Foto: NBAE via Getty Images

ANÁLISIS | ¿Qué pasa con el futuro de Kevin Durant?

Kevin Durant sigue sin aclarar su futuro

El futuro de Kevin Durant es uno de los grandes temas por resolver en la próxima agencia libre. Desde que comenzara la presente temporada, dejó en el aire su continuidad en el equipo de la Bahía y desde entonces comenzaron las especulaciones que le situaban en numerosos equipos. Aún así, el alero nunca ha dado su brazo a torcer y nunca ha dado ninguna pista ni se ha decantado sobre este tema, prefiriendo centrarse en el baloncesto y dejando los rumores atrás.

Todo explotó en el mes de noviembre tras la derrota ante los Clippers cuando Durant y Green se enzarzaron en una pelea que terminó con ambos jugadores lanzándose improperios el uno al otro, y con Draymond afirmando que los Warriors podían ganar sin él, que no le necesitaban. Mucho ha cambiado la situación, parecen haber hecho las paces y a pesar de haber derrotado a Portland Trail Blazers en cuatro partidos en las Finales del Oeste, el jugador formado en la Universidad estatal de Michigan sigue afirmando que Kevin es fundamental para que la franquicia consiga el ‘three-peat’.

Desde que esto sucediera, la prensa comenzó con sus conjeturas, colocando al dos veces campeón y dos veces MVP de las Finales en numerosos equipos donde podría “recuperar el respeto” que supuestamente habría perdido entre sus compañeros de profesión al marcharse a un conjunto que antes de su aterrizaje había logrado superar el récord de los Bulls de Michael Jordan ganando 73 partidos en una sola temporada. Muchos nombres surgieron sobre la mesa, pero dos fueron los que tomaron mayor forma; New York Knicks y Los Ángeles Clippers.

Durant Warriors
Foto: USA Today Sports

A lo largo de los meses han salido numerosos informes que situaban “al 100%” al alero en alguno de los dos equipos. Sin embargo, según ha ido avanzando la temporada, la narrativa ha cambiado completamente y hay franquicias que están perdiendo peso mientras que una posible renovación con los Warriors empieza a ganar muchos titulares entre los expertos en jugar con las mentes de los aficionados a través de sus artículos en medios reconocidos del panorama nacional en Estados Unidos. Solo él sabe donde jugará, o incluso es posible que no haya tomado la decisión todavía, Solo el futuro dirá cuál será su equipo la próxima temporada, pero podemos empezar a analizar las posibles opciones.

La Bahía siempre será su casa

Kevin Durant ha sido colocado en numerosos equipos, pero pocos periodistas hasta ahora han considerado la posibilidad de que se quede en la franquicia. Sobre todo, porque esta decisión desencadenaría un problema interno en la franquicia teniendo en cuenta la cantidad de impuesto de lujo que tendrían que pagar, provocando inevitablemente la salida de alguno de los jugadores centrales del núcleo de este equipo. Sin embargo, las declaraciones recientes del dueño del equipo, Joe Lacob, dejan caer que están preparados para sumirse en una deuda multimillonaria para mantener a su equipo unido, apoyándose en la construcción de un nuevo estadio situado en San Francisco que está llamado a reportar una gran cantidad de dinero en los senos del equipo.

¿Cuál puede ser la motivación de Durant para continuar en este equipo? Una de las grandes razones la estamos viendo desde hace tiempo en el parqué. Los Warriors han conseguido ganar contra viento y marea, independientemente de todos los problemas que hayan podido surgir. Van a participar en sus quintas Finales consecutivas y todos les colocan como grandes favoritos para conseguir el ‘three-peat’ y entrar en los libros de historia de la competición. Durant es uno de los grandes nombres que quedarán grabados para siempre, y… ¿por qué no continuar haciendo historia con este equipo? Golden State tiene la oportunidad de convertirse en la mayor dinastía que jamás haya visto este deporte, pasando por encima de los Bulls de Phil Jackson si logran mantener a su equipo completamente unido.

El alero formado en Texas está consiguiendo el objetivo por el que cada jugador lucha desde que entra en la competición. Si decide continuar jugando para Steve Kerr, podría seguir subiendo puestos en una lista de nombres muy selectos, entre los que más anillos han coleccionado en la historia. Las temporadas siguen pasando y las franquicias siguen sin encontrar una solución para detener a este equipo que quiere consagrase como el mejor de la historia.

La Gran Manzana ansía su fichaje

El equipo por excelencia con el que ha sido ligado desde que dejó en el aire fue New York Knicks. La franquicia de la Gran Manzana tiene el gran deseo de poder terminar el calvario que han tenido que atravesar desde el comienzo de siglo, siendo uno de los peores de la historia de este conjunto. Carmelo Anthony salió por la puerta de detrás, y la reconstrucción no termina de funcionar, con sus jugadores jóvenes pidiendo salir de la organización; siendo el caso de Kristaps Porzingis el último que añadir a una lista que sigue aumentando bajo el mandato de James Dolan, criticado por muchos y considerado de los peores dueños en toda la NBA.

Al no poder optar por esa solución donde el Draft no ha sido su mejor amigo, esperan poder tirar de la carta de mercado grande para atraer a agentes libres y volver a lo más alto mediante el desembolso de muchos millones de dólares. Kevin Durant es una de sus últimas opciones, y su llegada podría desembocar la de muchos otros jugadores que buscan nuevas franquicias como Kyrie Irving o Jimmy Butler. El alero sería entregado las llaves de una de las franquicias con mayor historia de la competición, podría abrir y cerrar La Meca cada noche con su juego, una oferta muy tentadora, pero donde no se asegura el éxito. Solamente hay que ver lo que ha sucedido en un caso similar donde los cimientos no son lo de lo más estable que se puede encontrar.

LeBron James se marchó a Los Ángeles Lakers para convertirse en el nuevo abanderado de una franquicia con tanta historia, pero le salió el tiro por la culata. Se ha perdido los Playoffs por primera vez desde su año ‘sophomore’ y se ha visto envuelto en una gran polémica que ha terminado con el despido de su entrenador y con muchos jugadores que han salido de allí sin hablar precisamente bien de la organización, siendo Magic Johnson el último en echar leña al fuego. ¿Podría ser este un paralelismo perjudicial a la hora de la decisión del número 35?

Los Ángeles Clippers, en busca de la superestrella que les lleve al siguiente nivel

El conjunto de Doc Rivers han protagonizado una de las grandes historias de los presentes Playoffs. Tras haber perdido a sus tres principales hombres, Blake Griffin, Chris Paul y DeAndre Jordan, comenzaron una reconstrucción un tanto innovadora con jugadores como Tobias Harris, Lou Williams, Danilo Gallinari o Patrick Beverley. Finalmente, un traspaso a mitad de temporada le privaron de su jugador que más cerca estuvo de ser All-Star, que hizo las maletas a Philadelphia. Desde entonces, han formado una plantilla formada por jóvenes promesas y jugadores con mucho carácter. Esto les permitió pelear por la octava plaza y la terminaron consiguiendo tras unas últimas semanas de competición muy intensas.

Forzaron a los Warriors a jugar seis partidos en la primera ronda de los Playoffs en el Oeste, y Doc Rivers consiguió su último gran logro. Ahora, al haber visto de lo que son capaces de hacer, buscan a una superestrella que les pueda llevar al siguiente nivel. Durant es una de las posibilidades entre muchas otras que han estado tanteando desde casi octubre, cuando Jimmy Butler mostró su deseo de salir de Minnesota Timberwolves y estos emergieron como un posible destino. Kawhi Leonard también ha sido relacionado con la franquicia, pero Durant sigue siendo el favorito de unos despachos comandados por el hombre que consiguió su fichaje por los Warriors, Jerry West.

Sin embargo, uno de los puntos más perjudiciales en esta posible relación es el papel de “segundón” que tiene la franquicia en la ciudad de Los Ángeles. Por mucho que superen en éxitos deportivos a sus vecinos, la ciudad siempre seguirá siendo el territorio de los Lakers, por lo que Durant seguiría sin ganar ese estatus que podría recibir jugando para los Clippers.