Foto: championsleague.basketball

PREVIA BCL | Iberostar Tenerife y Virtus Bolonia buscan la gloria

El conjunto tinerfeño jugará su segunda final de BCL en Amberes

Llegó el momento que todos estábamos esperando, el día de la gran final de la Basketball Champions League. Cuatro equipos españoles comenzaron la travesía, Movistar Estudiantes, Montakit Fuenlabrada, UCAM Murcia e Iberostar Tenerife; poco a poco fueron cayendo en la fase previa, fase de grupos o en la fase eliminatoria, pero lo importante es que ha quedado uno con vida, el primer campeón de la historia de la competición, Iberostar Tenerife.

El equipo de Txus Vidorreta firmó una temporada casi perfecta en su grupo clasificándose como primero y dejando solo dos partidos de por medio. Pusieron rumbo a Amberes todos los afortunados de participar en la Final Four, donde también estaban presentes Virtus Bolonia, Brose Bamberg y Telenet Antwerp Giants. El gran partido del domingo ya está definido y ha sido gracias a los méritos en la pista del pasado viernes, Iberostar Tenerife y Virtus Bolonia serán los encargados de jugarse el título.

De nuevo, la joven competición europea desplegó todos sus recursos para brindar a los aficionados al baloncesto una competición final apasionante, y con ganas de abrirse paso entre el público del resto de ligas como la Euroliga o EuroCup, a las que pretenden superar o, al menos, quedarse cerca de su nivel. Lo que es cierto es que esta competición está siendo todo un talismán para la Liga Endesa, y ha contado con al menos un equipo en todas las Final Four de su corta trayectoria, siendo Iberostar Tenerife en dos ocasiones y UCAM Murcia en una de ellas los que lograron pasar el corte y jugársela delante de los ojos de todo un continente.

En el Sportpaleis de Amberes, la Basketball Champions League ha logrado acoger a más de 17.000 personas que se han desplazado para animar a sus equipos en una tarea muy complicada como lo es entrar en los libros de historia del baloncesto internacional. Solamente puede haber un ganador y eso se decidirá a las 18:00 de la tarde en la pista de la ciudad belga que con tanta pasión a abrazo al baloncesto como un deporte que siempre ha estado a la sombra de sus competidores pero que por un fin de semana se ha convertido en el foco social y cultural de una ciudad tan rica por su historia como por su gente.

Iberostar Tenerife, abriéndose paso en el baloncesto internacional

El conjunto de Txus Vidorreta ha sido uno de los grandes favoritos para llegar a este último partido de la competición desde que diera comienzo a principios de octubre. Consiguió hacerse con el título en la primera edición de su historia y tenía como objetivo volver al mismo lugar en el que consiguieron hacerse grandes. En su segunda temporada quedaron eliminados a manos de un UCAM Murcia que llegaría hasta la Final Four en Atenas, pero el objetivo seguía siendo el mismo, volver a intentarlo hasta poder sumar su segundo título europeo. Ahora, tienen una gran oportunidad para hacerlo tras haber superado la semifinal ante un duro rival como el anfitrión, Telenet Giants Antwerp.

Iberostar Tenerife sabe cuáles son sus armas para poder ganar el título una vez más. Son los grandes favoritos para ganar el partido y no sería ninguna sorpresa que lograran controlar desde el inicio la contienda para marcharse a la isla con un poco más de peso en el equipaje. Cuentan con una de las plantillas más talentosas de toda la Basketball Champions League si se cuenta el valor de cada uno hombre por hombre. En la semifinal lograron hacerse con la victoria tras una gran reacción en la segunda mitad de manos de Javier Beirán, uno de los posibles candidatos a conseguir el premio a MVP de la Final Four. Sacar provecho de sus ventajas en la pista debe ser una de las principales prioridades.

Por otro lado, cuentan con uno de los mejores jugadores de la Champions League, Tim Abromaitis, que fue galardonado con el premio a integrante en el primer quinteto de la BCL y quedando entre los seleccionados en la carrera por el MVP de la temporada, que terminó cayendo en manos del base de Brose Bamberg, Tyrese Rice. El norteamericano es toda una fuerza de la naturaleza cerca del aro, y tendrá el deber de no solo controlar el ritmo ofensivo del partido en las ocasiones en las que comiencen a decaer de su cometido, sino también frenar a un Virtus Bolonia que tiene mucho talento en el tres y el cuatro.

Otro de los factores determinantes para el equipo canario en esta final estará en el banquillo, donde cuentan con un Txus Vidorreta que les intentará liderar hasta la gran victoria en uno de los partidos más importantes de su historia. La pizarra del técnico del cuadro tinerfeño es capaz de ganar partidos y de liderar a su conjunto hasta eventos tan importantes como la Final Four. También habrá mucho talento en este apartado al otro lado de la cancha, al contar la Virtus de Bolonia con un experimentado Sasha Djordjevic, que espera devolver la alegría a una ciudad huérfana de títulos europeos en la última década.

Javier Beirán Tenerife
Foto: championsleague.basketball

Iberostar Tenerife está ante una oportunidad única, y contará en la grada con alrededor de 300 aficionados que se han desplazado desde las Canarias para animar a los suyos e impulsarlos hacia su segundo título de la Basketball Champions League. Además, algo que sucederá inevitablemente es el fin de la profecía del anfitrión, que ha ganado en todas las ediciones celebradas hasta ahora.

Virtus Bolonia, el resurgir de una potencia del baloncesto europeo

A priori, nadie los colocaba como grandes favoritos para alcanzar la final de la Basketball Champions League, pero con paciencia y trabajo duro han logrado completar uno de sus grandes objetivos, siendo el principal y primordial alzar el trofeo de la competición europea cuando la bocina señale con su ruido atronador el final del partido. El conjunto italiano controló su grupo, el D, uno de los menos poderosos de toda la competición junto con el A, para finalmente lograr su pase a la Final Four gracias a las victorias ante Le Mans y Nanterre 92 en octavos y cuartos respectivamente.

Virtus Bolonia cuenta con un equipo en el que predomina el talento con experiencia en Norteamérica, con un Kevin Punter que quedó segundo en la votación por el MVP de la temporada justo por detrás de Tyrese Rice. El alero es capaz de anotar desde cualquier parte de la pista, convirtiéndose e una de las armas ofensivas más letales de toda la Basketball Champions League. Por otro lado, para apoyar a sus buenos anotadores en la zona, cuentan con un Mario Chalmers que viajó hasta Italia en busca de fortuna para poder volver algún día a la NBA. En su partido de semifinal ante Brose Bamberg, desplegaron un rodillo sin precedentes para ganar con claridad sobre los alemanes y obtener el billete a la final casi sin esfuerzo.

Delante tendrán a un rival muy complicado como Iberostar Tenerife, cuya calidad podría sobrepasar a los italianos si no controlan el plan de partido desde el principio. Sin embargo, juegan con la ventaja de ser el ‘underdog’ y de contar con una afición muy entregada que se ha desplazado hasta Amberes superando en número a los tinerfeños. En el caso de lograr limitar a Iberostar Tenerife a sus mínimos desde el inicio del partido, los chicos de Djordjevic podrían dar la campanada y volverse a su ciudad con un nuevo título europeo bajo el brazo.

Virtus Bolonia Kevin Punter
Foto: championsleague.basketball

La clave, con total seguridad, estará en su efectividad en el tiro en suspensión, con el que logran la mayor parte de su anotación, así como el pick-and-roll con Dejan Kravic, que abre la zona y logra los emparejamientos más favorables para el talento de sus exteriores que no dudan en abrirse paso hasta La Cocina siempre que tienen ocasión.