Rudy y Campazzo no están para sustos y la victoria se queda en Madrid

Real Madrid 94-89 Cafés Candelas Breogán

Empezaba la jornada de tarde en el WiZink Center de Madrid, en un partido en el que el Real Madrid que llegaba tras conquistar Atenas recibiría a todo un Breogán que se estaba jugando las plazas más sufridas de la clasificación. Por su parte el club blanco no contaría con la conocida baja de Sergio Llull, ni con el ausente por rotación Jeff Taylor, en cambio el cuadro visitante iría con todo.

El partido en el Palacio de los Deporte empezaría muy descafeinado, con los blancos muy dormidos y con demasiados problemas en defensa. Pues los de Tito Diaz estaban aprovechando que la mejor plantilla de Europa no entraba en tensión en todo el primer cuarto y les machacarían con una movilidad de balón genial y un rebote ofensivo matador. A destacar en el conjunto de Laso la presencia de un Jaycee Carroll que tiraba de galones para que los suyos no se desengancharán y siguieran en partido. Pues la desconexión del Real era total y un equipo muy ordenado en defensa y contundente en ataque estaba dominando el partido. Sin embargo el marcador de fin de cuarto fue un 24-24 en el que las sensaciones no eran favorables para los blancos.

El segundo cuarto no empezaba muy diferente, un Madrid demasiado blando y fallón no podía contra un equipo que más que de talento tiraba de táctica y corazón. Pues el rebote ofensivo era dominado de cabo a rabo por el Breogán y el partido no tenía control ni serenidad alguna. El entrenador blanco ya no sabía que hacer para retomar un equipo casi irreconocible, solo le quedaba aferrarse a aquellos jugadores de la casa que nunca se dan por vencidos. Pero ni aún así, el partido sorprendentemente se empezaba a romper en contra de los de la capital, que tras un cuarto muy errático se veían castigados duramente por el acierto exterior del ex NBA Ray Mccallum. Al final de la primera parte el partido iba 39-46, la sorpresa saltaba en el WiZik.

La segunda parte empezó más divertida que la primera, todo el acierto que faltó en los dos primeros cuartos por parte de ambas escuadras se compensó. Una exhibición de tiro a la que no falto nadie por ninguno de los dos equipos, esto indirectamente favorecía al Madrid que entraba enrachado al partido. Con los minutos la defensa madridista se endurecía y la bestia que habían despertado en ataque seguía de gracia, ahora sí el control del partido volvía a su terreno habitual gracias a un Rudy Fernández espectacular. El tercer cuarto y probablemente el más determinante acabó 72-62 para los locales.

El último cuarto tuvo un inicio un tanto extraño para lo visto hasta ahora, tras unos primeros minutos de tanteo el Cafés Candelas Breogán endosaría a su rival un parcial de 0-11 para meterse de lleno en el partido. La diferencia se redujo a 3 puntos con un Redivo realmente espectacular, pero la sensación del partido es que eso no bastaría para imponerse a un equipo tan completo como el actual campeón de Europa. Y así fue, la reacción de Deck y compañía no dejó ningún tipo de opción, anotaron en prácticamente todos los ataques y no dependieron de su rendimiento en la defensiva. Finalmente y tras un arreón final de los visitantes el triunfo se quedó en terreno madrileño con un 94-89 en el electrónico.