Foto: Garrett Ellwood/NBAE via Getty Images

Hayward renace y los Celtics superan su crisis en Oakland

Los Celtics lograron ganar por 33 puntos a los Warriors en el Oracle Arena

Boston Celtics llegaba al Oracle Arena en una de sus peores crisis de los últimos años. El vestuario seguía con un ambiente tóxico, como bien habían afirmado los propios jugadores, y necesitaban ganar para empezar a remar en la misma dirección.

Los Warriors, por su parte, a pesar de haber ganado en Philadelphia un duro partido, afrontaban este duelo en otra pequeña crisis protagonizada por los problemas defensivos que habían estado sembrando en los últimos partidos teniendo Cousins el epicentro. Además, los rumores con Durant y sus declaraciones tampoco estaban ayudando al equipo.

Boston consiguió una victoria de mérito en la que demostraron volver a estar unidos. Ganaron en el Oracle Arena por 33 puntos, la peor derrota en casa en la era de Steve Kerr. Gordon Hayward despertó y fue clave en la victoria de los suyos. Volvió a partir desde el banquillo, como lo ha estado haciendo recientemente, y fue el jugador determinante desde la línea de tres puntos.

Finalizó con 30 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y 2 robos, un partido muy completo del jugador formado en la Universidad de Butler. Paul George habló con él antes del partido, y le dijo que para recuperarse de su lesión necesitó dos años. Parece que estas palabras le motivaron y cosechó uno de sus mejores partidos desde que viste la camiseta de los Celtics.