ACB Photo / A. Villalba

El Real Madrid se prepara para la Final Four dominando al Estudiantes

Los chicos de Pablo Laso lograron una victoria muy importante tomando el liderato

El WiZink Center fue el escenario elegido de nuevo para que Real Madrid y Movistar Estudiantes disputaran un nuevo derbi del baloncesto madrileño. En la temporada actual, ambos han ganado un partido entre ambos, siendo el Estudiantes el único en conseguirlo en Liga Endesa mientras que los chicos de Laso lo hicieron en Copa del Rey.

El Real Madrid llegaba a este partido con una gran tarea, derrotar al Movistar Estudiantes para tener opciones de arrebatar al FC Barcelona Lassa el primer puesto en la tabla de Liga Endesa. Partido vital donde necesitaban mostrar una buena imagen antes de viajar a Vitoria para la Final Four de la Euroliga, donde pretenden conseguir su segundo título europeo de manera consecutiva.

El conjunto estudiantil no tenía una tarea fácil en la tarde del jueves. Actualmente, se encuentra en decimoquinta posición, empatados a partidos con Delteco GBC y a una sola derrota del descenso. Delante tenían a un rival al que le gusta vencer, y ya lo habían logrado anteriormente durante la temporada. La buenas noticias llegaban en la persona de Alessandro Gentile, que volvía a la acción tras su lesión en el partido ante UCAM Murcia.

Con solo dos jornadas más para el final de la temporada regular en la ACB, ambos equipos tenían que hacer frente a dos desafíos fundamentales para lograr sus respectivos objetivos antes de alcanzar una fatídica fecha final que podría decantar la balanza del lado negativo para uno de los dos conjuntos.

Un partido diferente

Real Madrid y Movistar Estudiantes son dos equipos con una larga trayectoria detrás y con un amplio historial de partidos el uno contra el otro. Ambos representan a una misma ciudad que se divide dos veces al año (de vez en cuando en más ocasiones) para disfrutar de uno de los duelos más bonitos del baloncesto español.

Esto se pudo ver en el inicio de partido, donde ambos comenzaron con mucha energía, dejando detrás los posibles prejuicios sobre el juego de un Estudiantes que llegaba muy por detrás en la tabla. No se achantaron, y en la figura de Nick Caner-Medley, Movistar Estudiantes logró tomar la delantera y dejar al Real Madrid con la opción de igualar el marcador, algo que no tardaron en hacer.

Facundo Campazzo fue el encargado de devolver el encuentro a sus cábalas, repartiendo juego a las mil maravillas y siendo la principal brújula de un Real Madrid que no tardó demasiado en colocar la ventaja en más de 10 puntos en el luminoso del WiZink Center.

La dictadura blanca del triple

Tras un inicio de partido igualado entre ambos equipos, el Real Madrid desplegó todo su potencial con un segundo cuarto demoledor desde la línea de tres. En total, anotaron 10 triples en la primera mitad ante el desacierto de un Estudiantes que hacía de visitante en la noche de hoy. Solamente llegaron dos por parte del cuadro de Berrocal, ambos protagonizados por un Nick Caner-Medley que sigue aumentando su buen estado de forma.

En el Real Madrid estuvo mucho más repartido, con Randolph, Rudy Fernández y Jaycee Carroll con más de uno, mientras que jugadores como Campazzo o Llull completaron la lista. Los blancos trataron de sacar partido de esta ventaja y el liderato casi alcanza los 20 puntos de ventaja con poco más de 3 minutos para el final de la primera mitad. Movistar Estudiantes siguió viviendo de su juego en la pintura, que no funcionando mal, estaba lejos de seguir el ritmo de su rival.

Alessandro Gentile vuelve a la acción

El jugador italiano volvió a vestirse de corto desde su lesión ante UCAM Murcia y tuvo un gran impacto para el conjunto de Berrocal desde que dio inicio el partido. Cerró la primera mitad con 10 puntos, empatado con Nick Caner-Medley como máximo anotador de su equipo, y al final del partido la estadística reflejó un total de 18 puntos. Estuvo muy activo en el apartado ofensivo y permitió que el Estudiantes mantuviera sus cifras en ataque.

En algunos momentos se le vio algo molesto de su hombro, parte que salió perjudicada en el golpe que le dejó fuera durante casi un mes para el conjunto estudiantil. No buscó tiros poco ortodoxos y trató de encontrar las cosquillas al Real Madrid desde la media distancia con tiros que implicaban poco movimiento de su hombro recién recuperado.

Las pérdidas mataron al Estudiantes

Movistar Estudiantes tuvo muchos problemas desde el segundo cuarto para mantenerse cerca de un Real Madrid que salió propulsado al poco tiempo de que el árbitro indicara el comienzo de los segundos diez minutos de partido. No pudieron mantener el ritmo ofensivo de un Real Madrid que, como hemos comentado anteriormente, se hizo muy fuerte desde la línea de tres puntos, aunque otro gran problema estuvo en las pérdidas de balón para el cuadro estudiantil.

Terminaron el partido con un total de 13 pérdidas, algo que perjudicó en gran medida su juego y evitó que pudieran aprovechar todas sus opciones de contraataque. Algunas de ellas llegaron precedidas de una gran defensa por parte de los jugadores del Real Madrid, que pudieron aprovecharse de los momentos de desconexión del Estudiantes para seguir haciéndose fuertes cada vez que tuvieron la ocasión.

La mejor imagen posible antes de viajar a Vitoria

El Real Madrid disputaba su último partido delante de sus aficionados en el WiZink Center antes de afrontar un nuevo reto europeo como la Final Four de la Euroliga de Vitoria, donde les tocará defender título y tendrán que medirse al CSKA de Moscú de Sergio Rodríguez y Nando De Colo entre muchos otros para poder alcanzar la gran final de la competición.

Aprovechándose de un malherido Estudiantes, el Real Madrid demostró estar en plena forma para poder revalidar el título europeo con una bandada de puntos y una gran defensa que dejó seco a su rival desde que comenzaron a tomar la ventaja en la pista. Cuatro jugadores sobrepasaron los dobles dígitos en anotación, Facundo Campazzo, Jeff Taylor, Gustavo Ayón y Jaycee Carroll, mientras que todos sus compañeros lograron anotar al menos una canasta, demostrando su poderío en esta faceta del juego.

Jeffery Taylor, SomosBasket MVP del partido

El sueco tuvo una de sus noches en las que confirmó ser una pieza fundamental en el conjunto de Pablo Laso. Impulsó al Real Madrid cuando más lo necesitaban para construir sobre el liderato que fueron logrando en el segundo cuarto. Finalizó con 15 puntos, 3 triples y 14 de valoración