Foto: Ezra Shaw/NBAE via Getty Images

ANÁLISIS | El futuro de Cousins está en la Bahía

El pívot podría permanecer en la franquicia al lesionarse en Playoffs

En el segundo partido de Playoffs de su carrera, DeMarcus Cousins volvió a ser el objetivo de una especie de maldición que no termina de separarse de su persona. El pívot tuvo que retirarse a los pocos minutos de comenzar el choque a causa de una lesión, una noticia devastadora para un Cousins que se encontraba en mitad de una pelea consigo mismo para revitalizar una carrera de All-Star tras haber caído el año anterior por una lesión en el Talón de Aquiles.

A la mañana siguiente, después de una derrota histórica del equipo de la Bahía que desperdició una ventaja de 31 puntos, el jugador formado en Kentucky recibió la peor noticia posible. Los resultados de la resonancia a la que se había sometido para determinar su lesión revelaban un desgarro en el cuádriceps del muslo de su pierna izquierda. Aún está pendiente de saber cuál es el grado de gravedad del asunto, pues los Warriors han dejado su estado en una gran incógnita dejándole fuera durante un tiempo indeterminado. Si se tratara de un desgarro de menor calibre, podría volver a participar en algún punto, sobre todo con la mira puesta en las Finales. Sin embargo, si todo se desarrolla según lo previsto, el pívot tendrá que estar varios meses fuera y se acabarían todas las especulaciones de un posible retorno.

Según confirmó el propio Steve Kerr, DeMarcus Cousins no se someterá a una operación quirúrgica para solucionar este problema, lo que dejaría en el aire su regreso. Aún así, los chicos de la Bahía se están preparando para afrontar un camino alternativo en su búsqueda por el tercer anillo consecutivo, donde Andrew Bogut ha ganado el puesto de pívot titular dada su experiencia con el club y con los jugadores más importantes del equipo. Forzar el regreso de Cousins sería una opción muy arriesgada, sobre todo teniendo en cuenta su historial de lesiones. Pérdida sensible para el conjunto de Oakland, que estaba recibiendo una media de 20,5 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias y 1,8 robos por partido por parte de DeMarcus en sus últimos cuatro partidos de temporada regular, cuando todo se comenzó a ajustar.

La historia cambia por completo

Tras esta devastadora noticia, Cousins tendrá que replantearse su futuro de manera necesaria. El pasado verano, tras no haber recibido ninguna otra oferta, el pívot decidió llamar al General Manager de Golden State, Bob Myers, y le pidió firmar un contrato de una temporada a cambio de 5,3 millones de dólares, la llamada ‘mid level exception’ que el año anterior había pertenecido a Nick Young. Esto fue lo que el propio jugador llamó su “último recurso” y su “as bajo la manga”. Necesitaba llevar a cabo un movimiento de manera desesperada para no verse sin equipo y con una lesión que ponía en duda su posibilidad de volver a ser el mismo jugador que el mundo había visto en temporadas anteriores, donde llegó a ser considerado el mejor de toda la liga en su posición. Demostrando que puede seguir jugando a gran nivel y aumentando su reputación en una franquicia tan exitosa como los Warriors, volvería a atraer la atención de las franquicias que estuvieran dispuestas a darle un contrato multimillonario.

Su plan estaba funcionando a la perfección, y sólo hay que ver cómo se han desarrollado las últimas semanas de temporada regular para unos Warriors que superaron todos los obstáculos posibles para volver a ser el número uno en el Oeste. Ahora, a pesar de que pueda tener opciones de volver en algún punto tardío de esta postemporada, volverá a despertar las dudas de las franquicias que no quieren arriesgarse a desembolsar tales cantidades de millones de dólares en un All-Star lesionado. Al no contar con grandes ofertas que atraigan irremediablemente a Cousins, los Warriors ganarán muchas papeletas para conseguir que DeMarcus se quede una temporada más bajo la tutela de Steve Kerr.

Esta alternativa, lejos de ser aquello que deseaba e imaginaba el propio Cousins, es probablemente la mejor de todas las disponibles sobre la mesa. En Golden State ha encontrado una franquicia con un único objetivo en mente, armarse cada año para luchar contra los mejores y conquistar títulos; además, no le piden excesivo esfuerzo en esta lucha al contar con jugadores de gran calibre que le quitan presión de los hombros en muchas ocasiones. Se ha reencontrado a sí mismo y le permiten ser quien realmente es. Llegaba con una muy mala reputación de compañero tóxico para el vestuario, pero ha resultado ser todo lo contrario, una conexión muy fuerte que ha permitido que los jugadores se mantuvieran unidos en las situaciones más complicadas, siendo la noche en el Staples con el drama entre Durant y Green el mejor ejemplo. Cousins fue uno de los principales protagonistas de esa paz que se firmó entre ambos y que alivió a todos los aficionados del equipo de la Bahía.

El próximo año, al estar bajo esta cláusula llamada ‘mid level exception’, podrá recibir como máximo un incremento del 20% de su actual salario, es decir, un total de 6,4 millones de dólares. Esta sigue siendo una oferta mucho más interesante de aquellas que puedan llegar a plantearse muchas otras franquicias que quieran atar a DeMarcus como uno de sus proyectos de futuro. Para el propio jugador, mantenerse en la misma franquicia con la que ha terminado su proceso del talón de Aquiles sería mucho más sencillo que tener que empezar de cero con nuevos entrenadores, fisios y médicos que le obliguen a someterse a varias pruebas para determinar un nuevo parte, algo que ya hicieron en su momento cuando decidió aterrizar en el norte del estado de California.

El otro incentivo que tendría la dirección del equipo para convencer a Cousins y lograr su renovación por una temporada más es la posible salida de Kevin Durant en la agencia libre. Cantidad de rumores han merodeado al alero desde que diera comienzo la temporada al no confirmar de forma rotunda su renovación con el club al año siguiente tras haber firmado de nuevo un contrato de una sola temporada. A estas alturas, no se sabe cuál será la decisión del jugador, que ha sido siempre muy críptico y reticente con los medios a la hora de tratar esta cuestión de inevitable actualidad en la vida personal del propio Durant. Con Cousins firmado, los Warriors se aseguran una tercera estrella que mantener en la plantilla, además de la necesidad de un jugador de su posición al solo contar con el lesionado Damian Jones con contrato en el cinco para el próximo curso.