ANÁLISIS | Kemba Walker, a la sombra de los grandes

Kemba Walker saca su mejor versión antes de ser agente libre

Ahora que la temporada regular está llegando a su fin y los playoffs están a la vuelta de la esquina, todos hacen sus valoraciones y dan su opinión respecto al año NBA. Llega la última semana, donde los galardones individuales dan sus últimos coletazos y se discute sobre los trofeos en los que aún hay debate sobre el ganador. Pero a estas alturas de temporada, muchos se olvidan de jugadores que han animado la competición con sus actuaciones y no están constantemente en el foco mediático. Hoy vengo a hablar de Kemba Walker, uno de los jugadores más infravalorados de la NBA.

El base nacido en el Bronx fue drafteado en el 2011 por el equipo en la que hoy es jugador franquicia, los Charlotte Hornets. Como universitario consiguió ser campeón de la NCAA con la universidad de Connecticut jugando a un altísimo nivel y siendo el máximo anotador de la final. Aun así, el joven Kemba no tuvo tanta publicidad como otros y no consiguió ser seleccionado ni siquiera en el top 5, la hoy estrella de la capital de Carolina del Norte fue finalmente escogida en la novena posición.

En su octava temporada en la mejor liga del mundo, está jugando su mejor baloncesto y promedia 25 puntos por partido y anota un 43% de sus tiros. Walker ha tenido noches estelares con altísimos números en la anotación y se convirtió en el segundo jugador de menos de 1.85 en anotar 60 puntos o más después de un tal Allen Iverson. Todos estos datos le han valido al jugador para ser seleccionado por primera vez en su carrera como titular en el All-Star, por delante de jugadores como Westbrook o Lillard.

El problema de los Hornets llega en verano

El equipo sigue peleando por meterse en playoffs, pero cada vez se van estrechando las posibilidades matemáticas de poder jugarlos. Una vez finalice la temporada, los directivos de los Hornets deberán empezar a organizar la siguiente campaña empezando por la renovación de su jugador franquicia. Kemba Walker termina esta temporada su cuarto año de contrato, que le convertía en tan solo el sexto jugador mejor pagado del equipo, y podrá optar a un contrato máximo con Charlotte o elegir salir a la agencia libre.

Michael Jordan, propietario del equipo de Carolina del Norte, está empeñado en que el pistolero del Bronx continúe con el equipo y ya está pensando en su posible futuro contrato. El mítico ex jugador quiere hacer crecer su proyecto con Walker como piedra angular y rodearle de jugadores de nivel que suban la competitividad de su equipo. Tendremos que esperar al verano para ver que termina decidiendo Kemba, pero si finalmente decide no renovar se convertirá en uno de los platos fuertes del verano.

La posición de base en el período de traspasos es una de las más codiciadas por las franquicias NBA y varios equipos estarían dispuestos a ofrecer a Kemba un contrato de máximo nivel para hacerse con sus servicios. Los equipos que más interesados y más han sonado en caso de una salida de Charlotte serían Spurs, Suns, Pistons y Nuggets, aunque no descartaría que franquicias con mejores proyectos como Indiana Pacers o Utah Jazz tanteen al jugador.

Llamando a la puerta de los mejores

Kemba Walker
Kemba Walker es uno de los más infravalorados.

Cuando hablamos de los bases de máximo nivel se nos vienen a la cabeza nombres como Curry, Irving o los dos mencionados anteriormente, Westbrook y Lillard, pero ¿habría que meter a Kemba en ese saco?

Hay muchos que le sitúan en un segundo nivel junto con otros jugadores como D ́Angello Russell, John Wall o Kyle Lowry, pero sus números de esta temporada podrían colocarle a las puertas de los mejores en su posición. En el apartado de anotación, tan solo es superado por Lillard y Curry en su posición, siendo el tercer base que más anota de toda la liga y, además, es junto con James Harden, el único jugador que ha conseguido anotar 60 puntos en un partido esta temporada. Ha liderado a un equipo hasta el final de temporada, incluso después de que su entrenador, James Borrego, decidiera sentar hasta ese momento su quinteto titular y dar más minutos a los jugadores jóvenes.

La espina de la temporada para Kemba sería no poder jugar los playoffs. A pesar de ser el único que ha iluminado a los Hornets durante toda la temporada, su equipo está a tres victorias de la octava posición por la que pelean Miami y Orlando. Todo parece indicar que, salvo milagro, los Hornets no jugarán este año la postemporada.

Este año se ha producido la explosión definitiva de Kemba Walker, después de varias campañas calentando y madurando su juego a un buen nivel. Pero el hecho que marcará su entrada en la lista de los mejores bases actuales será su próxima temporada. Siga en Charlotte o cambie de aires, habrá que ver como continúa evolucionando su juego, sus números y si consigue clasificar a su equipo a los playoffs. Al del Bronx le falta ese pequeño paso para ser considerado como uno de los mejores bases de la liga.