Foto: NBA.com

ANÁLISIS | El mejor quinteto de la década en la NBA

NBA.com ha sacado su ránking de los cinco mejores jugadores de la década

El verano es un momento complicado del año para mantener entretenidos a los aficionados de la NBA que no pueden esperar a que comience la próxima temporada. Los movimientos efectuados en la agencia libre dejan a todos con la miel en los labios esperando que comience el nuevo curso. No obstante, la maquinaria nunca para y los medios de comunicación hacen todo lo posible para hacer que los contenidos sigan saliendo.

Uno de los últimos ejemplos es el nuevo ranking ofrecido por la web oficial de la NBA donde clasificaban a los mejores jugadores de la competición en la última década, es decir, desde la temporada 2009-10 hasta la 2018-19. Estos jugadores fueron seleccionados por un equipo formado por redactores de NBA.com así como productores y analistas de NBA TV. El equipo consiste en dos jugadores de backcourt y tres ‘forwards’.

Las elecciones no han se han ido muy lejos de lo que cada uno puede tener en mente, y en este artículo repasaremos brevemente la trayectoria de cada jugador seleccionado en el mejor quinteto de la década en la NBA. Estos jugadores han sido: Stephen Curry, James Harden, LeBron James, Kevin Durant y Kawhi Leonard. Todos ellos han estado por lo menos en unas Finales en estos últimos diez años, ganando todos al menos dos campeonatos a excepción de James Harden, que no colecciona ninguno.

Stephen Curry

Estadísticas: 10 temporadas, 694 partidos, 23,5 ppp, 4,5 rpp, 6,6 app, 1,7 robos, 47,7% TC, 43,6% 3PT, 90,5 % TL

Nadie puede poner en duda el hecho de que Stephen Curry ha cambiado el juego tal y como lo conocíamos en los últimos diez años. El base de Golden State ha demostrado que no es necesario tener un físico a la altura de los dioses para ser una superestrella en la NBA, y se ha convertido en el referente de muchos de los nuevos aficionados que se han enganchado a la competición en los últimos años. En 2009 fue seleccionado en la posición número 7 del Draft, y desde entonces ha ido evolucionando hasta convertirse en el dos veces MVP y tres veces campeón de la NBA que es hoy.

No tuvo mucha suerte en los inicios de su carrera como profesional. Sus tobillos le pasaron factura y tuvo que perderse muchos partidos por ello. Sin embargo, los Warriors tomaron el riesgo de confiar en él, traspasando a su máxima estrella, Monta Ellis, para darle las llaves del backcourt así como a un tal Klay Thompson, que ya llamaba a la puerta para hacerse con los minutos de titular en el puesto de escolta.

Gracias a su baloncesto, los Warriors han completado uno de los periodos más exitosos de los últimos años con cinco apariciones consecutivas en unas Finales en las que pudieron ganar tres anillos; solamente Cleveland Cavaliers y Toronto Raptors pudieron superarlos en 2016 y 2019.

Curry se ha consolidado como uno de los mejores, si no el mejor, de la historia de la competición. La revolución del triple comenzó desde su muñeca, y ha llevado a Golden State al Olimpo con un estilo de juego muy particular.

James Harden

Estadísticas: 10 temporadas, 765 partidos, 24,3 ppp, 5,2rpp, 6,2 app, 1,6 robos, 44,3% TC, 36,5% 3PT, 85,7% TL

El escolta de los Rockets, MVP de la temporada 2017-18, ha sido el elegido para esta lista tan particular. Harden también fue seleccionado en el Draft de 2009, al igual que Stephen Curry, aunque este fue elegido en la posición número 3. La situación de Harden fue muy distinta a la de Curry, pues aterrizó en unos Oklahoma City Thunder que ya tenían las piezas necesarias para convertirse en un equipo competitivo. Harden fue toda una estrella en la Universidad de Arizona y llegaba a la NBA con un pedigree muy distinto al resto.

Oklahoma le añadió a una plantilla que ya contaba con otros dos MVPs, Kevin Durant y Russell Westbrook. Pudo desarrollarse en una buena cultura, un mercado pequeño que surgió casi de la nada para convertirse en un aspirante al título, y que alcanzó sus primeras Finales en 2012, frente a unos Miami Heat con sed de títulos tras la derrota en las Finales de 2011 ante Dallas Mavericks. Harden, como sexto hombre de ese equipo, no pudo demostrar toda su calidad, pero el traspaso a Houston cambió por completo su trayectoria.

Los Thunder decidieron hacer todos sus esfuerzos por mantener a Durant, Westbrook, Ibaka y Perkins, mandando a Harden a Houston, uno de los peores movimientos que ha ejecutado la franquicia. En Texas, Harden se convirtió en el hombre referencia y con el paso de los años fue desarrollándose hasta convertirse en uno de los mejores anotadores de la competición. Nunca ha tenido la oportunidad de volver a las Finales ni de ganar un anillo, pero sus temporadas individuales están entre algunas de las mejores de la historia.

Ahora, con Westbrook a su lado en Houston, espera poder cambiar el rumbo y tener opciones de jugar unas Finales y pelear de nuevo por el título con un viejo amigo.

LeBron James

Estadísticas: 10 temporadas, 726 partidos, 26,9 ppp, 7,7 app, 7,6 app, 1,5 robos, 52,9% TC, 35,3% 3PT, 73,5% TL

En la última década, hemos sido testigos del máximo apogeo de uno de los candidatos a quitarle el trono al mejor jugador de todos los tiempos, Michael Jordan. Tras intentarlo sin éxito en Cleveland, LeBron James puso rumbo a Miami Heat en el verano de 2010 con su famosa “decisión”. Se unió en ‘South Beach’ con dos buenos amigos como Dwyane Wade y Chris Bosh, y formaron un trío para el recuerdo que llegó a conquistar dos anillos de la NBA, mucho menos de lo esperado pero con un dominio que alcanzó las expectativas de los aficionados.

En estos últimos diez años, LeBron James ha alcanzado su mejor forma física, exhibiendo un aspecto sobrehumano en Miami, donde parecía que las lesiones no le afectaban y demostraba una gran superioridad frente a sus rivales en ese aspecto. Tras caer en las Finales de 2014 con San Antonio Spurs, decidió volver a Cleveland para llevarles a la tierra prometida. Siempre tuvo la espina de poder dar un campeonato a los Cavaliers, y al fin pudo cumplir uno de sus máximos objetivos en su carrera como profesional.

En 2016, junto con Kyrie Irving y el resto de sus compañeros en los Cavs, lograron la mayor remontada de la historia de la NBA, sobreponiéndose a unos Warriors que lideraban 3-1 la eliminatoria, con un séptimo partido para la historia en el Oracle Arena que coronaba a los Cavaliers como campeones por primera vez en la historia. Golden State se reforzó con la llegada de Kevin Durant y Cleveland nunca pudo saborear otro campeonato. Si no hubieran coincidido con uno de los mejores equipos de la historia, como los Warriors de Curry, Thompson, Green y Durant, los Cavaliers podrían haber añadido al menos un campeonato más.

Ahora, LeBron James ha pasado página y se encuentra en otro punto completamente distinto de su carrera. Decidió poner rumbo a Los Ángeles Lakers para convertirse en la cara de la franquicia angelina. El pasado curso, las lesiones le impidieron estar en pista todo lo deseado y se perdió los Playoffs por primera vez en la última década. No obstante, ha podido prosperar en los negocios con multitud de empresas y con una película a la espera de ser estrenada en los próximos años, ‘Space Jam 2’.

Kevin Durant

Estadísticas: 10 temporadas, 695 partidos, 28 ppp, 7,4 rpp, 4,4 app, 1,1 robos, 50,1% TC, 38,4% 3PT, 88,5% TL

En el año 2009, Kevin Durant comenzó a darse cuenta de lo que significaba ser una superestrella en la NBA. Su estreno en 2007 ya fue apoteósico, pero en los años posteriores empezaría a moldearse uno de los mejores anotadores de la historia. Con Russell Westbrook a su lado, formó una de las mejores duplas de la competición que pudo ganar un título en 2012. Los Heat de LeBron se lo impidieron, pero Durant seguiría peleando por lograr ese ansiado título en los años posteriores.

En 2014 mostró una de sus mejores versiones como profesional, haciéndose con el premio de MVP de la temporada. Sin embargo, los San Antonio Spurs de Gregg Popovich, Kawhi Leonard, Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker pudieron sobrepasarlos en las Finales del Oeste impidiendo que volvieran a unas nuevas Finales, donde buscaban la revancha ante los Heat dos años más tarde. En los años posteriores, Golden State Warriors se convirtió en su principal enemigo, evitando que pudieran volver al sitio que merecían estar.

Tras mucho intentarlo, en el verano de 2016 Durant decidió unirse al proyecto de la Bahía, donde Curry, Green y Thompson le esperaban para formar uno de los mejores equipos de la historia. Kevin Durant alcanzó el siguiente nivel bajo el mandato de Steve Kerr, ganando sus dos primeros campeonatos y poniendo en seria cuestión el título de mejor jugador del mundo junto con LeBron James.

Ahora, tras tres años en la Bahía, Durant ha hecho las maletas a Brooklyn, donde espera poder cambiar la historia de una franquicia que nunca ha visto un anillo, a pesar de alcanzar las Finales a principio de siglo con un equipo comandado por Jason Kidd y Vince Carter entre otros.

Kawhi Leonard

Estadísticas: 8 temporadas, 467 partidos, 17,7 ppp, 6,3 rpp, 2,4 app, 1,8 robos, 49,5% TC, 38,3% 3PT, 84,8% TL

El ‘fun guy’ ha sido otro de los nombres a destacar en los últimos diez años. Fue seleccionado en el Draft de 2011 en la posición número 15 por Indiana Pacers, y posteriormente traspasado a unos Spurs que supieron ver el talento de uno de los grandes nombres llamados a mandar en los próximos diez años. Es el jugador más joven de la lista, pero ya ha conseguido hacerse con trofeos muy importantes que le avalan como uno de los mejores jugadores del mundo.

Kawhi Leonard llegó a la NBA como un hombre muy callado, que se amoldaba muy bien a la cultura ganadora de los Spurs. Saltó al estrellato en 2014 cuando se convirtió en el MVP de las Finales del último título de los Spurs por su defensa sobre LeBron James, que no pudo hacer nada para evitar la grandeza de un jugador que ha llegado para romper todos los moldes que conocíamos como superestrella. Un hombre humilde, callado y al que no le gusta llamar la atención. El jugador llamado a ser el relevo generacional de Duncan, Parker y Ginóbili, que un día decidió rebelarse ante una franquicia que no le dejaba ser quien era.

Una lesión y el cuestionamiento de su estado por parte de la franquicia le llevaron a pedir el traspaso, uno de los movimientos posiblemente más acertados de su carrera. Toronto Raptors dio a su jugador franquicia para apostar por una estrella con experiencia en Playoffs pero cuyo estado de salud era todo un misterio. La apuesta salió bien, muy bien, hasta el punto de ganar el primer campeonato en la historia de la franquicia canadiense.

En el último año, el propio Leonard se ha revalorizado de manera brutal, convirtiéndose en el hombre de moda de la competición y en una de las principales caras visibles de la liga a pesar de su timidez y sus pocas palabras. Ahora, jugará en su casa, en Los Ángeles, defendiendo la camiseta de los Clippers. Leonard quiere cambiar la historia de otra franquicia, y tendrá que pasar por encima de los vecinos para lograrlo. Se avecinan otros diez años muy entretenidos con un Leonard al máximo nivel.