ANÁLISIS | Los 5 motivos por los que los Raptors encarrilan la serie

El partido de ayer de Toronto, clave para la eliminatoria

0

Por primera vez en estos Playoffs, tuvimos anoche una referencia de lo que es el techo de este equipo, con dinámica positiva y haciendo las cosas muy bien. Kawhi y compañía muestran su mejor versión en el mejor momento posible ante unos Sixers que están pecando mucho de esa inexperiencia y de tener delante a gente tan preparada para situaciones como esta. Estos Toronto Raptors, haciéndolo como lo han hecho esta noche, tienen muchos motivos para soñar. La primera vez en todos estos Playoffs que SÍ dan miedo. Y es por estos cinco motivos.

Kyle Lowry aparece 3 años después

Buscábamos un Kyle Lowry en los momentos clave, y no aparecía. Y seguía sin aparecer. Y Toronto Raptors seguía quedándose a las puertas de las citas importantes, a pesar de ser de los mejores equipos en liga regular año tras año. Sin embargo, parece que esto está empezando a cambiar.

Atrás están quedando los fantasmas de siempre (tal y como yo vaticiné en mi previa, todo hay que decirlo), y por fin podemos decir que Kyle Lowry no se está borrando de una cita importante. Su serie está siendo muy correcta, pero sobre todo, su partido de ayer, en el que aportó exactamente todas esas cosas que se le piden; concentración en defensa, eficiencia en ataque y bote de balón cuando tiene que liberar a Kawhi Leonard. Es sin duda la versión que más necesita su equipo, su versión más complementaria y utilitarista.

Marc Gasol aprende la lección

La defensa de Marc Gasol a Joel Embiid está marcando por completo el porvenir de esta serie. Pero además, es que ha sabido corregir los errores cometidos en el Game 3 y ha vuelto a secar al camerunés estos últimos dos partidos. Es un muro, está obligando a Embiid a forzar tiros y está sacándole completamente de su área de influencia, que es la pintura. Y aunque en ataque le sigue faltando muchísimo acierto, está siendo clave atrás. Es que lo está dejando en 17 puntos, 7,5 rebotes, 3,6 asistencias y una media de 12 tiros por partido, cuando su media natural es de casi 19, con un porcentaje del 37 % en tiros de campo, un 11,4 % menos de lo que nos tiene acostumbrados.

Cabe destacar también el acierto de Nick Nurse en cuanto a la gestión de sus pívots, sacando a Marc a pista cada vez que Joel Embiid entra y reservando a Serge Ibaka para otro tipo de situaciones, más de juego rápido, ritmo y contraataque.

Danny Green, que infravalorado estás

Danny Green, de los tiradores más infravalorados que hay. Poco se recuerdan las Finales de 2014, y poco bombo se le está dando al temporadón que ha hecho. Anoche, tras unos partidos un tanto broncos en el tiro en estos Playoffs, volvimos a ver a ese Danny Green infalible en las dos facetas del juego que él más domina y en las que es casi diferencial cuando está inspirado; la defensa y el triple. En defensa, sobre todo en los cambios, fue y es vital para el sistema que están ejecutando estos Raptors para parar el vendaval ofensivo de los Sixers. En cuanto al triple, sobran las palabras y faltan datos; 17 puntos y 5-7 en tiros de tres jugando 28 minutos.

La defensa

Defensa. Si algo está dándole a los Raptors una ventaja importante de cara a un rival muy duro es la defensa.

Estos Raptors son una tela de araña. El equipo, además de estar montado y confeccionado para ello, está ratificando las expectativas en esta faceta y está secando a uno de los mejores ataques de la liga. Al menos, de los más eficientes que hay. Ese potencial defensivo con el quinteto inicial era el objetivo a trabajar, y parece que se ha conseguido.

Esa defensa multiposicional, de cambios y ayudas, que al igual que es capaz de centrarse en las estrellas pero a su vez no olvidarse de los jugadores sin balón es la que triunfa en la NBA, y la de Toronto este año recuerda muchísimo a la que vimos el año pasado en Houston Rockets, que como llevo insistiendo mucho tiempo, es una de las llaves anti-Warriors en esta liga, y por la cual Harden y compañía llegaron tan lejos el año pasado. A mí me gusta definir este tipo de defensas como «telarañas», porque la sincronía y el entendimiento es casi perfecto. Este es, para mí el aspecto más importante de todos, y lo que puede acabar por fin con la hegemonía de Golden State en una hipotética final.

El regreso del cyborg pródigo

El plan de juego ya estaba hecho, el núcleo de jugadores ya estaba formado, y la idea de juego era clara. Pero se necesitaba un líder. Y ese es el mérito de Kawhi Leonard esta temporada. Su lesión y sus problemas extradeportivos de la pasada campaña nos hacían olvidar que Kawhi Leonard es uno de los cinco mejores  jugadores de la liga, pero él solito se está encargando de volvernos a recordar que, en la NBA, hay pocos jugadores que puedan hacer lo que él hace.

Kawhi siempre ha sido muy líder, muy líder silencioso, pero muy muy líder. Ese no es más que el motivo principal por el que se confió en él. Ya no de cara a la temporada regular, sino de cara a los Playoffs., estos Playoffs que se presentaban como un match-ball para estos Raptors después de tantos años frenando en el sprint final. Y así está siendo. Por números, podríamos decir que se encuentra en el mejor momento de forma de su carrera. Pero por sensaciones, que es lo que, para mí, está decantando la balanza, podemos decir que es el que está llevando al equipo a dar un paso adelante, que era justo lo que faltaba en Toronto.

Un pasito adelante

Un pasito «palante», Toronto. Cada vez más núcleo, cada vez más roca, cada vez más fuertes, cada vez más convencidos de que ganar deja de ser una utopía. Sólo se necesitaba un pasito adelante, pasito que los de Nick Nurse están siendo capaces de dar. Ahora sólo queda un reto más, quizás aún más complicado: empujarla.