ACB Photo / J.M. Casares

Octava final consecutiva por la vía rápida

El Real Madrid venció a Valencia Basket en el tercer partido de las semifinales.

Valencia Basket volvía a la Fonteta para intentar alargar las semifinales de Liga Endesa ante un Real Madrid que no había mostrado señas de debilidad en los dos anteriores partidos disputados en el WiZink Center. Con una victoria fuera de casa, el conjunto de Pablo Laso conseguiría viajar a sus octavas finales consecutivas, para seguir agrandando el historial de un club que no parece tener límite en el panorama nacional.

No hubo sorpresas, y el Real Madrid se hizo con una victoria muy importante con un resultado final de 78-85 para certificar su billete a la serie final de la temporada, donde espera a que se resuelva la eliminatoria entre el FC Barcelona Lassa y el Tecnyconta Zaragoza. Los blancos mostraron una versión muy sólida a pesar de los intentos de remontada de Valencia Basket, que no quería decir adiós a la temporada todavía.

Rudy Fernández, Facundo Campazzo y Anthony Randolph llevaron la batuta en ataque con 16, 14 y 11 puntos respectivamente, aportando positivamente en el juego de un Madrid que volvió a destacar por su juego coral. Los rivales a penas tuvieron oportunidades de dejar por detrás a un conjunto muy bien posicionado que tenía en mente el claro objetivo de clasificarse para una nueva final de Liga Endesa, donde esperarán poder revalidar el título.

El equipo taronja se vio muy dependiente de un Bojan Dubljevic que hizo todo lo posible para evitar la derrota de los valencianos. El montenegrino terminó con 19 puntos, 5 rebotes y 18 de valoración, siendo el más destacado de los suyos. La noche no quería terminar para Rafa Martínez, cuyo partido significaba el fin de su carrera deportiva. Finalmente, no pudo celebrarlo de la manera deseada y tuvieron que asumir una realidad que coloca al Real Madrid como gran vencedor al llegar a una nueva final por la vía rápida.