Foto: Cassy Athena / Getty Images

ANÁLISIS | Descubriendo el Draft de 2019: Darius Garland

Analizamos a uno de los jugadores que se presentan al Draft, Darius Garland

En las últimas horas un nombre ha amenazado con cambiar la jerarquía establecida en las tres primeras posiciones del Draft, que parecían estar completamente claras para todos los dirigentes de cada franquicia así como los aficionados que no esperaban ningún cambio de última hora como puede llegar a ser común. Darius Garland, uno de los grandes olvidados de cara al próximo Draft, ha irrumpido con fuerza y apunta a ser una de las posibles sorpresas durante una noche mágica para todos los novatos que están a punto de entrar a la liga.

Ataque y recursos

Darius Garland es un base que destaca especialmente por su capacidad ofensiva. Puede aportar en el futuro una buena cantidad de puntos para cualquier franquicia que lo seleccione, y llega a este Draft con el ataque por bandera para posicionarse como uno de los candidatos a robar la corona de mejor base a Ja Morant, quien parece estar establecido en la segunda posición.

La creación de tiro es su especialidad, es uno de los lanzadores más peligrosos de todos los que se presentan al Draft y es letal a la hora de hacerse con sus propias oportunidades tanto en el triple como en la media distancia. Buen manejo del balón que le permite deshacerse de su defensor para crear las mejores oportunidades para que el tiro acabe dentro.

Garland es un jugador que aprovecha muy bien las situaciones de pick-and-roll, tanto para lanzar de larga distancia como para atacar el aro sin piedad, aunque este siga siendo uno de los aspectos que debe seguir mejorando una vez entre en la competición.

Por otra parte, ha demostrado ser un jugador muy letal en el ‘catch-and-shoot’, recibiendo en situaciones de poco espacio entre los defensores así como totalmente abierto desde las distintas posiciones de la pista. A priori, cuenta con un arsenal que ejemplifica todo lo que un equipo podría desear para un base en esta evolución del juego donde tiene tanta importancia el tiro exterior.

Darius Garland cuenta con unas capacidades suficientes como para poder ejercer de distribuidor del juego, sobre todo si arranca con el balón en las manos y puede crear oportunidades para sus compañeros desde bloqueos directos o indirectos.

Defensa

La defensa es uno de los principales aspectos a mejorar en el caso de Darius Garland. No es un defensor nato, para eso los equipos pueden buscar otro perfil de jugador. Garland es un ‘prospect’ predominantemente ofensivo aunque puede aportar al otro lado del balón si su defensor no destaca por su rapidez y su influencia ofensiva.

Garland defiende sobre el balón en un grado normal para cualquier base de su edad y sin experiencia en el baloncesto profesional, a pesar de haber estado presente en numerosos encuentros de la selección de Estados Unidos desde la edad de los 14 años.

El principal problema defensivo del base lo encontramos a la hora de cambiar de jugardor en los emparejamientos, algo que le puede sacar de quicio y donde los equipos rivales pueden sacar mucha ventaja.

Físico

El físico es uno de los grandes interrogantes de Garland. Únicamente pudo jugar cinco partidos la pasada temporada con la Universidad de Vanderbilt, pues sufrió una lesión en el cruzado de la que ya está completamente recuperado. Las franquicias le han observado entrenar previo al Draft y le han visto en muy buena forma, pudiendo ser este uno de los grandes motivos por los cuales su proyección ha crecido tanto en los últimos días.

Se puede intuir por ello que aún le queda cierto tramo para llegar a su mejor nivel, al que solo podrá alcanzar si vuelve a la dinámica de un partido de baloncesto. No destaca por su capacidad atlética, es un jugador que se hace fuerte en las situaciones de juego exterior y no suele recurrir demasiado a su cuerpo para sacar ventaja en los ataques interiores, aunque es uno de los aspectos que más debe trabajar durante el próximo verano.

Potencial

Darius Garland es uno de los ‘dark horses’ como se dice en Estados Unidos, uno de esos novatos de los que no se están llevando todos los focos y que más puede sorprender cuando vuelva a jugar al baloncesto. Tiene uno de los potenciales más interesantes y altos de esta camada, superando aparentemente a jugadores como Ja Morant o Jarrett Culver, que podrían incluso quedarse un paso atrás de él cuando complete su ebullición.

Hasta la explosión del base de Murray State, era considerado como el mejor en su posición de cara a este Draft, y a muchos parece que se le ha olvidado esta condición a causa de la lesión que sufrió jugando baloncesto en la Universidad.

Comparación

Por su estilo de juego, una de las comparaciones más evidentes es la de Damian Lillard, un prototipo de base al que aspira a asemejarse en su mejor nivel. Funcionalmente, un jugador del que podría aprender mucho es de Fred VanVleet, ya que podría asumir un rol bastante parecido si termina siendo seleccionado en cuarta o quinta posición, como la mayoría de los mocks proyectan. En ambos casos tendrán que lidiar con dos bases que han tomado la delantera por el momento como Lonzo Ball o Collin Sexton, permitiendo absorber parte de la presión que recibiría en el caso de ser titular desde el primer momento, situación que podría encontrarse un poquito más abajo, en Phoenix, donde estarían encantados de emparejarlo con Devin Booker y Deandre Ayton.