Nick Calathes no despierta a tiempo y el primero se queda en Madrid

Real Madrid 75-72 Panathinaikos

Arranca lo importante, la fase decisiva, arrancan los playoffs de la Euroliga, la máxima competición europea empieza hoy para dos grandes equipos como son el Real Madrid y el Panathinaikos. Dos grandes del viejo continente se presentaban hoy en el WiZink Center para medir sus fuerzas en los cuartos de final, luchando por llegar a la Final Four del torneo que se disputará en Vitoria. Los locales harían acto de presencia en el encuentro sin uno de sus mejores valorartes, Sergio Llull, que sería baja por lesión, mientras que los de Rick Pitino irían con todo a la capital española.

Pero con ir con todo no le sería suficiente, se respiraba algo especial en el ambiente y la atmósfera de esta gran competición combinada con un pabellón abarrotado condicionarían el partidazo. Pues el encuentro estallaba con un Jeff Taylor colosal, dos triples y un matazo del ex NBA obligarían al entrenador de los griegos a parar el encuentro. El estadounidense logró calmar un encuentro que se le podía ir de las manos muy pronto, y con ajustes defensivos y ataques más seguros no se desengancho del encuentro. Ian Vougioukas y Langford eran las buenas noticias para los visitantes, que acabaron el cuarto por debajo en el electrónico 21-17.

En el segundo cuarto los blancos seguían de escándalo en ataque, y sobre todo en defensa, donde un enorme Facundo Campazzo estaba frenando la influencia en el juego del mejor jugador contrincante, Nick Calathes. El argentino además llevaba la batuta del juego, llevaba la gracia del partido y ponía a jugar a todos a su ritmo, un show para los románticos del deporte. Pero no todo era alegría, pues entre la euforia madridista irrumpió de nuevo el Panathinaikos, dos triples a mediados de cuarto asustaban a los de Laso. Y estos respondieron, de nuevo un Campazzo y un Causeur tremendos mantenían la distancia en el Palacio, 43-35 para los blancos a la media parte.

La segunda parte de este trepidante encuentro empezaba con el Panathinaikos dormido en defensa y desagusto en el encuentro, situación que aprovecharon los merengues para dinamitar más si cabe el partido. Sin embargo poco duraría de nuevo esa renta de dos dígitos, ya que Papapetrou con dos triples seguidos ajustaba el partido. Y es que el partido se volvía en un chicle, cuando mejor estaban unos, reaccionaban los otros, y así sucesivamente, final del tercer cuarto 58-52 en un tremendo partidazo.

La noche pintaba de lujo para el Real Madrid, pero el jefe de la tropa rival despertó justo a tiempo Nick Calathes que llevaba un 1/11 en tiros de campo hizo notar su talento y a base de sumar de 3 en 3 cambio totalmente el signo del encuentro. 11 puntos en cuatro jugadas para el playmaker que ponía a los de Pitino 6 arriba. Tras esto la reacción de los de siempre era de esperar, y los locales tiraron de sus pilares para llevarse el partido en un final de infarto, de nuevo Rudy y de nuevo Campazzo desquiciaron a Calathes y su equipo. Que no pudo aprovechar la última posesión para la igualada en un final de infarto. El primero se quedaba en casa, 75-72, este viernes más, pero dudo que mejor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.