Iberostar Tenerife supera al anfitrión y estará en la final de la Basketball Champions League

Tenerife superó a Telenet Giants Antwerp en la semifinal

Tras haber presenciado el pase a la gran final por parte de Virtus Bolonia, llegaba el momento de que saltaran a la pista los dos equipos más esperados de la noche en Amberes. El anfitrión, Telenet Giants Antwerp y el primer campeón de la historia de la competición, Iberostar Tenerife, frente a frente en un duelo que solo podía dar un ganador.

Telenet Giants Antwerp saltó a la cancha con el nivel de motivación por las nubes al contar con un Sportpalais de Amberes completamente lleno, 17.289 personas ocupaban las gradas del palacio de deportes de la ciudad belga con mayoría de hinchada local. Querían materializar el sueño y hacerlo delante de los suyos.

Iberostar Tenerife no necesitó mucho para sentirse como en casa. Alrededor de 300 aficionados del cuadro canario se movilizaron hasta el centro de Europa para acompañara a sus jugadores creando un ambiente que bien les hacía sentir como en la isla. El cuadro tinerfeño llegaba como gran favorito a alcanzar su segunda final de la Basketball Champions League.

A ritmo de ‘Started from the Bottom’ de Drake, los locales se vinieron arriba gracias a la intensidad de una hinchada que sabe lo especial que es este momento que podría no volver a repetirse. Una semifinal cargada de emoción e intensidad que solo podía resultar en un gran espectáculo para los aficionados de ambos equipos.

Impulsados por un sueño posible

Gracias al apoyo de la afición local, Telenet Antwerp Giants logró un inicio de partido de ensueño, dejando a Iberostar Tenerife por debajo durante todo el primer cuarto y desplegando mucha energía en ambos lados de la cancha. Se notaba lo importante que era para este grupo de jugadores hacer historia, y se negaban a caer en manos del cuadro de Vidorreta a primeras de cambio. Al menos, debían ser un rival a la altura de la situación en esta Final Four de Amberes.

El más destacado fue Ja’Sean Tate, el alero nativo de Ohio estuvo en todos los lugares de la pista en los primeros 10 minutos, y al finalizar la primera mitad de encuentro, era el líder de los suyos en anotación y rebote con 9 tantos y 3 rebotes respectivamente. Estuvo al tanto de todo lo que sucedía a la pista con unos reflejos de felino para atrapar cada balón suelto que perdía Iberostar Tenerife. Hizo el trabajo suyo y permitió que Telenet Antwerp Giants se mantuviera en el partido en cada momento.

El resto de jugadores se mantuvieron un paso atrás, ya que Tate pareció ser el único sin miedo a nada. Se notaba cierto respeto a la competición y a su rival, algo que sucedió por parte de ambos equipos. Era complicado no prestar atención a todo el ruido procedente de las gradas y los altavoces que, a todo volumen, decoraron la noche en cada momento para mantener en continua vibración no solo el suelo del Sportpalais de Amberes, sino también el corazón de todos los aficionados que aguantaron pacientemente a la llegada de esta segunda semifinal.

Paris Lee y Dave Dudzinski fueron de lo más destacado en el resto de la plantilla del conjunto local, destacando su juego exterior y manteniendo a raya a los jugadores de Iberostar Tenerife en tareas defensivas. No dejaron que los canarios desplegaran su juego con comodidad en los primeros diez minutos, aunque poco a poco irían recuperando su lugar los chicos de Txus Vidorreta. En el ambiente se olía algo especial, una noche que querían recordar para siempre.

Reacción canaria, justo a tiempo para evitar el desastre

El inicio de partido el cuadro de Txus Vidorreta no fue el deseado, se dejaron llevar por la presión y la intensidad del momento. Las gradas se llenaron principalmente de aficionados del Telenet Giants Antwerp, y lo exterior ganó al baloncesto por un rato hasta que lograron volver a poner el contador a cero, mantener la cabeza fría, y ejecutar el plan de partido para no quedarse atrás y luchar por lo que habían volado desde la isla hasta Amberes, para llevarse la copa de vuelta a las Canarias.

Pierre Antoine Gillet sorprendió con un juego especialmente bueno. Hay que recalcar que jugaba en su país, Bélgica, y con su familia presente en el pabellón y a pie de pista que se había trasladado para verle en acción en directo. Gracias al acierto exterior del belga, Iberostar Tenerife evitó marcharse muy lejos de los locales, y con el paso del tiempo irían ganando ritmo para lograr la remontada y marcharse al descanso con cinco puntos de ventaja que eran suficientes en la mente de los jugadores tras haber encajado parciales nada positivos para el desarrollo del choque.

El quinteto titular respondió justo a tiempo, muy activos en el rebote y las segundas oportunidades para mantener el ritmo ofensivo de Telenet Antwerp Giants, que con el paso del tiempo fue disminuyendo para favorecer que los canarios terminaran por dar la vuelta a la tortilla en una situación que terminó siendo más positiva de lo esperado. Mamadou Niang permitió que Iberostar Tenerife siguiera viviendo en los tableros, así como un Nico Brussino que no falló en sus oportunidades cerca del aro para culminar la remontada.

Los aficionados del cuadro local vieron la calidad del conjunto de Liga Endesa y tuvieron que rendirse a la pizarra de Vidorreta. Aún así, seguían con muchas oportunidades y con la posibilidad de recuperar la ventaja tras el descanso. El final de los segundos diez minutos eran bastante esperanzadores para el cuadro aurinegro, que por fin se había metido de lleno en el partido y no había quién los parase, ni la defensa férrea de Antwerp ni la locura y explosividad de Sanders y Lee.

Javi Beirán apareció en el tercer cuarto

Iberostar Tenerife estaba echando en falta un anotador regular que les mantuviera en el partido y que les permitiera separarse un poco más de lo que habían conseguido en los últimos minutos del segundo cuarto. Javi Beirán fue ese hombre, y lo logró tras salir muy enchufado de vestuarios. Solamente había anotado tres puntos en los veinte primeros minutos, y finalmente fueron ocho los que logró añadir a su cuenta particular en el tercer periodo.

El alero del cuadro aurinegro logró sacar la ventaja a sus rivales utilizando su cuerpo para colocarse cerca del aro y finalizar con seguridad en varias ocasiones. El marcador personal aumentó hasta los 11 puntos y permitió que los canarios establecieran los 10 puntos de ventaja durante un tramo importante del partido. Poco después lograrían los belgas volver a los cinco puntos con los que finalizaron la mitad. El jugador que más estaban necesitando reapareció en llamas.

El último empujón aurinegro

Telenet Antwerp Giants intentó lograr la remontada en el último cuarto, y se vieron con posibilidades tras lograr un triple de Kalinoski nada más poner el balón en juego, pero el cuadro de Vidorreta demostró la experiencia con la que cuenta en este tipo de partidos.

Iberostar Tenerife fue un equipo mucho más maduro en los momentos finales, y lograron buenas canastas en los últimos minutos para sellar la victoria como un triple de Basas casi sin equilibrio, así como buenas acciones defensivas por parte de Niang.

Javier Beirán, SomosBasket MVP del partido

El alero fue el encargado de sellar la victoria de Iberostar Tenerife gracias a sus ocho puntos en el tercer cuarto, justo tras haber tenido una primera parte nada buena. Finalizó con 14 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias y 12 de valoración.

Comments