Kawhi Leonard y Paul George, presentados como nuevos jugadores de los Clippers

Un momento histórico para la franquicia de Los Ángeles

El gimnasio donde los integrantes de Los Ángeles Clippers llevan a cabo las preparaciones antes de cada partido se llenó para recibir a dos jugadores que están llamados a cambiar el rumbo de la historia de la franquicia. Prensa, aficionados, familiares, amigos y un grupo de niños invitados por el equipo fueron los encargados de dar la primera bienvenida a las dos grandes adquisiciones para la temporada 2019-20 de estos Clippers.

Kawhi Leonard y Paul George, probablemente el mejor duo que jamás ha vestido la camiseta de los Clippers, fueron presentados de manera oficial como nuevas piezas del proyecto de Steve Ballmer, Doc Rivers y Jerry West entre muchos otros, que han sido los desencadenantes de un movimiento que coloca al que siempre ha sido “el segundo” equipo de la ciudad como uno de los grandes candidatos a levantar el Larry O’Brien en junio.

Lawrence Frank, presidente de operaciones de baloncesto, fue el primero en tomar el escenario para dar la bienvenida a sus nuevos jugadores, recordando que ese instante era un “landmark moment” para la franquicia, un instante histórico, como si el propio Neil Amstrong hubiera llevado una camiseta con el azul y el rojo de los Clippers. Posteriormente fue el momento de Steve Ballmer, cuya intervención enérgica jamás será olvidada y que podría ser recordada en unos cuantos meses si logran el máximo objetivo.

“Tenemos a dos chicos que creemos que serán perfectos para jugar juntos y darnos la oportunidad de hacer lo que realmente queremos. Estamos aquí por una sola razón, para ganarlo todo” dijo el dueño de la franquicia, que ha logrado que la historia cambie de un plumazo desde que compró el equipo en 2014 con el desencadenante de las desafortunadas palabras de Donald Sterling, cuyo racismo ha llevado a los Clippers ha incorporar a dos superestrellas afroamericanas que podrían brindar a la organización su primer campeonato de toda la historia.

Hace ocho años, los Indiana Pacers seleccionaron a Kawhi Leonard en el Draft en la posición número 15, una decisión muy arriesgada, pues en Indianápolis ya contaban con un joven muy prometedor de sus mismas características y posición, un tal Paul George. Decidieron intercambiar a Leonard por George Hill a San Antonio Spurs, y el resto es historia. Ahora estos dos nativos del sur de California tendrán la oportunidad de jugar juntos y pelear por el campeonato, tal y como el destino quiso desde un principio.

“Parece que es cosa del destino. Siempre quise jugar con Kawhi y pedí a los Pacers que no le traspasaran. Ahora podremos hacer lo que siempre quise, jugar con él” esas fueron las primeras palabras oficiales de Paul George como jugador de los Clippers, perpetuando un dúo que espera dar muchas alegrías a una ciudad que ya ha pasado por muchas cosas negativas en los últimos años en el mundo del deporte.

Posteriormente fue el turno del hombre del momento en la NBA, Kawhi Leonard, que siendo ya campeón de la NBA y MVP de las Finales en dos ocasiones, ha decidido volver a casa para estar cerca de los suyos y seguir peleando por el título. Estuvo cerca de decantarse por otro equipo, pero la decisión de traspasar por Paul George le acercó de manera inevitable a una franquicia con la que se le había relacionado acertadamente desde que se completara el traspaso entre San Antonio Spurs y Toronto Raptors, un movimiento que cambiaría para siempre la historia de la franquicia canadiense.

“Los dirigentes fueron muy transparentes conmigo, el objetivo es ganar. Es una gran oportunidad para nosotros el poder construir una nueva identidad en esta franquicia, hacer historia, nunca han estado en unas Finales ni han ganado nada, es un gran reto que queremos afrontar”.