Un heroico Baskonia muere en la orilla

Panathinaikos 72-70 Baskonia. Los vitorianos mueren en la orilla tras una remontada espectacular en el OAKA, y se complican su pase a Playoffs

Tras rozar la proeza con las yemas de los dedos, Baskonia murió en la orilla del OAKA tras un esfuerzo titánico y remontar una renta de -23. 

Poco más pudo hacer Baskonia. Desde el inicio del partido (o incluso antes; teniendo en cuenta las cuatro bajas capitales con las que Baskonia viajaba a Atenas) todo se le ponía cuesta arriba al equipo de Velimir Perasovic. Tras un 21-2 inicial, el partido parecía sentenciado a las primeras de cambio. Todo hacía indicar que el partido sería un «vía crucis» para los vitorianos, y de hecho, así lo fue hasta pasado el descanso (46-27). 

Los de Rick Pitino salieron como autenticas motos al parquet del OAKA. Un vendaval con todas las letras al que Baskonia difícilmente podía hacer frente. Pese a la abrumadora superioridad de los griegos, no dejaron del todo K.O a Baskonia, y dejar con una indicio de vida a Baskonia es dejarlo muy vivo.  La bronca de Peras en el descanso debió ser legendaria. Los azulgranas salieron en la segunda mitad pareciendo otro equipo distinto, con hambre de reengancharse al partido.

La segunda mitad fue absolutamente antagónica, y guiados por Marcelinho Huertas, con una excelsa dirección de juego, y un Johannes Voigtmann dominante en ambas zonas de la cancha, Baskonia se metió de lleno en la pelea por el partido. Entonces fue ahí cuando empezó el intercambio de golpes, ese tú a tú infernal, en el que, por desgracia, terminaron reinando los locales. Pese a que su jugador franquicia, Nick Calathes, no estuvo especialmente fino en sus decisiones, las figura de Deshaun Thomas y Georgios Papagiannis emergieron para decantar la balanza a favor de Panathinaikos. Baskonia, muy mermado por la acumulación de faltas de sus hombres clave, y su escasa rotación (apenas jugaron 7 jugadores) terminó sucumbiendo ante un rival directo y en un partido vital por 72-70.

Ficha técnica:

72 – Panathinaikos (26+22+8+16): Calathes (11), Kilpatrick (14), Papapetrou (6), Deshaun Thomas (16), Papagiannis (10) -cinco inicial-, Langford (8), Gist (-), Vougioukas (5), Lekavicius (2) y Antetokounmpo.

70 – Kirolbet Baskonia (10+17+21+22): Vildoza (11), Hilliard (12), Shields (13), Voigtmann (9) y Poirier (10) -cinco inicial-, Huertas (13), Diop (2) y Jones (-).

¿Y ahora qué?

A pesar de la derrota en un partido tan transcendental como este, los de Perasovic siguen teniendo un hilo al que agarrarse para seguir aspirando a un puesto en los «playoffs».

Curiosamente, y pese a la derrota, Baskonia sigue en el sexto puesto de la clasificación. ¿Por qué? Para empezar, los de Perasovic han conseguido mantener el «average particular» con Panathinaikos pese a la derrota, y por ello, en caso de empate, los vitorianos se clasificaran primero.

Las complicaciones vienen ahora; Baskonia, quien tiene perdido el «average» con Olympiacos, sigue en sexta posición, incluso por delante de los del Pireo. Esto se debe a la extraña, o no tanto, situación del cuádruple empate.  Entre los cuatro equipos con balance de 14-13, se les clasifica por orden del (+-) de tantos. Como podemos apreciar en la clasificación, Baskonia domina claramente este apartado con +75. El peligro para los vitorianos está a partir de ahora en un empate, o triple empate en el que este involucrado Olymipiacos, con el que tienen perdida la «preferencia».

Las derrotas de Maccabi y Bayern les alejan prácticamente de la meta de los «playoffs«, por lo que los tres puestos vacantes parecen propiedad de estros cuatro equipos ahora empatados.  Así las cosas, todo hace indicar que Olympiacos quedara en sexta posición debido a la facilidad que le otorga su calendario. Buena noticia para Baskonia, ya que los del Pireo son los únicos con los que tiene perdido el «average».

La próxima jornada nos trae un duelo a vida o muerte en Milan, entre el Armani Milan y un Panathinaikos que llega en racha con 5 victorias seguidas. El que gane, tendrá muchas posibilidades de sellar su pase a siguiente ronda. Ademas de este partido, Milan se verá las caras con Fenerbache y Efes. Panathinaikos por su parte, con Real Madrid y Buducnost. Ambos tienen en su mano el ganar al menos un partido, incluso dos. Esto, obliga a Baskonia a sumar tanto como sus rivales. El hueso, sin duda, duro de roer. Real Madrid y Efes en el Buesa, y CSKA en Moscú. Baskonia deberá hacerse fuerte en su casa, e intentar lograr ganar los dos partidos en su feudo, y garantizarse con ello el pase.

Ufff, ¡la que se avecina!

Leave A Reply

Your email address will not be published.