OPINIÓN | Orlando Magic, una reconstrucción que no llega

En Magic las cosas se hacen mal desde años atrás

Qué lejos queda ya aquellos tiempos en los que los de Florida, liderados en aquel entonces por Howard, (el bueno, no el de ahora) llegó contra pronóstico a la final de la NBA. No obstante, de este proyecto, solamente quedan cenizas y recuerdos tatuados en la memoria de los aficionados, ya que ahora los Magic se definen como uno de los peores equipos de la NBA. 
Y pasan los años, y las malas decisiones no cambian, tachando calendarios en rojo, sabiendo que será otro año en el que los playoffs no llegarán a Orlando.  No obstante, lo que es peor es que no tienen una propuesta de valor en su proyecto, es evidente que de un año para otro no vas a ser contender y menos con este roster, pero después de muchas rondas altas de draft , después de muchos veranos, después de muchas  ventanas de agentes libres, este proyecto no coge forma. La franquicia no atrae.
Comenzando por 2013, año en el que los Magic afrontaban el draft con una segunda elección de primera ronda, una oportunidad irrechazable para reconstruir el futuro de una franquicia. La decisión no fue mala, Víctor Oladipo, ya que por aquel entonces era impredecible e impensable pensar que Antetokounmpo sería quien es hoy. No obstante, lo que más marca, es como esté se fue, a cambio de un Serge Ibaka que en cuestión de meses finalizaba su contrato.  algo que nadie aún logra comprender. Cosas como está han señalado la gestión de este equipo como nefasta lo que les hace muy difícil convencer a nadie importante como agente libre.
Siguiendo el transcurso del artículo, en 2014 los Orlando Magic escogieron al llamado nuevo Blake Griffin, Aaron Gordon, el cual era más potencial y hype que jugador. Finalmente, no es ni el nuevo, ni la versión mejorada de este, más bien todo lo contrario, ya que no puede liderar a un equipo y ni se le espera como estrella de la liga, no obstante, nada que objetar de está elección. En esa misma noche escogieron a Payton, al que años después traspasaron, a cambio de poco y menos, una no muy buena elección y un movimiento de mercado horroroso.

Pero si crees que esto acaba aquí estás equivocado, en 2015, el año siguiente, la gestión horrenda sigue haciendo de las suyas. Pues en un draft en el que se presentaban con un pick 5 y muy buenos prospects, queriendo innovar, arriesgar y apostar por lo nuevo, eligen a un suplente del Barcelona, que ni siquiera había demostrado ser un gran jugador en Europa. Ahora, Mario Hezonja, ya lejos de Florida, es carne de banquillo, con un par de partidos buenos y muy lejos del nivel que se le exige a cualquier elección top 5.

En 2016, más de lo mismo, otro año con una decisión precipitada e inexplicable, de los peores traspasos de la década, pues los Magic enviaron a Sabonis y Oladipo rumbo OKC, a cambio de un Ibaka expiring. Es decir, se cargaban la plantilla a cambio de un jugador que iba a permanecer una sola temporada; finalmente, traspasaron a este a los Raptors para no perder al nacionalizado español a cambio de nada.

En 2017,  seguimos con las mismas, donde en una sexta elección del draft, vuelven a arriesgarlo todo por un valor para nada seguro y poco tangible. Pues estos escogieron a Jonathan Isaac, un jugador muy joven e inmaduro, con una constitución propia de jugador de baloncesto y una buena defensa. Pero lejos de eso, el rendimiento del alero del Bronx pasa sin pena ni gloria por la mejor liga del mundo, sigue estando muy verde, incluso más que los rookies de este propio año. Sin embargo, realmente no es mala elección, el caso es que no tiene madera de líder y no se aprecian indicios de jugador top.

En esta última ceremonia del draft, los Magic escogieron al jugador que probablemente era más necesario y demandado por parte de la franquicia, Mo Bamba. Un tipo capaz de hacer de todo con un físico de escándalo, correr la pista, tirar liberado con cierto acierto, características que no están mal para alguien de esas proporciones, pero que no son nada en especial. Tampoco podemos decir ya que es un caso perdido, ya que está eclipsado por un jugador como Vucevic que se encuentra en el mejor año de su carrera, aunque viendo sus minutos en pista, tampoco tiene nada de especial.

Dejando a un lado los Draft, sus movimientos en agencia libre han sido un solar, ningún jugador de los que cambian equipos (Lebron, Durant, Davis…etc) ha mostrado ni el más mínimo interés. Parece que, si no eres Los Ángeles Lakers, con su palmarés y su camiseta que casi todos quieren vestir, no despiertas interés. Lo más probable es que si no empiezas desde reclutar una estrella en el Draft a la que se quieran unir después otras estrellas lo tienes difícil, muy muy difícil. Los Heat consiguieron a Lebron, por ejemplo, porque al rey le apetecía jugar con Wade, y los Warriors a Durant porque quería jugar con Curry.
En la actualidad lo más positivo que se puede decir de los Magic es que al menos no tienen ningún contrato muy tóxico tipo Parsons, ni años sin rondas como los Nets de estos años, pero después de más de media década toda la reconstrucción ha sido en balde, sus jugadores importantes no son estrellas de primer nivel (Lebron, Antetokounmpo, Curry). Ni siquiera un Irving, un Lillard… su big three está formado por un jugador con buena muñeca sobrepagado como Fournier, un buen Gordon que no ha explotado en estrella y un Vucevic que, pese a estar jugando la mejor temporada de su carrera, tampoco es que sea una megaestrella sobre la que edificar un equipo ganador. El objetivo debería ser claro; Draft, Draft y más Draft.

Leave A Reply

Your email address will not be published.