ACB PHOTO

Real Madrid supera a la Penya y estará en la final

Los chicos de Laso completaron una gran segunda mitad para pasar a la final

Tras el final apretado del FC Barcelona Lassa frente a Iberostar Tenerife, el WiZink Center se preparaba para recibir el partido de su anfitrión restante, el Real Madrid Baloncesto, que se medía a un histórico como el Divina Seguros Joventut.

La Penya, llegaba al partido con la máxima motivación posible tras haber derrotado a Kirolbet Baskonia en cuartos de final con un Laprovittola sin precedentes, que batió el récord de valoración en un partido de copa con un total de 50. Querían dar la campanada y conseguir la clasificación para la gran final.

Por su parte, el Real Madrid venció sobre Movistar Estudiantes en un partido que tuvo un claro dominador. El conjunto colegial solo compitió durante el primer cuarto y el resto fue todo blanco. Los blancos quieren que la Copa del Rey se quede en casa, y para ello tenían que medirse a un rival que no ha mostrado señales de debilidad en lo que llevamos de temporada en Liga Endesa.

Parar a Laprovittola como premisa

Para poder ganar el partido, el Real Madrid sabía que lo más importante era parar a Laprovittola al otro lado. Para ello, Pablo Laso planteó una defensa más que individual sobre el base argentino con Fabien Causeur y Jeffrey Taylor como principales protagonistas.

Se pegaron como una lapa a la estrella del Divina Seguros Joventut para evitar que recibiera el balón. Los jugadores, en lugar de optar por su habitual sistema, buscaron los espacios para encontrar las mejores opciones de cara al aro. De ese modo, Harangody y Todorovic atacaron constantemente el aro debido a la falta de atención en su marcaje.

Los merengues tuvieron que estar muy atentos en cada momento para evitar que su rival se aprovechase de la zona débil que dejaba la simple no presencia de Laprovittola. Lograron reajustarse y su plan de partido estaba funcionando a la perfección, los locales estaban cortando el grifo a su rival y poco a poco iban aumentando el suyo propio con naturalidad.

Controlando la zona

El Real Madrid buscó cómo organizar su ataque una vez solucionado el primer problema. Para ello, optaron por el siempre fiable Facundo Campazzo, que no solo asistió, sino que también anotó con facilidad. El argentino sumó siete puntos en la primera mitad así como Randolph y Ayón, sus dos principales ayudantes que estuvieron en el sitio adecuado en el momento justo.

Los madridistas atacaron la pintura contra una defensa verdinegra que no les pudo detener. Gustavo Ayón fue el más destacado con ocho puntos, cuatro rebotes y tres robos en la primera mitad. Supo leer los movimientos de su rival y controló la zona a su gusto.

En términos generales, el Real Madrid volvió a mostrar un ataque muy organizado, donde todos, a excepción de Rudy Fernández y Prepelic, que no había saltado a la pista, habían anotado al menos dos puntos en la primera mitad de partido.

El último golpe fue blanco

Tras el descanso, se mantuvo la misma dinámica. El Real Madrid siguió haciéndose fuerte y recordaba a lo que había sucedido la noche anterior frente a Movistar Estudiantes, aunque con algo más de acierto de los chicos de Duran.

Gabriel Deck, que llegaba a este partido tras haber sido el mejor en el partido frente a sus vecinos del Ramiro, despegó en el segundo tiempo y comenzó a anotar sus tiros. Aportó a los blancos desde fuera con un tiro de dos muy lejano y otro triple. Además, salvó bolas muy importantes jugándose su integridad física para mantener la posesión.

El otro madridista que se unió a la fiesta anotadora en la segunda parte fue Anthony Randolph. Ya partía con una buena base tras haber firmado una sólida primera mitad, y siguió aumentando sus números frente a una defensa del Joventut que no contaba con recursos para defenderle. Dos triples suyos avanzado el tercer cuarto, fueron claves para terminar de apagar las luces del pabellón.

Anthony Randolph, SomosBasket MVP del partido

Anthony Randolph fue indispensable para el Real Madrid en la segunda mitad para dejar el partido encarrilado. Gracias a su inspiración en ataque, los blancos cerraron su billete a la final. Finalizó con 15 puntos, 8 rebotes, un tapón y 19 de valoración.