ACB Photo / E. Cobos

El Real Madrid arranca con buen pie el playoff

El conjunto de Laso se impuso a Manresa en el primer partido por 98-75.

Real Madrid y BAXI Manresa protagonizaban el segundo partido del día en el arranque de los Playoffs de Liga Endesa, siguiendo a KIROLBET Baskonia y Tecnyconta Zaragoza que lo habían hecho justo una hora antes. Disputaban un primer partido en el WiZink Center fundamental para el desarrollo posterior de una eliminatoria que los locales no quieren que se alargue demasiado.

El conjunto de Pablo Laso afrontaba el partido con todas sus fuerzas centradas en la competición. Ya habían logrado superar a Delteco GBC en su anterior partido, que les mandaba directamente a LEB Oro y al mismo tiempo servía al cuadro merengue de preparación para unos Playoffs claves para solventar una temporada que se atragantó con las derrotas en Copa del Rey y Euroliga.

BAXI Manresa afrontaba sus primeros Playoffs en Liga Endesa tras muchos años de sequía, justo después de lograr el ascenso a Liga Endesa. Joan Peñarroya formó un núcleo de jugadores jóvenes con mucho potencial y viejos conocidos de la competición para atacar una postemporada que para nada era esperada entre los aficionados. Se quedaron fuera de la Copa por los pelos, y ahora el momento de ganar protagonismo. Se vieron muy beneficiados de la derrota de Tenerife en la última jornada, que les dio el pase pese a perder ante Tecnyconta Zaragoza fuera de casa.

Los blancos no querían perder mucho tiempo, una eliminatoria contra un equipo trampa, que ha peleado muy bien durante todo el año contra los grandes equipos de la liga, pero no fueron capaces de obtener sus mejores resultados ante un Real Madrid que se les atragantó. Ahora, con mucho más recorrido como grupo, buscan dar la sorpresa y forzar como mínimo el tercer partido de la serie, mientras que los madrileños esperan poder acabar por la vía rápida y centrarse en las semifinales entre el ganador de la eliminatoria de Valencia Basket y Unicaja.

Campazzo activa el microondas

El Real Madrid empezó el choque un tanto dormido, y BAXI Manresa aprovechó sus oportunidades, mostrando una gran concentración y un gran plan para el inicio de partido planteado por el entrenador catalán. Sin embargo, los locales volvieron sus miradas hacia la brújula del Madrid durante todo el curso, Facundo Campazzo. El base estaba dispuesto a celebrar su inclusión en el mejor quinteto de la temporada, y lo hizo con una defensa asfixiante sobre la salida de balón de Manresa con Lundberg como principal perjudicado.

Campazzo logró hasta tres robos en el primer cuarto, que desperezaron a un Real Madrid que necesitaba de un esfuerzo inicial que les permitiera encender la llama y desplegar su mejor juego. El argentino no se olvidó de Tavares, que le acompañó en el mejor quinteto de la temporada y lo encontró continuamente en situaciones de pick-and-roll para sumar puntos con regularidad. Manresa perdió su ritmo con tanto fallo en la distribución de balón y se sacó poco a poco del encuentro en un tramo vital.

Anthony Randolph estableció el límite

Cuando todos los engranajes se pusieron en marcha, el cuadro de Laso necesitaba un referente ofensivo que tanto rota en cada partido. Esta vez fue Anthony Randolph, que estuvo especialmente acertado en el primer cuarto y mantuvo su buen nivel durante el resto del partido. Calentó la muñeca y finalizó la primera mitad con 11 puntos, siendo el máximo anotador de su equipo.

Sus compañeros le buscaron constantemente y gracias a ellos pudieron establecer un pequeño colchón de ventaja que se iría ampliando a lo largo del choque. El norteamericano abrió la lata y fueron sumándose el resto de sus compañeros, finalizando la primera mitad con solo tres jugadores sin anotar, el resto superando los 4 puntos a excepción de Tres Thompkins que se quedó en 2.

Las pérdidas condenaron a un Manresa desesperado

El conjunto de Joan Peñarroya no pudo mantenerse consistente en la seguridad del balón durante los dos primeros cuartos, y permitieron al Real Madrid sumar puntos muy sencillos al contraataque que les dejó muy tocados. Entre la buena defensa madridista y la mala selección en los pases por parte del conjunto catalán, se formó un agujero que fue muy complicado cerrar.

Peñarroya tuvo que pedir varios tiempos muertos para poder corregir este problema, pero sus jugadores se vieron altamente presionados por el juego de su rival, la situación y unos Playoffs donde llegaban como grandes “underdogs”. No sería por la ausencia de sus aficionados, que hicieron acto de presencia en el WiZink Center en un momento tan importante como este.

Cady Lalanne, catalizador de Manresa

El pívot del cuadro de Peñarroya fue fundamental para que Manresa no se hundiera en la orilla. Mantuvo a su equipo con vida, en posesiones donde parecía todo perdido logró finalizar gracias a los centímetros de diferencia que les permitía sobrepasar a sus rivales, sobre todo cuando Walter Tavares no estaba rondado por la pintura blanca.

Le buscaron constantemente en el poste cuando su emparejamiento era desfavorable para los locales así como en el pick-and-roll, donde tuvo dificultades para encontrar canasta, pero terminó imponiéndose a unos rivales que no encontraron armas para pararle sin provocar la falta. No obstante, no era de lejos suficiente para acercarse en el marcador, todavía necesitaban el impulso de alguno más de sus jugadores.

Facundo Campazzo, SomosBasket MVP del partido

El base del Real Madrid estuvo en todas partes de la cancha, contribuyendo positivamente en la victoria tanto en el apartado ofensivo como defensivo. Terminó con 5 puntos, 7 rebotes, 5 robos y 17 de valoración.