Jan 5, 2019; Milwaukee, WI, USA; Milwaukee Bucks forward Giannis Antetokounmpo (34) keeps the ball away from Toronto Raptors forward Kawhi Leonard (2) in the fourth quarter at the Fiserv Forum. Mandatory Credit: Benny Sieu-USA TODAY Sports

ANÁLISIS | Pelea a muerte por la Conferencia Este

Nos reunimos para analizar las posibilidades de los cuatro grandes

Es indudable que el salvaje este ha vuelto. Bucks, Raptors, Pacers, Celtics y 76ers dan lustre a una conferencia Este que parecía muy inferior a la del Oeste, pero las apariencias engañan. Se nos pueden presentar los Playoffs más apasionantes de los últimos años. ¿Quién se hará con el trono? Aquí os mostramos las posibilidades de cada equipo.

Milwaukee Bucks: el monstruo a derrotar (por Víctor Arrufat)

Antetokounmpo y Budenholzer, objetivo acabar de apuntalar la primera plaza. Fuente: Slam Online

Si hay algún equipo de la conferencia Este del cual debemos de gastar y gastar tinta digital sin parar, ese es los Milwaukee Bucks. Un conjunto que contra todo pronóstico está marcando el ritmo y liderando la clasificación en la mejor liga del mundo. Pues está realizando una temporada histórica en lo que al club de Wisconsin respecta, ya que tras unas malas décadas afronta el presente y el futuro de otra forma tras este año. Los ciervos llevan casi 20 años sin pasar una ronda en playoffs y solamente han superado las 60 victorias en regularseason un total de dos veces. Por eso insistimos en que lo que ven noche tras noche en el Fiserv Forum es histórico en cuanto menos a nivel de equipo.

Mike «God» Budenholzer: En lo que al equipo y el juego en sí respecta, no podemos olvidarnos del hombre que le ha dado la gran lavada de cara a este roster, Mike “el profesor” Budenholzer. Un headcoach que desde su sistema y su adaptación tremenda a la plantilla que tiene a devuelto la esperanza a una ciudad que sin duda necesitaba un año como estos. Pues el ex de los Atlanta Hawks ha cambiado las cosas en Milwaukee, y ha adaptado un equipo de futuro que jugaba como los del pasado al presente, al pace and space puro.

El triple y los espacios en la zona han dejado de ser un defecto y han pasado a prioridad, gracias a jugadores que abren el terreno como Middleton, Brogdon, Snell y sobre todo Brook López. El que seguramente sea la pieza imprescindible para conservar el éxito del esquema ofensivo y defensivo. Un jugador que en ataque puede alejar mucho al pívot contrario de la zona gracias a su gran rango de tiro y acierto; y que a su vez hace de último hombre en defensa, intimidando mucho en ayudas y penetraciones, y sobre todo haciendo de la zona una casa en la que solo vive él.

«Super López»: Y si decimos que Brook López es clave ya no puede imaginar lo importante que es un serio candidato al MVP de la temporada como es Giannis Antetokounmpo. Un jugador igual de antológico que irrepetible, que con su físico inalcanzable y su habilidad pulida y perfeccionada es casi imparable con los espacios que le conceden sus compañeros. Es el rey de la zona, el máximo anotador en lo que llevamos de liga y el mejor jugando de fuera hacia dentro. Es el jugador total, el que genera, destroza y vuelve a generar, el que lleva el nervio y el timón del partido, es el mejor. Pero no crean que aquí acaba el arsenal de los Bucks, no podemos olvidarnos del señor Eric Bledsoe, que como base de cualquier entrenador que sea discípulo de Popovich ha reflotado su carrera. Ya que con un jugador como Giannis se ve mucho más liberado en la función de gestión, acción y generación del ataque, y goza de uno espacios tremendos que le permiten llegar hasta la cocina y hacer mucho daño desde el drible. Otro aliciente es el AllStar, Khris Middleton, ya que con el tiempo se ha vuelto en un jugador de triple amenaza muy poco predecible y menos en este sistema, lo que le hace arrastrar a mucha defensa.

Role Players, This Is Why We Win: Aún así, nos equivocaríamos si nos llenamos la boca de nombres propios, este equipo es más que eso, es una plantilla muy bien complementada. En la que al fin se defiende con fundamento en el backcourt y se adapta una defensa a las necesidades primordiales de los jugadores, como es la llegada rápida de la transición y la figura básica del intimidador. Todos cumplen, todos mueren en defensa, y en ataque son peones de un Budenholzer que gana la partida con el alfil. Además por primera vez en mucho tiempo veo una gestión que favorece a lo que vemos en el parqué, ya que Jon Horst poco a poco está afilando los cuernos a un ciervo que puede envestir a cualquiera. Vitales para la rotación y el descanso de las grandes figuras la incorporación de Nikola Mirotic y George Hill a cambio de poco más que dos jugadores fuera de rotación como John Henson y Thon Maker.

Acabando con los Bucks…¿Qué podemos esperar de los playoffs? Pues pasar una ronda seguro y competir mucho en la siguiente. Ya que los de Wisconsin cada vez más se empiezan a estancar, y cierto es que si no tienen buen día desde el triple el partido se pone muy cuesta arriba. Son un equipo con los defectos contrastados y que en la post-temporada no sorprende mucho con su falta de experiencia. Por ahora disfrutemos de este año y afrontemos la realidad. Los Sixers, los Celtics y los Raptors tienen muy buen equipo, pero estos Bucks les pueden ganar a cualquiera, y más a 7 partidos y con el factor cancha.

Boston Celtics: Recuperación inmediata (por José Ramírez)

No está siendo una temporada  cómoda en Boston.  Gordon Hayward no termina de ser el jugador que fue antes de la lesión, Terry Rozier ha pasado de ser uno de los jugadores revelación el año pasado, a pasar desapercibido en la plantilla y Kyrie Irving genera un clima de desasosiego con sus declaraciones enigmáticas acerca de su futura agencia libre en verano.  Todo esto sumado a una crisis de juego al inicio de temporada que , visto el endurecimiento del Este, daba pie a dudar de los Celtics de cara a competir por ganar la Conferencia.

Sin embargo, si por algo se caracterizan los orgullosos verdes, es por su gen competitivo.  A mitad de temporada,  los Celtics son cuartos,  a 6 partidos del primero, Milwaukee Bucks. Si bien a priori esa diferencia podría dejar en mal lugar a los chicos del TD Garden, visto el poderío mostrado por Giannis Antetokounmpo y los suyos, más bien demuestra la capacidad para seguir luchando pese a todo.

Las estadísticas acompañan: Y es que estos Celtics son el tercer mejor equipo de la liga en el apartado Net Rating ( Diferencia entre los  puntos de media anotados por partido y la media de puntos encajados por partido)  solo por detrás de los ya mencionados Bucks y (cómo no) Golden State Warriors con un margen de 6,47 puntos y ciñéndonos al apartado defensivo exclusivamente, son la quinta mejor plantilla (107 puntos de media encajados por partido) lo cual hace gala de la polivalencia del equipo de Brad Stevens.

Individualmente, calidad a raudales: En cuanto al plano individual,  si bien ya hablamos de que hay algunos jugadores que están lejos de su mejor nivel, hay otros que han dado un salto cualitativo, como es el caso de Marcus Morris. El power forward está realizando probablemente  la mejor temporada de su carrera, tirando más y mejor  que nunca desde el perímetro.  Actualmente tiene una media de 14.5 puntos por partido, con un acierto del 40% en el lanzamiento exterior.  También está aportando más en el rebote , con más de 6 por partido.

Otro que también ha mejorado sus prestaciones, y en quien están puestas las miradas de cara al futuro de los Celtics, es Jayson Tatum.  El reciente ganador del concurso de habilidades del último All Star se ha hecho con  un puesto importante en la rotación en apenas año y medio en la NBA con sus 16 puntos por partido y su nada desdeñable defensa (casi un robo y un tapón por partido).

Es el momento de Jayson Tatum.

Y  por último hay que añadir a un Kyrie Irving en gran estado de forma, al que parece que el clima antes mencionado no le afecta, pues está repartiendo más asistencias que nunca, casi 7 por  partido, sin dejar de ser el principal arma anotadora del equipo con más de 23 puntos por encuentro.

Con todo lo comentado, hay razones de sobra para pensar que Boston Celtics ni mucho menos ha perdido opciones de conquistar el Este, quizá para terminar primero de la conferencia en temporada regular,  pero en el momento de la verdad, los playoffs, Boston puede mirar de tú a tú a cualquiera (incluso a Milwaukee).

Philadelphia 76ers: apostando por el presente sin hipotecar el futuro (por Manu Estévez)

Dentro de esta lucha que se está librando en el Este, uno de los equipos que nos encontramos son los Sixers, que ahora mismo es el que se encuentra 5º en la clasificación, aunque las posiciones entre el 3º y el 5º clasificado están muy próximas y esto puede cambiar en cualquier momento. Sin embargo, y a pesar de este 5º puesto, no debemos dejar de lado sus posibilidades para luchar por unas Finales del Este o incluso por unas Finales de la NBA.

Antes de hablar de los pros y los contras del equipo para poder alcanzar sus objetivos, es preciso hablar un poco de la situación del equipo. Como ya dijimos, 5º en la tabla, parece difícil acceder a uno de los dos primeros puestos, lo que puede ser un problema como explicaremos más adelante. A pesar de ello, competir por tener el factor cancha en la Primera Ronda de Playoffs es una obligación viendo la situación que se está presentando, con unos Celtics más irregulares de lo esperado y con unos Pacers que van a tener que luchar sin Oladipo, claramente el mejor jugador del equipo.

Nuevas incorporaciones, el plus del equipo: La plantilla con la que los Sixers iniciaron la temporada es muy diferente de la que la va a acabar. Teniendo en cuenta a toda la plantilla, incluyendo también a los Two-way players, 8 de los 17 jugadores han sido incorporados a lo largo de la temporada, y por el equipo han pasado hasta 26 jugadores diferentes. Por lo que vemos, los cambios son notorios, por lo que podemos decir que el juego de los Sixers hasta ahora pudo no estar asentado del todo o es mejorable, algo notorio tanto en ataque como en defensa. Además, con estas incorporaciones los Sixers logran tener un Big Four de gran calidad (Embiid, Simmons, Butler y Harris) y jugadores de rotación de gran interés tanto para la Regular Season como para los Playoffs (Ennis, Simmons o Mike Scott), además de cubrir una posición muy débil como era el 5 (Marjanovic). A todo esto hay que añadirle que todavía falta ver si se añadirá algún jugador más vía buyout, y que por otro lado en los Sixers aún no debutaron ni Patton ni Zhaire, que, si sus largas ausencias y su inexperiencia lo permiten, aportarán cosas al equipo que pueden ser interesantes en diferentes tramos de la temporada.

Tobias Harris; ¿la pieza que completa el proceso? Fuente: Liberty Ballers

Factor calendario: Merece la pena hablar del calendario que se presenta en lo que resta de temporada. Los Sixers tendrían el 9º calendario más fácil en referencia a los rivales a los que se enfrentan, con un % de victorias de 0.485, y por delante de él no tiene ninguno de los otros 2 rivales con los que ahora mismo compite, que están entre los calendarios más difíciles, por lo que en principio ese 3er puesto parece accesible. Además, jugará contra ambos equipos, aunque en el caso de los Celtics será en un B2B. Puede parecer que ese tercer puesto es algo sin importancia, pero la diferencia de victorias de los Sixers entre los partidos en casa (76,7%) y los que se juegan fuera (50%) indican que el factor cancha puede ser determinante.

Ofensiva de élite: Por último, dentro de los pros del equipo, podemos decir que es un equipo que, a pesar de que no parece ser tan bueno como el año pasado, sigue mostrando una capacidad ofensiva de élite (3º en puntos anotados) y bastante eficiente (6º en porcentaje de tiro de campo y 8º en tiros de 3, aunque no abusan de este tiro tanto, pues son 15º en tiros intentados). Sin embargo, en defensa caen hasta la vigésima posición en puntos permitidos, si bien mantienen un porcentaje rival que se encuentra en el 8º puesto, por lo que esta mejora en defensa, que parece que se puede dar en cuanto se acomoden las piezas nuevas, podría ser un equipo bastante poderoso en ambos lados de la cancha. Además, las rotaciones del equipo en PlayOffs permitirían mantener en pista casi siempre jugadores buenos y muy versátiles en defensa, ya que parece que la intención es que los generadores acaben siendo Simmons y Butler, y además es posible utilizar tanto quintetos extremadamente pequeños (incluso con Simmons de 5) como muy grandes, por lo que la adaptabilidad al rival no parece ser un problema.

Enfrentamientos directos, aspecto a mejorar: El principal factor en contra, y el que peor habla a la hora de ver las posibilidades del equipo en PlayOffs, es el conjunto de resultados cosechados contra los equipos que se mencionan en este artículo: Bucks (0-1 a falta de otros 2 partidos), Raptors (1-3), Pacers (2-1 a falta de 1 partido) y Celtics (0-3 a falta de 1 partido), que nos enseñan que solo tiene un porcentaje ganador contra Pacers (aunque aun puede cambiar), y que solo puede alterarse en el caso de los Bucks. Además, y teniendo en cuenta la situación de los Pacers (por lo que en este caso los vamos a excluir), el resultado entre los enfrentamientos contra los gigantes del Este sale a una cuenta de 1-7 a falta de 3 partidos, que es un dato bastante demoledor. Por otro lado, se habló ya numerosas veces de que el fit que existe entre los principales jugadores de los Sixers no es especialmente bueno, y, a falta de ver como se terminan de adaptar todos los jugadores, parece que en cierta forma esta afirmación es verdad, así que será necesario para que los Sixers consigan los resultados deseados que esto cambie de aquí a los Playoffs.

En general, parece que los Sixers tienen posibilidades de competir por el título de Rey del Este, pero hay ciertas cosas que deben mejorar para competir contra los otros 3 principales candidatos, como ya se mostró con los resultados.

Toronto Raptors; alternativa real a Milwaukee (por Javier Expósito)

Hace exactamente 14 días habría firmado con sangre ante cualquier notario que los Milwaukee Bucks no iban a moverse ni un peldaño en la clasificación de la Conferencia Este tal y como se encuentra actualmente. Pero después de lo ocurrido en el “trade deadline” y la llegada de Marc Gasol al equipo, no sólo creo que los Toronto Raptors, nombre por nombre, tienen la mejor plantilla de toda la conferencia, sino que también creo que son los que más motivos tienen para mirar hacia esa primera plaza, que tan cara se va a vender.

Y sin desmerecer en absoluto a unos Milwaukee Bucks, que tanto por sistema de juego como por adaptación de plantilla en la NBA moderna tiene dos bazas clave de cara a la lucha, en Toronto hay algunos motivos que, sino igualan la balanza al 50/50, convierten el núcleo canadiense en el núcleo que de verdad puede plantar cara a los de Budenholzer.

La llegada de Marc Gasol: Es el principal motivo de la esperanza en Toronto. Con la llegada de Marc, no sólo es que los Raptors hayan conseguido mejorar lo que ya había sin dar ninguna pieza clave del equipo, sino que han formado un Big Three más temible de lo que nos están vendiendo: Kyle Lowry, Kawhi Leonard y Marc Gasol, a fin de cuentas, son dos All-Star y un candidato al MVP.

Pero dejando a un lado el apartado de nombres, la adquisición del pívot es un upgrade tanto en el sistema defensivo como para la ofensiva en sí. En defensa es otro “rim protector”, con uno de los mejores IQ’s de toda la liga y al que no se le pasa una ayuda en defensa, algo en lo que, si los Raptors ya dominan con Kawhi como eje, ahora van a ser referencia absoluta. Piénsenlo, un quinteto formado por Kyle Lowry, Danny Green, Kawhi Leonard, Serge Ibaka y Marc Gasol… ¿qué DefRating tendría?

Marc Gasol, nueva oportunidad de anillo. Fuente: El Español

En ataque, más de lo mismo. Otra opción más de anotar 20 puntos a parte de Kawhi, Ibaka o Lowry, algo que le da otro grandísimo abanico de recursos (triple en catch&shoot, media distancia, juego en el poste, rebote ofensivo, generación de espacios, capacidad para mover el balón…) de los que, retrospectivamente, también se podrá nutrir tanto Kawhi Leonard como Kyle Lowry. Y lo que va a aportar desde la generación de juego, claro, ya sea en momentos en los que pueda ejercer de “segundo base” junto a Lowry como en momentos en los que le toque jugar con los suplentes.

De todas maneras, aquí explico todo esto de una manera más densa, por si le quieren echar un vistazo.

La mejor segunda unidad de la liga: La mejor propuesta de valor que tienen los Raptors desde el año 2016. Este año, por lo pronto, a segunda unidad la componen; Fred Van Vleet, Pascal Siakam, Norman Powell, Jeremy Lin y OG Anunoby. Pascal Siakam es de las revelaciones de la temporada, promediando barbaridades desde el banquillo (16,1 puntos y 7 rebotes, 44 puntos el otro día ante Wizards…) y rindiendo muy por encima de las expectativas cuando Kawhi se queda en el banquillo, además de ser candidato al Sexto Hombre del Año sin discusión. Norman Powell, versátil como pocos y con un tiro y atletismo muy por encima de la media. OG Anunoby, especialista del 3&D que sería titular en cualquier equipo que necesitara un jugador de estas características. Y Jeremy Lin, nueva adquisición al igual que el mediano de los Gasol, que llega para aportar anotación rápida a ese banquillo que, ya de por sí, es prácticamente inmejorable. No es tanto por aportación, sino por lo que conlleva esto; una rotación de ensueño, con 5 suplentes capaces de jugar de titulares y ser sólidos.

Veteranía, bendito tesoro: Esto puede ayudar más de cara a Playoffs, pero tampoco vamos a negar que en Regular Season, y sobre todo para competir en el tramo final, este factor es bastante importante. Además, es un factor con el que no cuenta ningún equipo de los cuatro a excepción de los Celtics. La plantilla de los Raptors cuenta con dos campeones de la NBA (Kawhi Leonard y Danny Green, siendo claves los dos, además), un subcampeón de la NBA y que también ha jugado una final del Oeste (Serge Ibaka) y a Marc Gasol, que aunque nunca ha logrado pasar de Semifinales de Conferencia, es un jugador con experiencia olímpica (2 platas), campeón del mundo en 2006 y con 11 años de experiencia en la NBA a sus espaldas. No sé hasta cuando es diferencial este apartado de cara a una comparación con Milwaukee, pero es un aspecto con el que Giannis y compañía no cuentan.

Bonus Track: Indiana Pacers (por Juan Pedro Belmonte)

Indiana Pacers sufrió un duro golpe con la lesión de Victor Oladipo. La franquicia de Indianápolis se veía en una posición muy favorable para luchar por las Finales del Este, sobre todo debido a su gran inicio de temporada. Gracias al buen rendimiento de su plantilla, donde todos aceptaron su rol y lograron remar a la misma dirección, se posicionaron en la tabla por delante de equipos como Boston Celtics o Philadelphia 76ers, que no habían sido capaces de seguir la estela de equipos que han aumentado sus marchas como Milwaukee Bucks y Toronto Raptors. Pero la situación ha cambiado desde aquel entonces y deben afrontar nuevos desafíos.

Factor Bogdanovic: No es secreto que los Pacers han sufrido para ganar partidos desde que su All-Star no está. Sin embargo, han sido capaces de ganar algunos partidos contra rivales de altura gracias a las aportaciones de otras piezas que deben convertirse en indispensables con la baja de Oladipo. Si en algo pueden destacar estos Pacers es en el juego en equipo, formando un ataque organizado que pueda equilibrar la falta de puntos que proporcionaba el escolta.

El recambio ofensivo más natural parece ser Bojan Bogdanovic, que solo conjuga el verbo enchufar y que lleva varias temporadas rindiendo a gran nivel. Todo un veterano que sabe lo que es luchar por la postemporada y conseguir victorias en la misma. La temporada pasada fue fundamental en las aspiraciones de Indiana Pacers y debe ser una de las caras a buscar por parte de sus compañeros a la hora de poner el balón en el aro. Es una gran amenaza desde casi todas las áreas de la pista, con una muñeca capaz de controlar el tiro de tres y media distancia, y con un físico que le permite hacerse hueco en las penetraciones a canasta para terminar con bandejas fáciles.

Myles Turner, ha llegado tu momento: Indiana Pacers lleva varios años incubando a jugadores jóvenes con mucho potencial, como es el caso de Myles Turner. El pívot ha dado un paso adelante en las dos últimas temporadas y se ha colocado como una de las referencias de la plantilla. Es un arma efectiva en ataque, siendo una de las principales amenazas de este equipo en la pintura y en el perímetro. Ha mejorado su tiro desde más allá del arco y su porcentaje esta temporada está en el 40%, nada mal para su posición.

Por otro lado, Turner se ha establecido en toda la liga como uno de los mejores jugadores defensivos. Con una media de 2,7 tapones por partido, es uno de los mejores hombres en este registro en toda la competición. Junto con la aportación de Domantas Sabonis desde el banquillo, con el que se complementa a la perfección, los Pacers pueden comenzar a mirar con esperanza al final de temporada, ya que estarán en Playoffs a no ser que ocurra un desastre.

Segunda unidad capacitada: Para no echar de menos a Victor Oladipo, los Pacers cuentan con un Tyreke Evans que se reveló la pasada temporada como un anotador nato, demostrando que todavía puede ser muy efectivo para cualquier equipo. Es cierto que Evans no ha tenido el mismo protagonismo que tenía en Memphis la temporada pasada, pero la vacante de Oladipo le dejan sobre la mesa una cantidad de minutos que debe ocupar para demostrar que puede tener un contrato mucho más abultado. Hasta ahora, se ha notado su presencia en la pista, sobrepasando los dobles dígitos en cada encuentro que ha disputado desde entonces.

Para mejorar su anotación, los Pacers también han podido echar mano del mercado de jugadores cortados como es el caso de Wesley Matthews. El escolta salió de los Mavericks en el traspaso de Porzingis y fue cortado posteriormente por los Knicks tras jugar un partido con ellos. Indiana recupera tiro exterior con uno de los lanzadores más efectivos de la competición, promediando casi un 40% de acierto desde más allá del 6,75 en sus más de once años en la NBA.

El núcleo de los Pacers, mermado por la baja de Víctor Oladipo. Fuente: Usa Today

Los cuatro proyectos, en un momento clave

La Conferencia Este está en su mejor momento en temporadas, con cuatro equipos optando al primer puesto. Cuatro proyectos, todos en el punto clave. En el momento en el que toca responder o estancarse. Y otro más, que aunque mermado por la lesión de su estrella, dará guerra hasta el final por mantenerse arriba. ¿Quién se hará con el trono de la Conferencia Este? Os leemos en Twitter (@SomosBasketweb) y abajo en comentarios.