Juan Pedro Belmonte (SB)

PREVIA | Los Playoffs de la ACB 2018-19, al completo

Te traemos la hoja de ruta de los cuartos de final

Ya están aquí, ya han llegado, los Playoffs de la Liga Endesa 2019. El momento de la verdad para los grandes, y el de ofrecer espetáculo o incluso dar la sorpresa para los no tan grandes. De platos rotos, revanchas y reivindicaciones va la cosa este año, con Baskonia y Real Madrid intentando quitarse el fantasma de la Euroliga o un Barça Lassa dispuesto a volver a ocupar sus sitio en la élite nacional tras ganar la Copa del Rey. Y de sorpresas, pues no nos podemos olvidar del flamante MVP de Badalona o el trabajo bien hecho de Baxi Manresa y Tecnyconta Zaragoza. Todo ello, presidido por el enfrentamiento gordo de estos cuartos de final, un clásico ya en la liga; Valencia-Unicaja.

Y en SomosBasket, cómo no, no nos los queremos perder por nada del mundo.

Real Madrid – Baxi Manresa: las dos caras de una liga (por Víctor Arrufat)

Por jugadores, club, rendimiento y condicionantes extra-deportivos, todo nos hace pensar que el Real Madrid apenas tendrá problemas para imponerse al BAXI Manresa. Ya más allá de que sea una eliminatoria que enfrenta al primero contra el octavo y que los blancos quieren hacer pagar los platos rotos de la Final Four a cualquier rival que se les cruce por delante, el duelo está muy descompensado. Jugador a jugador no hay punto de comparación y además el face to face esta temporada es más esperanzador para el cuadro dirigido por Pablo Laso.

Es cuestión de pizarra. Las pizarras los de la capital tendrán que tener en cuenta la alta efectividad y buena selección de tiro que tienen desde la línea de 3. No es un recurso del que abusen en sus partidos, pero los de Joan Peñarroya son letales en este apartado y en un partido ajustado pueden desbordar el vaso por ahí. Sin embargo, los catalanes se caracterizan por un juego más táctico en el que la pizarra lo es todo, ese sistema de posesiones lentas favorece sin lugar a duda a los blancos, ya que como vimos en la vuelta de Liga Endesa no tienen buena reacción ante parciales rivales.

Esto contra el Real Madrid se paga muy caro, ya que es un equipo que tiene tantos recursos en ataque que parece casi imposible seguirles el ritmo. Por si fuera poco, también son propensos a recibir muchos puntos en transición, un mal endémico que puede definir la eliminatoria. Pues si hay algún modo de ganar a Campazzo, Rudy y compañía es frenando esos arranques, algo que por precedentes en ambos partidos, es muy dudoso que ocurra. De hecho, de los pocos partidos que se han tachado como derrotas en el WiZink, los locales tuvieron en todos un mal desempeño en contraataques.

La experiencia, bendito tesoro. Otro factor clave y a tener en cuenta es la experiencia, un equipo recién ascendido, y haciendo muchos cambios respecto al año anterior se enfrenta a la élite del baloncesto europeo. Un vestuario muy unido, con pilares claros que siempre que están contra las cuerdas tiran de escudo y son nombres de peso y de la casa. Un parcial de diez abajo es más fácil de revertir con hombres como Rudy, Felipe Reyes, Sergi Llull y compañía. También añadir que los jugadores más top del Baxi Manresa estarán emparejados con los mejores defensores de la liga, y eso es muy desesperante.

Las taras defensivas del Real son mucho más difíciles de encontrar si no se pueden forzar emparejamientos de desequilibrio. Esto se vio reflejado en la eliminatoria de Euroliga contra el Panathinaikos, donde Nick Calathes se vio totalmente anulado por el gran Facundo Campazzo. Sin embargo, los de Manresa se pueden aferrar a la mala gestión que pueden tener por momentos los de Laso en los cambios de bloqueo directo, donde en muchas situaciones la pizarra de Joan Peñarroya sacaron un buen dos contra uno. Aquí reluce la figura de Lundberg, que además tiene una verticalidad necesaria en estos lances y que incluso puede iniciar una buena transición ofensiva.

En este sentido, Manresa tiene momentos y momentos, y aunqu es capaz de sacar una defensa muy dura, por talento no la pueden mantener con éxito ante un equipo como el que tienen enfrente. Sobre esto tienen una mala experiencia en la vuelta de liga, cuando lo probaron todo para frenar el arsenal blanco pero no dejaban de recibir parciales en los momentos de adaptación defensiva. Probaron la zona 2-3 y la 3-2, además de una presión a toda cancha en ciertos jugadores, pero el Real Madrid es arrasador, tiene un entrenador que explota a sus jugadores en la faceta necesaria.

El pronóstico parece claro; los blancos no perderán ningún partido en esta ronda, la superioridad es tan grande que es difícil que se le pueda quitar uno de estos. Y más teniendo en cuenta que no han ganado ningún título a estas alturas y la Liga Endesa es la única bala que le queda a la que probablemente es de las plantillas más preparadas y caras del viejo continente. En este tipo de eliminatorias no suelen titubear. Es más, suelen ir de menos a más, y eso es muy a tener en cuenta si el primero es en el WiZink Center, mejoran sus errores, ajustan fallos, y llegan más frescos por su fondo de armario.

Barça Lassa – Divina Seguros Joventut: el equilibrio como virtud (por Javier Expósito)

Derbi en lo más alto del baloncesto catalán. Quién nos diría que el Joventut, después de lograr una salvación «in extremis», no sólo para no descender, sino también para evitar su propia desaparición, volvería un año después, y más fuerte que nunca a unos Playoffs en los que no buscará sobrevivir tanto como parece. Por otra parte, los de Pesic llegan con un objetivo mayor; el de confirmar las sensaciones transmitidas en competición nacional a lo largo de todo el año.

A priori, el Barça parte como favorito. Pero en cuanto a planteamiento táctico, la sensación es otra. Los de Carles Durán han mostrado este curso un planteamiento ofensivo muy eficaz, sabiendo encontrar tiradores y con la capacidad de poder mover el balón de la mayoría de jugadores de la plantilla. En ese sentido, el problema de mantener el ritmo a un equipo como el Barcelona no debería hacer tanto daño en comparación con los demás equipos de la liga, exceptuado el TOP-5. La clave para los verdinegros siguen siendo esa legión de alas que sustentan todo ese programa. Shawn Dawson será baja, pero Xabi López-Arostegui, Albert Ventura, Luke Harangody (que no ala, pero sí jugador exterior) Nobel Boungou-Colo están en un buen momento de forma.

El enfrentamiento que marca la eliminatoria es, sin duda, el enfrentamiento de bases; el flamante MVP de la liga, Nicolás Laprovittola, ante el jugador que más se crece ante este tipo de citas, Thomas Heurtel. El argentino lleva demostrando dos temporadas que se encuentra a nivel Euroliga, mientras que el francés se ha consolidado como uno de los mejores bases de la liga. El que pueda ofrecer una mejor versión, será el que regale media eliminatoria a su equipo, tanto en tareas de eficiencia ofensiva como en la capacidad de poder mantener ese ritmo anotador del que hablaba antes. 

Sin embargo, hay que hacer mención especial al choque entre pívots también; Ante Tomic y Marko Todorovic. Primero, por lo parecidas que son sus prestaciones, y lo idénticos que son sus perfiles. Tanto Ante como Marko son pasadores excelentes, son capaces de anotar con porcentajes muy altos y ofrecer a sus equipos la oportunidad de abrir la pista, quizás el croata no tanto para tirar, pero si para dejar que sus compañeros aprovechen los espacios. Y segundo, cómo no, por lo importante que son sus aportaciones para sus respectivos sistemas. Quizás, Todorovic cuenta con una implicación física mayor, pero Tomic puede decantar la balanza en otros aspectos, como son los de la experiencia y el arrojo en momentos complicados. Desde luego, vamos a poder disfrutar de un duelo en la pintura como los de antes.

Capitán Lapro, a por los Playoffs.

Será un enfrentamiento igualado, a pesar de que aún existan ciertas dudas. Sobre todo, de cara a los de Badalona, que al llevar un tiempo sin pasearse con unos Playoffs, algo que puede condicionar su rendimiento ante un Barça que viene con mucha fuerza y muchas ganas de reivindicar su condición de «grande» en esta liga. Nuestro pronóstico es para los de Pesic, pero no descartamos en absoluto una sorpresa en este enfrentamiento. Si hay un equipo que puede dar un golpe, ese equipo es el Joventut.

Kirolbet Baskonia – Tecnyconta Zaragoza: duelo de estilos (por Julen Aramendia)

Lo que hace menos de dos semanas era el epicentro del baloncesto europeo y mundial, con más de 200 millones de personas pendientes en todo momento de lo que ocurría en el parqué del Fernando Buesa Arena de Vitoria, donde se celebraba la Final Four de ‘Euroleague’, se convertirá mañana en el “ring” para la batalla por un puesto en las codiciadas semifinales de ACB. Este jueves 30 de mayo, el balón al aire en el Buesa Arena dará comienzo a los Playoffs de la Liga Endesa 2018-2019. El pistoletazo de salida será con una apasionante serie al mejor de tres partidos entre Kirolbet Baskonia (tercer clasificado) y Tecnyconta Zaragoza (sexto clasificado).

El rival que tendrán enfrente buscará dar un golpe sobre la mesa. El equipo de “Peras” viene de haber perdido la segunda plaza prácticamente sobre la bocina, tras perder en La Fonteta el partido que valía una segunda plaza y el factor cancha hasta semifinales como mínimo. A su favor, los vascos han evitado cruzarse con su “enemigo particular”. El Divina Seguros Joventut fue un verdugo para Baskonia en sus enfrentamientos directos en ACB, y la bestia negra que eliminó a los azulgranas a primeras de cambio de la Copa del Rey de Madrid. Aunque lógicamente no es hubiera gustado caer ante el Valencia y ceder la segunda plaza, más de uno en Vitoria se ha llevado un alivio al ver el emparejamiento.

En el exterior, la muñeca y capacidad anotadora de Renaldas Seibutis se antoja como un factor diferencial para la capacidad anotadora que pueda desplegar Tecnyconta. Cuando el lituano está bien, marca diferencias y su equipo da un salto de calidad tremendo. Por su parte, esta eliminatoria se antoja como una auténtica reválida para el joven Carlos Alocén. El joven aragonés, nacido en Zaragoza en el año 2000, ha nos deslumbrado absolutamente a todos este año. Tras una buena primera temporada, las expectativas y esperanzas puestas en él son dignas de un diamante en bruto, un proyecto de jugador sin precedentes cercanos. Por todo ello, estos Playoffs se antojan como una grandísima oportunidad para demostrar que, a sus 18 años, ya está a la altura de todo lo que supone una serie de este calibre. No está llamado a ser quien asuma la responsabilidad sobre sus hombros, pero una gran aparición de la joven perla maña puede ser fundamental y determinante, no solo para la confirmación de que ha nacido una estrella, sino para el beneficio deportivo de su equipo.

Pero sin duda, hablando de nombres propios, no podíamos dejarnos en el olvido a Stan Okoye. El buque insignia del equipo, el líder emocional y anotador, el ídolo de los aficionados que día a día amortizan su entrada viéndole jugar en el Príncipe Felipe. El de California llega motivado a esta serie, después de haber sido incluido en el mejor quinteto de ACB. El hombre de las canastas imposibles. Además de estos tres hombres diferenciales, los de Porfi Fisac deberán afinar muy bien su defensa, y estar preparados especialmente bajo las canastas.

Carlos Alocén, primera parada: Playoffs. Fuente: basketenvena.com

Los hombres interiores de “Peras” forman posiblemente el juego interior más temible a nivel nacional. Sus tres hombres clave utilizan su polivalencia para repartirse la necesidad según exija el partido. Vincent Poirier es la lucha, la fuerza, el rebote, el mate, el tapón, el “pick and roll”, todo lo contrario es el alemán Johannes Voigtmann. que representa la calma, la sangre fría, el talento, la visión,los fundamentos la cabeza y el control. El último jinete, el que se encarga de equilibrar a esta pareja, no podía ser otro que el georgiano Tornike Shengelia. El recientemente nombrado “jugador más espectacular de la ACB”, promedia más de 18 puntos de valoración por partido, y aunque con una cuenta pendiente desde su vuelta de lesión (el tiro libre), Toko Shengelia es sinónimo de éxito y seguridad.

Además de estos tres estandartes, Baskonia parece que contará, por fin, con todos los jugadores disponibles. El uruguayo Jayson Granger ya volvió en la Fonteta tras una larguísima baja por una operación en su tobillo, y Matt Janning parece recuperado de una fascitis plantar que lleva teniéndole renqueante prácticamente todo el curso. El fondo de armario baskonista podrá ser el detalle que decante la balanza. Los de Perasovic, acostumbrados a jugar varios partidos esta temporada con tan solo 7 jugadores, tendrán la ventaja de disponer de un arsenal perfectamente calibrado.

La experiencia también será un punto a favor en el casillero de los pupilos de Velimir Perasovic, que tras el fracaso de Copa del Rey, y no poder lograr el pase a la Final Four, se han marcado a fuego el objetivo de ganar, 9 años después, el título doméstico. Si en el caso de los vitorianos, hablábamos de la experiencia como un tanto a favor, en el caso de los “maños”, podemos considerar su condición de “novatos” como su as bajo la manga. Su historia en los Playoffs, podría considerarse antagónica a la cosechada por los baskonistas, con tan solo 2 ediciones entre los ocho mejores, en su corta, pero intensa, trayectoria como club. Los pupilos de “Porfi Fisac” afrontan la eliminatoria sin absolutamente nada que perder. Ninguna presión sobre sus hombros, con la ilusión por bandera y con mucho que ganar. Para la entidad zaragocista, el haber logrado con solvencia el pase a los Playoffs es un sueño del que no parece querrán despertar.

La serie se avecina absolutamente emocionante. Dos equipos con estilos muy distintos. La solvencia, solidez y experiencia de Baskonia se verán las caras ante la ilusión, la capacidad anotadora y versatilidad de Tecnyconta Zaragoza.

Valencia Basket – Unicaja Málaga: nace un nuevo clásico (por Laura Cristaldi)

Valencia Basket contra Unicaja Málaga es una película que en los últimos años se ha visto repetida varias veces entre Liga ACB y competiciones europeas. Los dos equipos, respectivamente cuarto (23-11) y quinto (21-13) darán vida a una serie de cuartos de final de Playoffs seguramente emocionante. Pese a la poca diferencia en victorias entre ambos conjuntos, que mete a los dos equipos en un escalón intermedio entre los conjuntos Euroliga (Real Madrid, Barça y Baskonia) y todo el resto, las sensaciones que se respiran entre los dos ambientes son diametralmente opuestas, y esto por la temporada europea vivida por Valencia Basket y Unicaja Málaga.

Los vértices de la máxima competición europea, de hecho, habían hecho público que al máximo cuatro equipos del mismo país participarán en la edición 2019-20 de la Turkish Airlines Euroleague, con lo cual, habiendo el Valencia Basket ganado la Eurocup, ya se hizo con ese derecho, y para el Unicaja no valdría ni con ganar la liga ACB para meterse en Euroliga.

De ahí que, si bien la diferencia de récord de victorias a lo largo de la temporada regular entre un equipo y otro sea mínima y que los enfrentamientos entre cuarto y quinto clasificado en todos los Playoffs son siempre los más equilibrados y espectaculares, la diferencia de nivel anímico con el cual los dos equipos se presentan a la post-season es muy diferente.

Valencia Basket ya ha cumplido. Vayan como vayan los Playoffs, los taronja han ganado un título en 2018-19: esa EuroCup que les permitirá volver a jugar en Euroliga el año que viene. Aunque tuvieran que caer en cuartos, esta temporada habrá sido un éxito, realmente ya es un éxito. Por otro lado, en cambio, el 2018-19 del Unicaja Málaga es al momento “ni fu, ni fa”. Los hombres de Luis Casimiro han competido, quedándose a las puertas de ser cabezas de serie en Playoffs, cayendo pronto en Europa, con residuales esperanzas de gloria en ACB y ninguna a nivel europeo: el año que viene, tras haber disfrutados por muchos años de una Licencia A de Euroliga, jugarán en Eurocup

Sin embargo, nadie pone en duda las motivaciones de los andaluces, que justamente querrán “vengarse” contra Valencia Basket y hacerse con el galardón de “alternativa a los grandes” por lo menos a nivel doméstico. La recuperación de Alberto Díaz y Jaime Fernández, que se han perdido varios partidos por lesión, devuelve competitividad a un equipo que tiene en sus interiores el mayor punto de fuerza: Mathias Lessort, Kyle Wiltjer y Giorgi Shermadini pueden ser muy peligrosos en la pintura.

El nuevo clásico de la ACB. Fuente: Web Oficial Unicaja Málaga

Por parte del Valencia Basket, la única baja cierta de cara al enfrentamiento de cuartos de final es la de Matt Thomas. Una baja sensible, ya que el exterior de Wisconsin ha sido una de las mayores bazas ofensivas del conjunto de la capital del Turia a lo largo de la temporada, con 11.4 puntos de promedio gracias a un excelente porcentaje de acierto en triples (48%). Aún así, Jaume Ponsernau tiene muchas otras armas a su arquero.

El pívot montenegrino Bojan Dubljevic, incluido por la ACB en el quinteto ideal del año, ha sido el máximo anotador con 13 puntos y 6.5 rebotes, pero la fuerza de este equipo es que, si falla uno, está otro jugador listo a dar un paso al frente y acercar su equipo a la victoria. Es el caso por ejemplo de Will Thomas, MVP de la final de la Eurocup, Fernando San Emeterio, siempre listo a meterle garra, Sam Van Rossom, Guillem Vives o el nuevo fichaje Louis Labeyrie, que tras una temporada de altibajos ha sido el MVP de la última jornada de regular-season con creces.

Todo eso bajo la dirección de Jaume Ponsernau. Al joven coach, promovido de entrenador suplente a entrenador jefe, le costó al principio ganarse la confianza de sus jugadores, y a su equipo le costó otorgarle esta confianza, pero desde que plantilla y coach han ido en la misma dirección el Valencia Basket ha cambiado de rumbo, empezando a jugar un buen baloncesto tanto ofensiva como defensivamente y a saberse amoldar a los rivales que tiene en frente.