Hellenic BF

ANÁLISIS | MundoBasket 2019: Grecia, en manos de su ‘semi-dios’

La selección griega espera llegar lejos gracias a su MVP

Ἄνδρα μοι ἔννεπε, Mοῦσα, πολύτροπον, ὃς μάλα πολλά”. Así comienza la Odisea, el famoso poema épico de Homero que relata el regreso a casa de Odiseo, rey de Ítaca, que lleva diez años fuera de su hogar luchando en entre otras, en la Guerra de Troya. Tarda otros diez años en llegar a casa y mientras tanto, su esposa Penélope debe soportar a los pretendientes que daban por muerto a su marido.

Una de las obras maestras de la literatura universal, que se puede comparar de alguna manera a la travesía de una selección de baloncesto que nunca ha terminado de atracar en esa tierra prometida llamada Oro. Seis medallas lucen en su historial, siendo la última de ellas un bronce en el Eurobasket de Polonia 2009. Sin embargo, la historia no le ha sonreído especialmente en los Mundiales, y cuando más cerca parecían estar de su techo internacional, una selección española histórica apareció para coronarse en Saitama.

Diamantidis, Papadopoulos, Spanoulis, Kakiouzis, Fotsis, Hatzivrettas, Schortsanitis… esos eran algunos de los nombres que saltaron a la pista en su primera y última final de un Mundial, donde el BA-LON-CES-TO se impuso y se destrozaron todos los sueños de un país al que la plata le supo a poco. En 2010, su potencial disminuyó por completo. De ser una de las selecciones mejor valoradas en el ranking FIBA a terminar en undécima posición en el Mundial de Turquía, donde unos jóvenes Durant y Curry entre otros, dieron sus primeros pasos en el baloncesto FIBA.

Estos últimos años han sido de absoluta transición en el seno de una federación con una amplia tradición del baloncesto, un país donde el deporte de la pelota naranja puede casi ponerse a la altura de otro en el que saltan 22 personas a un terreno verde. Vida o muerte, honor y gloria o indignidad e infierno, así se entiende el deporte en la Hélade. Pero cuando su baloncesto parecía caer en picado y lo segundo se imponía a lo primero, aparecieron una serie de hermanos, donde el mediano destacó especialmente para ser los encargados de salvar algo que se antojaba muy complicado.

Ese nombre es Giannis Antetokounmpo, el único capaz de reescribir los versos de Homero para crear una historia completamente distinta. Grecia puede dar un golpe sobre la mesa y convertirse en una nueva selección, en una nueva potencia mundial gracias a este “semi-dios” que pretende llevar a su país a lo más alto de la escala internacional. China es el lugar donde se librará esta batalla, en la tierra del Dragón introducirán los helenos su particular caballo de Troya traducido en un tipo con raíces nigerianas, de 211 centímetros de altura y 221 de envergadura.

La plantilla

La selección helena viajará a China con una plantilla donde no solo Giannis Antetokounmpo es el que destaca, aunque es, sin duda alguna, uno de los hombres con más talento, si no el que más, de todos los que participarán en esta competición internacional. Cuentan con una mezcla de dos generaciones que intentarán poner el baloncesto griego en el mejor lugar posible. De esta lista de jugadores se pueden sacar en claro dos principales ideas, Grecia es una selección que cuenta con una gran variedad de jugadores en el interior, un fondo de armario que supera a la media del resto de combinados que se presentan en el torneo.

Esto les puede dar una gran ventaja, pues no se espera que otros conjuntos presenten tal poder en la zona, coronado, como no, con la presencia del MVP de la temporada regular en la NBA, Giannis Antetokounmpo. Nombres muy destacables como Giorgios Printezis, Ioannis Bourousis, el ex NBA Papagiannis… Por otro lado, los griegos presentan un juego exterior de mucho talento, aunque más corto de lo que se podía esperar.

Cuentan con dos hombres de referencia en el backcourt, dos de los máximos talentos del baloncesto europeo en estos momentos como lo son el base de Panathinaikos, Nick Calathes y el escolta de Fenerbahçe, Kostas Sloukas, que en el momento que escribo esto, es baja por una lesión aunque todo apunta a que podría estar con normalidad en China junto con el resto de sus compañeros. La lista griega la completan los siguientes jugadores:

  • Bases: Nick Calathes, Vangelis Mantzaris y Giannis Athinaiou* (lesionado en partido de preparación).
  • Escoltas: Kostas Sloukas y Antonis Koniaris.
  • Aleros: Kostas Papanikolau, Ioannis Papapetrou y Panagiotis Vassilopoulos.
  • Ala-pívots: Giannis Antetokounmpo, Thanasis Antetokounmpo y Giorgos Printezis.
  • Pívots: Ioannis Bourousis y Giorgos Papagiannis.

Giannis Antetokounmpo, todo un país sobre sus hombros

Antetokounmpo Grecia
Giannis, preparado para el reto. Foto: Eurohoops

Si este mundial se ha caracterizado por algo antes de que diera comienzo, es por todas las bajas que han causado los jugadores de los Estados Unidos. Las estrellas de la NBA han decidido priorizar la siguiente campaña, donde muchas franquicias tendrán la ventana abierta para pelear por el campeonato tras todos los movimientos que se han producido en la agencia libre, a estar con su selección en un campeonato internacional que consideran “menor” estando los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina.

Esto no ha sucedido con todos sus jugadores, pues Giannis Antetokounmpo no ha querido perderse esta cita por nada del mundo. Su compromiso con la selección griega es innegociable, a pesar de ser la principal estrella de un equipo que la próxima temporada tendrá muchas opciones de pelear por el título. “Cambiaría el título de MVP por la medalla de Oro en China”. Giannis no es como los demás, tras haber firmado su mejor temporada como profesional en la NBA, solamente tiene una cosa en mente, devolver a su país el trono mundial del baloncesto, uno que nunca han llegado a tener, pero que estuvieron muy cerca de conseguir.

Antetokounmpo tiene una ardua tarea por delante, convertirse en una leyenda de este deporte en su país, sucediendo a otros grandes de toda la historia que nunca consiguieron llevar a su selección tan lejos. El rey de la humildad, y también el rey en la cancha, Giannis será el jugador con más talento de toda la competición, pues ningún otro a su altura participará para defender los colores de su país. El único que se le queda cerca en esa carrera es el serbio Nikola Jokic, aunque aún tiene mucho por trabajar para alcanzar el nivel que ha logrado este chico de origen nigeriano que las calles de Atenas moldearon para convertirse en una superestrella mundial.

Todo el juego de su selección girará en torno a él, sabe la importancia de su presencia en la pista, y quiere utilizarla para escalar el Olimpo y colocarse entre las personas de su estatus, aquellas que no pertenecen a lo mundano de este universo.

Cualquiera que haya seguido un mínimo la pasada temporada de la NBA, sabe de lo que es capaz el mediano de los Antetokounmpo, pero por si en algún caso, este nombre sigue siendo desconocido para sus oídos, dejaremos que las estadísticas hablen por sí solas. 27,7 puntos, 12,5 rebotes, 5,9 asistencias, 1,5 tapones, 1,3 robos y un 52% de acierto en tiros de campo en los 32,8 minutos por noche que promedió la temporada anterior con los Bucks.

Giannis Antetokounmpo está hecho de otra pasta, juega con el corazón, a diferencia de muchos otros que se calzan las zapatillas cada día para hacer su trabajo. Sobre sus hombros tendrá el peso de todo un país y todos sus años de historia y tradición baloncestística. Lleva años preparándose para eso, y tras un proceso de lenta, costosa y satisfactoria maduración, ha llegado el momento para asumir un trabajo para el que está más que cualificado.

Nick Calathes, un escudero de lujo para Giannis

Como segundo hombre referencia de esta selección tenemos al base Nick Calathes. Llega a este Mundial tras haber realizado un buen año en Europa con el Panathinaikos. Como segundo hombre referencia de esta selección tenemos al base Nick Calathes. Llega a este Mundial tras haber realizado un buen año en Europa con el Panathinaikos. Se trata de un base que distribuye el balón a un nivel de élite, cualquiera que haya seguido la Euroliga durante la pasada temporada puede corroborarlo. Una pieza más que interesante en un equipo con tanto potencial en el contraataque como Grecia. Calathes tiene un don para iniciar este tipo de ataques, que pueden terminar de manera espectacular contando con Antetokounmpo de tu parte.

Seguridad en el tiro de tres puntos, algo que no podrá proporcionar su compañero que milita en Milwaukee Bucks. El que fuera base de Memphis Grizzlies antes de efectuar su regreso a Europa, a pesar de no ser un especialista, puede anotar el tiro de larga distancia cuando no está especialmente defendido, encontrando buenas posiciones en diversos lugares de la pista.

Nick Calathes representa esa brújula tan necesaria en una selección que busca el título. Con tanto poderío en el interior, el base será el encargado de poner orden y ejecutar las jugadas de la pizarra de Skourtopoulos cuando sea necesario. Cuenta con un gran manejo de balón, y sus compañeros podrán confiar en él, pues transmite una gran seguridad cuando lo mantiene en sus manos. Parte de las opciones de la selección griega pasan por su habilidad de organizar el juego, uno que será muy trepidante, muy rápido y con muchos centímetros debido a la superpoblación de jugadores talentosos en la zona.

«Secundarios» de nivel para completar la lista

La selección griega está completada con una lista de jugadores de amplio nivel que pretende ser suficiente para poder hacerse con su primer oro en un Mundial. Entre ellos podemos destacar a Kostas Sloukas, un jugador con muchos galones, que es importante en uno de los mejores equipos del continente como Fenerbahçe. Sloukas también creará juego y organizará a los griegos en diversas situaciones, así como una referencia ofensiva para los minutos en los que tenga que relevar a Antetokounmpo de esta tarea. Está por encima del 44% de acierto en triples durante la pasada temporada de Euroliga, y tendrá que sacar a relucir su calidad para ser otro de los nombres referencia de esta selección

Sloukas
LLUIS GENE / AFP

Ioannis Bourousis, el capitán, también es otra pieza muy importante de este equipo. Un pívot conocido por todos por su paso por equipos como Real Madrid o Baskonia, que tuvo que marcharse a China para encontrar minutos de calidad. La próxima temporada jugará en Herbalife Gran Canaria, esperando volver a alcanzar su máximo nivel. La Copa del Mundo es un perfecto paso previo para lo que le viene la durante la 2019-20. Se trata de un jugador que controla mucho el tempo de su selección. Un colocador de bloqueos excepcional que liberará de presión defensiva a las máximas estrellas del equipo, así como una referencia bajo el aro para limpiar los tableros y para aprovechar las segundas oportunidades, sin dejar pasar el hecho de que puede anotar algún que otro tiro desde el exterior si tiene la ocasión. 

Kostas Papanikolau, un nuevo nombre a tener en cuenta en esta selección. Afrontará esta Copa del Mundo tras haber firmado una temporada muy sólida en Europa con Olympiacos. Papanikolaou ofrece a la selección griega arsenal defensivo, al tratarse de un jugador más que capacitado para mantener a los jugadores lejos de la zona con sus tapones. Un todo en uno que es efectivo en el ataque mediante penetración en la zona, que busca puntos fáciles con cortes hacia canasta y que también puede anotar de tres si recibe el balón en buenas posiciones. 

Ioannis Papapetrou, más pólvora exterior para el juego griego. Un tirador con renombre en Europa que ofrecerá muchas posibilidades sistemáticas al juego de la selección helena. Cuenta con una trayectoria que le reafirma como un jugador letal desde más allá del arco, y que se complementa a la perfección con un Antetokounmpo que sigue sin ser de lo más letal desde lejos, a pesar de haber estado entrenando especialmente en ese aspecto de su juego durante el verano.

Para finalizar esta plana mayor de acompañantes de batalla del ‘semi-dios’ no podemos olvidar a su hermano mayor, Thanasis Antetokounmpo, que la próxima temporada jugará junto con Giannis en Milwaukee. Un jugador cuyo talento puede quedar por detrás del resto de los jugadores mencionados, pero que todavía tiene mucho que demostrar en el baloncesto europeo. Tiene un gran carácter y una garra que debió de traspasar a su hermano. Thanasis puede que no sea el jugador más habilidoso en la pista, pero está dispuesto a poner en riesgo su integridad física por el bien de juego de su equipo. Puede ser un factor diferencial, pues llega como algo más tapado y se puede convertir en una pieza importante gracias a su capacidad de ganarse huecos en penetración y con un tiro de tres puntos que sigue pasando desapercibido, pero que no deja de ser efectivo. 

¿Cómo juega esta selección?

Las opciones de la selección griega para llegar lejos en este Mundial, dependerá del estilo de juego que deseen plantear en pista durante la competición. Como es de esperar, equipo dependerá en gran parte listado individual de su gran estrella, Giannis Antetokounmpo. El juego de los helenos gira a su alrededor, de una manera parecida a lo que sucede en Milwaukee Bucks. Una vez atravesada la línea de medio campo, el balón suele estar en sus manos para intentar maniobrar de la mejor manera posible y añadir puntos en el marcador. Uno de los puntos fuertes que podrán encontrar los griegos con Giannis es su capacidad de sacar faltas a los oponentes, incluso más letal en el baloncesto FIBA de lo que está acostumbrado a hacer en los Estados Unidos.

Pero el verdadero potencial de esta selección está en el ataque en contraataque. Es un equipo que se alimenta de estas ocasiones ofensivas y que para ello cuenta con un especialista. En estos momentos, hay pocos jugadores en el mundo que sobrepasen a Antetokounmpo en acciones de ataque a la contra. Sus centímetros, velocidad y agresividad ofensiva son la mezcla perfecta para formar una máquina que no suele perdonar cuando se encuentra con este tipo de situaciones en la pista. Además, cuenta con un Nick Calathes al que no se le da nada mal articular jugadas a partir de este tipo de ventajas.

Ioannis Bourousis juega un papel fundamental en el sistema de los griegos. El pívot es el encargado de hacer que funcione el juego cuando el ritmo decrece y es el momento de formar acciones en el poste, o con penetración por parte de los exteriores. Ejerce de seleccionador de bloqueos, tanto directos como indirectos, para permitir que los jugadores sigan fluyendo y puedan encontrar las mejores situaciones de ataque. Los griegos cuentan con buenos tiradores, y esto es esencial para encontrar las mejores situaciones tanto en la esquina como en cualquier otro lugar del arco. 

Con Kostas Sloukas las cosas cambian, sobre todo cuando comparte pista con Calathes. El jugador de Fenerbahçe puede hacer mucho daño desde el exterior con su movilidad y velocidad para terminar de componer una partitura perfecta que dará muchos dolores de cabeza al rival. Se trata de un jugador que sabe buscar las ventajas ofensivas con cambios de ritmo con y sin balón, lo que le convierte en un factor diferencial si tiene un buen día, pues sabe finalizar cerca del aro y también con mucha precisión desde el exterior.

Otro de los factores a tener en cuenta de esta selección griega es su juego defensivo. Giannis Antetokounmpo seguirá siendo el abanderado, contando con unas dotes propicias para mantener a los jugadores pequeños lejos de la zona, y para pelear por posicionamiento en la misma con jugadores más grandes. Antetokounmpo puede jugar en cualquier posición con este equipo, y se le verá rotar en distintas posiciones dependiendo de lo que necesiten en cada partido, pero normalmente suele estar entre el ‘4’ y el ‘3’. Defendiendo a los hombres altos de los equipos rivales, Giannis puede sacar a relucir su instinto taponador que tan bien le ha colocado en la competición norteamericana. La pasada temporada fue seleccionado en el mejor quinteto defensivo de toda la NBA, y tendrá que demostrar su nivel en una competición muy distinta. Cuando juegue más alejado de la zona, podrá aprovechar su envergadura, como siempre lo ha hecho, para anteponerse en las líneas de pase y abrir de nuevo ataques a la contra para pulverizar a sus rivales.

Papanikolau es otro nombre propio del grueso defensivo de la selección helena. Es un jugador que se mantiene siempre alerta en este sentido, y que puede defender a jugadores de casi cualquier posición. Muy efectivo en el perímetro denegando el acceso a la zona a los defensores, está siempre dispuesto a colocar sus pies en el lugar adecuado para sobrepasar a sus rivales con un rápido movimiento de su cuerpo. Kostas tendrá que sumarse a este tejido defensivo de la selección griega, demostrando su habilidad para taponar cerca del aro y para robar balones.

Bourousis completará con su presencia en la zona un buen esquema defensivo para alejar a los hombres grandes de su posición. Es efectivo atrapando rebotes y una presencia necesaria para desviar la atención de sus rivales. Puede salir con cierta facilidad a defender hacia el exterior, aunque no suele hacerlo con frecuencia. Su lugar está cerca del tablero, donde se hace grande y donde se ha ganado el pan durante sus años como profesional.

Necesidad de medalla

Cualquiera que participe en esta Copa del Mundo tendrá en el horizonte la posibilidad de ganar una medalla, con la excepción de una serie de selecciones que afrontan la competición casi sin expectativas. La presión por conseguirla aumenta considerablemente cuando cuentas en tu plantilla con un jugador del talento individual de Giannis Antetokounmpo. La selección griega conoce sus limitaciones, pero también sus puntos fuertes y tendrán que sacarlos a relucir para intentar conseguir un puesto de categoría en esta competición. 

Las ausencias del resto de combinados nacionales colocan a Grecia como una seria candidata para estar en el podio, pero todo dependerá de los emparejamientos que tengan en las dos fases previas antes de los cruces directos por eliminación, así como de las sensaciones, no solo de Antetokounmpo, sino de una selección que cuenta con mucho talento en todas las posiciones.

Por lo tanto, el oro sigue siendo una posibilidad real, sobre todo teniendo en cuenta la lista de algunas selecciones que siempre han ocupado este puesto como Estados Unidos, España, Francia, Serbia… todos ellos cuentan con algún jugador importante que no podrá participar en este campeonato, y los griegos podrían intentar aprovecharse de esta situación para firmar su mejor resultado en un mundial, es decir, el oro. Con Giannis Antetokounmpo todo es posible y los aficionados griegos esperan poder marcar en el calendario con mucha alegría el año 2019 como uno de gran prosperidad para su baloncesto nacional.