verano ha recibido una llamada muy importante que le puede ser de gran ayuda en el siguiente paso que debe tomar en su trayectoria. Mientras espera impaciente a la próxima temporada regular con Brooklyn Nets, tendrá que defender la camiseta de la selección de los Estados Unidos en un Mundial de China donde sus congéneres han preferido no participar para mantener intacta su “dignidad”.

Un pieza fundamental en el esquema de Atkinson

Joe Harris ha tenido una historia sorprendente en la NBA. Pasó de ser el último en la fila de Cleveland Cavaliers a titular en la última temporada con Brooklyn Nets. El escolta ha encontrado su sitio en el esquema de Kenny Atkinson tras mucho tiempo intentando lograrlo en una competición que no le dio todas las oportunidades posibles. El éxito de los Nets durante la pasada temporada, que les ha llevado a incorporar a grandes estrellas en la agencia libre como Kyrie Irving, Kevin Durant y DeAndre Jordan, no se puede explicar sin el papel de Joe Harris en la rotación de la franquicia neoyorquina. 

La pasada temporada finalizó con 13,7 puntos, un 47,4% de acierto en triples, 3,8 rebotes y 2,4 asistencias por noche. Harris se convirtió de golpe y porrazo en el tirador por excelencia de una franquicia que logró alcanzar la postemporada por primera vez en los últimos cuatro años. Todo equipo con potencial ganador necesita tener de su lado un lanzador exterior con gran efectividad, y Harris logró su sueño de convertirse en un jugador importante gracias a un trabajo inexorable en los últimos años de su desarrollo.

Además, aporta sobre la pista una energía inigualable por el resto de sus compañeros, estando siempre en todas las acciones que requieren poner en peligro la integridad física. Un rayo que no duda en dejarlo todo por su equipo y que siempre aparece en ambos lados de la pista con una poca mencionada capacidad defensiva en el perímetro para anteponerse a las línea de pase e iniciar jugadas en contraataque para los suyos.

Un verano para hacerse valer

Ante la negativa de numerosas estrellas de participar en el próximo Mundial de China, Joe Harris recibió la llamada por parte de Gregg Popovich y su cuerpo técnico para estar en una plantilla muy especial. En el baloncesto FIBA, donde premia el juego en equipo a las individualidades, Harris podrá asumir un papel importante, siendo el único jugador que durante la pasada temporada que sobrepasó el 40% de acierto en triples. Contará con una plataforma mundial para hacerse notar y dejar que todos vean la calidad que tiene para empezar un curso regular de la NBA fundamental para él.

Uno de los grandes deseos de Brooklyn es que Joe Harris tenga protagonismo en esta selección y llegue enchufado al inicio de temporada, donde tendrá que seguir demostrando su calidad para llevar a los Nets de nuevo a la postemporada en un año de transición. Su participación en el Mundial le permitirá llegar con una marcha más que el resto de sus compañeros, que siguen preparándose para un curso muy intrigante donde muchos empezarán a hablar de ellos como potenciales candidatos al anillo al año siguiente.

Se espera que el combinado estadounidense llegue muy lejos en la competición y que pueda optar a medalla. Harris puede llegar a ser una pieza fundamental en un equipo que ha demostrado en su primer amistoso frente a la selección española que primará el movimiento de balón en un sistema abanderado por Popovich que no quiere dejar mala imagen en el panorama internacional como antaño, cuando los Estados Unidos no podían contar con jugadores profesionales para sus planteles.

Año de contrato, año de estrellato

Cualquiera sabe la importancia que tiene para los jugadores promediar buenos números y dejar buenas sensaciones en la pista cuando se trata de su último año de contrato. La pasada temporada, Harris rechazó una oferta cuantiosa por parte de Indiana Pacers para seguir vinculado a los Nets, y esta temporada tendrá que ganarse ese dinero jugando para una organización que no anda suelta de salarios para adjudicar a cualquiera.

Ante los nuevos fichajes de la agencia libre (Irving, Durant y Jordan) los Nets deben ser muy cautelosos con quién gastan el dinero, y Harris tendrá que mantenerse a un nivel similar o superior al de la temporada anterior para seguir siendo ese tirador de referencia en la franquicia neoyorquina. Una motivación extra para asegurarse su futuro en la competición y acercarse a las cifras de los jugadores de perfiles similares al suyo, suelen estar entre los 15 y los 30 millones.

Un año de transición que le favorece

Brooklyn Nets ha sufrido un gran cambio en la última agencia libre gracias a la incorporación de grandes superestrellas de la competición. Sin embargo, no serán capaces de demostrar todo su potencial hasta el curso 2020/21, cuando podrán contar con un Kevin Durant a pleno rendimiento tras caer en el quinto partido de las finales ante Toronto Raptors con una lesión en el Aquiles. Esto puede favorecer enormemente a jugadores como Joe Harris que no verán sus minuto reducidos ante la imposibilidad de colocar todo el potencial sobre la pista.

Si Harris consigue demostrar que es fundamental para el éxito futuro de la organización, podrá ganarse por adelantado una buena cantidad de minutos para una temporada que realmente ilusiona, la que tendrán que preparar de aquí a un año. Joe Harris ha aparecido casi de la nada para convertirse en un hombre a tener en cuenta, uno que dará que hablar de aquí a unos años y que podrá tener opciones de ganar matemáticamente su “segundo anillo” (ya lo hizo en Cleveland en 2016 a pesar de ser traspasado en enero) pero esta vez siendo protagonista en la pista.

Joe Harris Nets
NBAE via Getty Images