El Montakit Fuenlabrada paga muy cara la falta de acierto

Fuenlabrada 74-106 Joventut

Bonita velada de domingo nos esperaba en el Fernando Martín de Fuenlabrada, territorio de batalla de dos grandes equipos como son el Montakit Fuenlabrada (decimocuarto) y el Divina Joventut (sexto). Los locales afrontaban el partido con grandes novedades respecto a las jornadas anteriores, la más importante se encontraba en el banco, ya que queriendo cambiar el rumbo del equipo se destituyó al técnico argentino Néstor Garcia, que fue remplazado por Jota Cuspinera. Por otro lado, los madrileños no podrían contar con Maurice Kemp por lesión, no obstante, recuperaban al escolta Alex Llorca. 

Recordemos que el conjunto catalán llega de hacer una gran competición copera, cayendo con la cabeza alta ante el Real Madrid y con un gran Laprovittola. Y el Montakit, en bajo estado de forma, solo con dos victorias en los últimos dieciséis partidos. Los cincos iniciales, sin aparente sorpresa serían:

  • Divina Joventut: Harangody, Laprovittola, Lopez-Arostegi, Todorovic y Ventura.
  • Montakit Fuenlabrada: Clark, Eyenga, Gonzalez, Popovic y Rowland.

El partido empezaba con una alternancia de puntos debido a unas defensas excesivamente blandas. Sin embargo, esto cambio con el paso de los minutos, y los de Jota sorprendieron con su defensa, obligando a La Peña a cambiar esta misma. Las imprecisiones fueron la consecuencia de esta implicación en la protección del aro. Aún así en este primer cuarto hubo un jugador que brilló más que el resto, el máximo anotador de la liga, Nico Laprovittola. Que no solo anotó con frecuencia, sino que genero muchos espacios en la defensa. Mientras tanto, en el otro lado de la divisoria, los de casa se aferraban a romper el centro y buscar las ayudas ofensivas de figuras de dureza como Eyenga. Para acabar el cuarto fuimos sorprendidos con la irrupción de un factor clave en el baloncesto moderno, el acierto exterior, el Fuenlabrada falló más de la cuenta, algo que el martillo pilón del Juventut no perdonó. Yendo así al segundo cuarto con una renta de 14-29, más del doble de puntuación.

El siguiente cuarto obligaba al Fuenla a ajustar muchos cambios defensivos y forzar más errores a la máquina de Duran, que demostraba el gran equipo que es en cada situación de partido. Jota Cuspinera quiso aumentar el ritmo del partido con Bellas y Cruz, no obstante los resultados fueron negativos. Muy difícil de parar a un equipo que genera tanto y lo lee tan bien como es el Divina Juventut, que con un pick and roll alto le valía para romper una defensa demasiado vulnerable. Los de casa no se rendían y seguían insistiendo con un buen movimiento de balón pero con un acierto escaso. Sin embargo, el equipo catalán abusaba de los lapsus defensivos de los de Cuspinera sin piedad, como culpable encontrábamos a un duro Todorovic. El marcador a la maedia parte era cruel y devastador 23-49.

La segunda mitad del partido empezaba con el equipo casero cambiando su modus operandi al completo. En ataque buscaban las cosquillas con penetraciones y ayudas ofensivas, sin jugar la carta del triple, y en defensa rompían el partido con una presión alta. Con esto buscaba acelerar el partido de nuevo y provocar errores en las filas de Laprovittola y compañía. Gracias a esto la intensidad del partido fue al alza pese a la diferencia, y cambio la tendencia del juego. No obstante la sangre fría de Todorovic y su inteligencia ofensiva disminuyeron el impacto de este cambio defensivo. A pesar de esto, los madrileños no se rindieron y no dejaron de llevar la iniciativa en ataque y en defensa pese al resultado. Poco pudo hacer la garra de jugadores como Chema González, el Fuenlabrada se marchaba al último cuarto 53-80.

El último cuarto empezó con un partido prácticamente cerrado y con los entrenadores abriendo la despensa de las rotaciones. Se calmaron los ánimos, y el partido bajo en intensidad, sobre todo en defensa, donde ambos equipos buscaron lucirse dentro de la mediocridad. Empezaron los ataques largos y movimientos de balón calmados y con espacios, dando ambos el partido por sentado. La ventaja era demasiada y el talento del Joventut no le permitía reducirla tan siquiera. Finalmente el marcador fue de 74-106.

En cuanto a las actuaciones individuales destacar por parte del conjunto local a Christian Eyenga con  20 puntos y 4 rebotes. En cambio, del equipo ganador, remarcar la presencia de hombres como Todorovic y Laprovittola que con 36 puntos entre ambos allanaron el camino hacia la victoria en los tramos más decisivos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.