LOS ANGELES, CA - JANUARY 28: Atlanta Hawks Guard Trae Young (11) reacts to a basket during a NBA game between the Atlanta Hawks and the Los Angeles Clippers on January 28, 2019 at STAPLES Center in Los Angeles, CA. (Photo by Brian Rothmuller/Icon Sportswire)

ANÁLISIS | Trae Young, un líder total para Atlanta Hawks

El base espera poder dar el siguiente paso en su segunda temporada

El base está entrenando a un alto nivel este verano, ha ganado entre 5 y 7 kilos de músculo y a la vuelta de su paso por el ‘training camp’ con el ‘Team USA’ le espera Kobe Bryant para continuar trabajando. Su compromiso con Atlanta es total y no solo está trabajando su juego en estas fechas, sino que también está poniendo a punto su capacidad de liderazgo junto a Lloyd Pierce y Travis Schlenk, entrenador jefe y general manager de los Hawks.

Trae Young llegó a la NBA con esa coletilla de ‘el nuevo Stephen Curry’, que suele ser algo más negativo que positivo en ocasiones. Fue a parar a los Atlanta Hawks, vía traspaso en la noche del draft por un Luka Doncic al que no paraban de darle bombo tanto en Europa como en Estados Unidos. Sus dos primeros lanzamientos fueron dos ‘air-balls’ desde el triple. Y por si fuera poco, su 1.88 de altura no calmaban las dudas sobre él, sino que las avivaron. Pero toda esa presión a Trae Young le da igual.

El base de Atlanta Hawks fue de menos a más la temporada pasada, haciendo una competición ‘post All-Star’ sobresaliente. Incluso consiguiendo el premio a mejor jugador de la semana, logro que no tiene el ganador del ROY, Luka Doncic. Pero la ambición de Trae ni mucho menos termina ahí. En su deseo por llegar a ser “el mejor jugador de esta generación” están implícitas muchas horas de trabajo y sacrificio que está cumpliendo el perseverante joven.

Young tiene ahora de 5 a 7 kilos extra de músculo y quiere llevar su juego al siguiente nivel entrenando con Kobe Bryant a la vuelta de su paso por la selección norteamericana. Pero su trabajo durante este verano no se limita solo a lo físico, táctico y técnico. En el otro lado está ser un jugador clave también fuera de las canchas. Un líder total. Ese que quieren tener tanto Lloyd Pierce, entrenador jefe de Hawks, como Travis Schlenk, General Manager de la franquicia, en la figura de Trae Young y que así se lo hicieron saber. La respuesta del base en el medio ‘The Athletic’ no deja lugar a dudas:

“Siempre he sido un líder y es lo que quiero”.

El verano de Trae Young

Atlanta Hawks y Trae Young son un fit perfecto en sí mismos, mezclando juventud, talento, ambición y buen hacer fuera de las pistas. Ambos están preparados para la NBA moderna. El base lanzó 482 triples con un 32.4% de acierto, que no está mal para el volumen de tiro que tuvo el ‘rookie’. Además, desde 4.8 metros o menos de distancia con el aro tiró 695 veces, con un porcentaje del 49.5%. Lo que se traduce en buenos números para la primera temporada de Trae. El gran lastre del jugador de Texas es el ‘mid-range’, lanzamientos de entre 4.8 metros y la línea de 3 puntos. Solo lanzó en 79 ocasiones con un acierto del 31.6%. La diferencia es notable.

Es por ello que Young ya está tratando de mejorar esos porcentajes para la próxima campaña y hacerse más imprevisible con el balón en las manos. Él sabe que se ha convertido en el jugador franquicia de Atlanta Hawks y que los rivales le van a preparar defensas que le dificultarán en gran medida sus ofensivas, por lo que debe desarrollar nuevas armas para que no le cojan desprevenido.

La estrella de los Hawks ha estado trabajando durante los meses de mayo y junio, 3 semanas cada mes, para luego irse a la Summer League a entrenarse con el equipo que había reunido Atlanta en Las Vegas. Ahora irá al ‘training camp’ de la selección de Estados Unidos, del 5 al 9 de Agosto, para formar parte del ‘Select Team’ que reforzará los entrenamientos de los elegidos para ir al Mundial de China. Más tarde ya tiene cita concertada con Kobe Bryant para continuar su trabajo en el ‘mid-range’ y aprender de la ‘Mamba Mentality’. Esfuerzo y constancia marcan la agenda veraniega del que no quiere por nada en el mundo decaer en su juego.

La lista negra de Trae

Si dudas de Trae Young llegará un momento en el que te arrepentirás, esa es la máxima del jugador nacido en Texas. Su cabeza se alimenta de ello, de las dudas sobre él. Lo almacena en una lista negra y las hace pagar. Supone un caldo de cultivo perfecto por el que no para nunca de trabajar duro, aunque sea verano. Ya ha demostrado una parte de esta mentalidad en su año ‘rookie’. No empezó bien, pero solo hay que ver cómo terminó. Entrando incluso en el debate por el ROY, que tenía nombre desde hacía meses.

Cuántas veces habrá escuchado Young que es muy pequeño para triunfar en la NBA o incluso para llegar a la mejor liga del mundo de baloncesto. Cuántos tapones se habrá llevado un jugador de su estatura cuando el resto ya se habían desarrollado. Cuánto habrá tenido que trabajar y evolucionar su juego para sacar partido de sus penetraciones o de su rango de tiro lejanísimo. Nunca le ha importado. Ni siquiera que solo obtuviese dos votos en primera posición para ganar el ROY. Esta es una motivación extra para él.

“Jamás olvido algo. Nunca olvidaré mis dos primeros tiros en la Summer League, por los que la gente dudó de mí. Incluso yendo atrás al instituto, lo añado a la lista. Solo quiero demostrar a esas dos personas que votaron por mí que estaban en lo cierto”, afirmó Trae.

El líder de Atlanta Hawks

Young es un ejemplo en la pista, un jugador que guía a su equipo hasta la victoria sin importar lo que queme el balón, en su segundo año por empezar ya es una referencia para otros jugadores. Pero cuando le admiras y al ser seleccionado en el Draft por la franquicia del estado de Georgia, te llama en mitad del barullo para darte la bienvenida al equipo, uno ya empieza a tomarse las cosas aún más en serio. Este es el caso de Cam Reddish. Un “manos a la obra” fue lo que Trae Young le dijo con entusiasmo a Reddish aquel día. El nuevo ‘rookie’ de los Hawks admitió que ese gesto “significaba mucho” para él.

Pero no todo queda aquí. Young ya se ha puesto en contacto con los jóvenes que oficialmente forman parte de la plantilla de Atlanta, además de ir a comer con Cam antes de la Summer League. Con el apoyo y dirección de Pierce y Schlenk, Trae Young será ese pilar en el que se sustente la franquicia en los próximos años. En la pista destrozando al rival y fuera de ella siendo el líder que Atlanta necesita en los entrenamientos, en el vestuario o en la sala de vídeo. Los Hawks están preparados, Trae Young está preparado y como él mismo dice:

“Podemos sorprender a mucha gente”.