ACB PHOTO

ANÁLISIS | Darío Brizuela, el héroe ramireño se queda en casa

Movistar Estudiantes confirmó la continuidad de una pieza clave como Brizuela

El Movistar Estudiantes ha confirmado la renovación de Darío Brizuela por una temporada, un movimiento que ha costado una “guerra intensa” con el Valencia Basket y que permite al conjunto estudiantil seguir contando con uno de los mejores anotadores de Liga Endesa la temporada pasada. Los del Ramiro de Maeztu se preparan para una temporada que esperan que sea mucho más satisfactoria que la anterior.

La continuidad del jugador vasco demuestra el compromiso de la entidad por que el equipo siga siendo competitivo en una liga que cada día crece más como la española. Hemos visto numerosos fichajes durante el verano que harán que la competición suba un escalón más de dificultad, si aún no parecía demasiado. Muchos jugadores han cambiado la NBA por Europa, y la ACB ha sido uno de los destinos predilectos.

Movistar Estudiantes ha asegurado en su plantilla al último de los grandes productos de una cantera que ha nutrido de talento sin pausa al baloncesto español. Brizuela es uno de los últimos ejemplos, aunque la lista es de cuantiosas dimensiones, así como lo que puede seguir llegando para el futuro. Una cosa está clara, a pesar de todos los rumores de una posible salida, Brizuela seguirá jugando en el Estudiantes la próxima temporada, y quién sabe durante cuánto tiempo más.

Valencia Basket y una nueva polémica en el tanteo

El contrato de Darío Brizuela con el Movistar Estudiantes finalizaba este verano, aunque el conjunto madrileño contaba con el derecho de tanteo. Esta cláusula ha causado una gran polémica desde varios años atrás, a causa de las guerras que puede abrir entre equipos que pelean por un mismo jugador. Brizuela ha sido uno de los casos más sonados de este verano. El conjunto taronja quería incorporar a uno de los nuevos talentos jóvenes de Liga Endesa, pero Movistar Estudiantes podía ejercer el derecho de tanteo para quedárselo y continuar con la ficha que ofrecía Valencia.

El club colegial no ha dudado en hacer todo lo posible para que Brizuela se quede en el equipo, e incluso llegó a presentar una queja a la ACB por la oferta del cuadro de la capital del Turia. Esta queja tenía como base principal una serie de elementos en su nuevo contrato que podían llegar a incumplir el derecho de tanteo. Estos elementos nunca se llegaron a desvelar, pero parece que se trata de incentivos económicos, algo que no ha considerado correcto el Movistar Estudiantes.

El conjunto estudiantil tendrá que hacer un gran esfuerzo para mantener en su plantilla a uno de los grandes talentos de la competición. Valencia tendrá que esperar para intentar pescar a un jugador sobre el que llevan siguiendo la pista durante mucho tiempo. Movistar Estudiantes no tendrá que lamentar una gran pérdida en lo deportivo, pero tendrán que ajustarse el cinturón en lo económico para mantener una ficha al nivel de una futura, si no presente, estrella de la ACB.

El héroe de la permanencia del Estu

La temporada pasada fue realmente dura para el Movistar Estudiantes. Las cosas no fueron tal y como se planearon, y tuvieron que luchar hasta el último segundo para evitar el descenso. Algunos equipos que ocupaban la parte baja y daban más tranquilidad a los madrileños como Herbalife Gran Canaria o UCAM Murcia, apretaron la pelea durante las últimas jornadas, y la tensión se tuvo que vivir hasta el último instante. Finalmente, Movistar Estudiantes pudo continuar una temporada más en Liga Endesa, terminando con el descenso de dos equipos que ocuparon las zonas de descenso durante mayo parte del curso, Delteco GBC y Cafés Candelas Breogán.

Gran parte de la culpa del no descenso a LEB Oro del Movistar Estudiantes fue Darío Brizuela. Entre un abismo que se traducía en derrotas constantes de Movistar Estudiantes, un héroe con o sin capa, fue capaz de mantener al conjunto estudiantil en el sitio que pertenece con partidos de una gran calidad individual. El último que sellaba la permanencia de manera definitiva fue ante Monbus Obradoiro, un equipo que había ocupado la mitad de la tabla durante todo el curso, pero que llegó al final de temporada con una ligera amenaza de los puestos menos deseosos para los clubes de ACB.

Tuvieron que viajar hasta Madrid para disputar en el WiZink Center un partido que, a pesar de no ser de gran riesgo para los gallegos, lo era para los locales, y gracias a un Brizuela apoteósico pudieron sellar una permanencia que costó sangre, sudor y lágrimas. Los aficionados del Movistar Estudiantes podrán seguir contando con un jugador que les ha evitado más de un disgusto para la 2019-20.

Un hombre de la casa

Con la renovación de Darío Brizuela, el Movistar Estudiantes da un golpe sobre la mesa, asegurando la continuidad de un hombre formado en la cantera del conjunto madrileño. El vasco continuará en casa, demostrando la eficacia del programa de desarrollo del conjunto del Ramiro de Maeztu. Durante la pasada temporada, batió sus topes en puntos, asistencias y valoración, con unos números totales de 14,7 puntos, 1,8 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y 13,3 de valoración por encuentro.

El vasco seguirá defendiendo la camiseta de Movistar Estudiantes y, aunque cueste un gran esfuerzo económico, la entidad podrá decir con orgullo que hizo todo lo posible para que su talento no tuviera que salir fuera para buscar un contrato que merecía o un papel más importante para tener opciones de conquistar algún título. La dirección del club ha actuado con firmeza y con la seguridad suficiente como para mandar un mensaje claro a la afición, quieren seguir siendo competitivos cueste lo que cueste.

Un nuevo año para pasar página

El principal objetivo para Movistar Estudiantes en la temporada 2019-20 es evitar el sufrimiento que vivieron en la 2018-19. Han perdido piezas importantes que han estado ligadas al proyecto durante los años anteriores, pero han llegado otros jugadores con experiencia en Europa para intentar llevar al club lo más lejos posible en la competición nacional.

Muchos cambios en la plantilla, también en el banquillo, donde ha aterrizado el serbio Aleksandar Dzikic. Un lavado de cara para un Estudiantes que necesita mejorar sus registros de la temporada pasada. Algunos jugadores que fueron importantes durante el curso anterior como Gentile, Whittington o Clavell no continuarán, pero han añadido nuevas caras para renovar la ilusión de la afición.