Foto: FEB

España sufre para cerrar el torneo de Fuenlabrada por todo lo alto

El cuadro de Mondelo lo tuvo muy difícil ante un equipo británico muy sólido

La Selección Española disputaba su último encuentro de preparación antes del EuroBasket femenino donde las chicas de Mondelo pelearán por sumar un nuevo título a las vitrinas del equipo.

El torneo de preparación celebrado en el Fernando Martín de Fuenlabrada llegaba a su fin con un España – Gran Bretaña que medía a las dos selecciones capaces de ganar sus anteriores partidos en este mini torneo.

Ninguna quería marcharse a casa con un mal sabor de boca antes de afrontar un reto tan importante como el título europeo, donde las expectativas son mis altas para las españolas.

Gran Bretaña mordió primero

La selección británica saltó al parqué del Fernando Martín con mucha energía, imponiendo su juego desde el primer momento a partir de la defensa. Pudieron lograr la ventaja pronto gracias a su acierto exterior y posteriormente aguantaron ante la ofuscación del cuadro local.

Las chicas de Mondelo no tuvieron el inicio esperado, con faltas de comunicación en ataque y defensa que marcaron la diferencia en detrimento del combinado español.

Especialmente destacado fue el juego de Karlie Samuelson, con 11 puntos en la finalización del primer cuarto demostrando su calidad en el tiro exterior y sobrepasando con facilidad sobre la defensa de España.

Marcó la diferencia y permitió que su equipo fluyera con total libertad, distribuyendo también con su movimiento de balón ocasiones de ventaja para las suyas. La ‘5’ Fagbenle y Stefanie Collins se aprovecharon especialmente de la inspiración de su compañera.

Engranajes engrasados en el segundo cuarto

A España le costó arrancar, tuvo el partido cuesta arriba en algunos momentos, pero tras los primeros diez minutos supieron solventar la situación y acercarse para reducir la ventaja de su rival de manera significante.

Marta Xargay estaba siendo de lo poco positivo hasta el momento con 12 tantos, aunque el movimiento constante del balón por parte de la selección Española permitió encontrar mejores selecciones de tiro tanto dentro como fuera de la zona.

Silvia Domínguez, Laia Palau y Laura Nicholls se activaron especialmente para poner al pabellón en pie y encontrar un método para detener a las británicas en ataque y aprovechar sus ocasiones a la contra.

Las tiradoras del conjunto británico, entrenado por José Buceta, se fueron enfriando, y España encontró sus oportunidades cuando más lo necesitaba. A poco más de minuto de finalizar la primera mitad, lograron poner el empate a 34 ante una Karlie Samuelson que estaba dando todo un recital de tiro exterior desde que el árbitro hizo sonar su silbato.

Partido distinto tras el descanso

Los aficionados presentes en el Fernando Martín estaban disfrutando de un partido con un ritmo vertiginoso, donde ambas selecciones mostraron un alto nivel ofensivo para mantener viva la pugna por el liderato en el marcador.

Sin embargo, tras la reanudación, la tónica del partido cambió por completo y pasó a ser un encuentro mucho más físico y defensivo, donde los equipos sumaron de manera consistente desde la línea de personal aunque con menor acierto en el tiro en suspensión.

https://twitter.com/BaloncestoESP/status/1142890155025600513

España pudo recuperar la ventaja que no había tenido en ningún momento del partido, aunque las británicas pudieron recuperar su posición encadenando varios ataques exitosos, que con ese ritmo de partido podían decantar el resultado final.

La selección entrenada por Mondelo intentó buscar suerte de cara al aro, pero la defensa de su rival se estableció con dureza más allá de la línea de tres y evitó las internadas de la selección española, que lo intentó en más de una ocasión entrando hasta la pintura sin éxito.

Todo por decidir

Entrando en los últimos 10 minutos de partido, el 47-47 logrado por la selección española establecía una igualdad que bien reflejaba lo que había sido el partido en sus tramos más importantes. Las británicas no estaban dispuestas a dejarse ceder en un encuentro tan importante y España no quería marcharse con derrota al Eurobasket.

El duelo interior fue de lo más destacado de los últimos minutos, donde las británicas de mano de Fagbenle establecían una diferencia de cuatro puntos que se antojaba muy complicada, sobre todo teniendo en cuenta la dinámica del momento que bien se asemejaba a la vista a lo largo de los diez minutos anteriores.

Anna Cruz ponía el partido en dos puntos de diferencia con poco más de dos minutos para el final, España aún tenía opciones en un partido que se le había complicado demasiado; sobre todo por el acierto de las exteriores rivales.

Ante el tiro libre anotado de las británicas, España se colocaba a un solo punto de poder dar el golpe final. Uno de ellos lo dio Laura Nicholls bajo canasta, donde se hizo grande durante toda la tarde. Volvían a recuperar la ventaja a pesar de una nueva recompensa desde la personal para las británicas que les volvía a dar la ventaja.

A menos de un minuto para el pitido final, las chicas de Mondelo tuvieron varias opciones para poner dos puntos de diferencia y asegurarse algo más de confort, pero los tiros no entraron. Por suerte, Nicholls estuvo muy atenta al rebote ofensivo en dos ocasiones para terminar dejando un balón a Xargay con entrada libre al aro incluida y poner el 64-63 a 45 segundos.

En una de las últimas jugadas, evitaron el triple de su rival a la perfección, pero Leedham encontró su camino hacia el aro para obtener dos tiros libres. El resultado volvía al 64-65 favorable para las visitantes y el balón, de nuevo, en el tejado de las españolas.

En el momento más importante, Anna Cruz apareció y anotó uno de los tiros más importantes de todo el partido, un lanzamiento en suspensión  la altura de la línea de personal para poner el 66-65 y dejar las cosas, otra vez, muy igualadas con poco tiempo en el marcador.

El partido terminó quedándose en casa, la última jugada estuvo marcada por el error de entendimiento entre Leedham y Monakana, terminando con un tiro que no tocó ni aro y permitió a España consumir tiempo y sacar dos tiros libres par Xargay, que acertaría uno de ellos.