Foto: Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images

ANÁLISIS | Philadelphia 76ers, plantilla y necesidades

Diseccionamos la plantilla de uno de los candidatos al título del Este

A lo largo de la temporada pudimos ver como los Sixers sufrían algunos baches importantes, especialmente en su inicio, en el que perdieron algún partido importante, además con resultados abultados, como es el caso de los partidos contra los Celtics, los Raptors o los Bucks, factor importante para acabar apostando por Butler como la tercera pieza para construir un Big Three en Philadelphia. Desde entonces, y tras un largo proceso de adaptación, los Sixers lograron un récord de 26-12, lo que nos lleva a un récord general de 34-18. Ante este resultado, y a pesar de esos diferentes baches que han atravesado los Sixers y de algunas de las lesiones que también son un factor importante a mencionar, nos encontramos con un equipo que está 3o en el Este y 5o en la clasificación general. Sin embargo, y pese a los últimos resultados de la franquicia, bastante positivos, parece que hay ciertos roles deficitarios, por lo que puede ser interesante observar cuál es la configuración de la plantilla actual, cuáles son las necesidades del equipo y qué jugadores podrían buscarse de aquí al trade deadline o incluso en el mercado de buyouts.

Antes de empezar a hablar de la configuración de plantilla, es necesario explicar cómo la vamos a abordar. En primer lugar, en ataque nos vamos a olvidar de las posiciones clásicas y vamos a optar por los roles que pueden desempeñar los diferentes jugadores, puesto que a día de hoy podemos considerar a los Philadelphia 76ers como un equipo bastante aposicional. Los roles que definiremos serán: aquellos que puedan generarse sus puntos de forma individual, los tiradores y los generadores. Para la defensa, lo que haremos será encuadrar a los jugadores en tres grupos según la altura: los guards, hasta los 2 metros, los forwards, entre los 2 y los 2,10 metros y los bigs, que harán referencia a los que superen los 2,10 metros. Obviamente, hay que entender que en este caso será bastante general, ya que las condiciones físicas no sólo están marcadas por la altura y también influye las capacidades técnicas de cada jugador. Para abordar todo esto, se hará jugador por jugador, dividiéndolos en 5 grupos: titulares, rotación, two way contracts, lesionados y jugadores que deberían salir.

Los titulares

En primer lugar, empezando por los titulares, hablaremos de Embiid, probablemente el mejor jugador del equipo en ambos lados de la cancha. En ataque, Embiid es un jugador capaz de crearse sus propios tiros casi desde cualquier lado de la zona de 2 puntos, en especial debajo del aro, con un porcentaje de 73,5% de acierto; y además es capaz de abrir la pista como

tirador y de generar para los demás, aunque en principio no serían su principal aportación, ya que tira un 30% desde la línea de triple y a nivel de generación cuenta con 3,6 asistencias por partido y con un ratio de asistencia/pérdida de 1. En defensa, Embiid es el ancla del equipo, que no solo es capaz de intimidar a los rivales mediante tapones o molestando el tiro, sino que también ayuda a los compañeros, aunque quizá sea mejorable el P&R en algunos tramos del partido, y especialmente con algunos compañeros.

Sixers Embiid Simmons
Foto: Bill Streicher-USA TODAY Sports

El segundo jugador es que analizaremos es Simmons, que actúa como generador primario del equipo, con más de 8 asistencias por partido y con un ratio de más de 2 asistencias por pérdida. Más allá de la generación, tiene cierta capacidad para generarse sus puntos, aunque solo en la pintura, y en el tiro sigue sin existir una mejora, por lo que en ataque sigue teniendo un rol bastante específico. A nivel defensivo, sin embargo, este año se pueden observar mejoras, y puede llegar a defender todas las posiciones, aunque es cierto que algunos jugadores más bajos y ágiles y otros más altos pueden salirse de ese rango, y es especialmente eficaz cubriendo forwards sin pelota, ya que es bastante agresivo con las líneas de pase y en ayudas, si bien a veces puede perder su marca.

El tercer jugador dentro de los titulares sería Butler, cuyo principal rol es el de anotador, con una gran capacidad para generarse sus puntos desde cualquier parte dentro de la zona de 2 puntos y a veces desde el triple, especialmente en el clutch. Además, es un buen generador secundario, si bien esta temporada ocupa en menor medida ese rol, y como tirador tampoco lo está haciendo mal, con un 36,7% desde el triple aunque con solo 3 intentos. En defensa, es un jugador importante, ya que puede defender a prácticamente todos sus emparejamientos, bien por condiciones físicas o bien por inteligencia, y además es capaz de defender bien tanto sin balón como con él.

Redick sería el cuarto jugador dentro de este análisis, caracterizándose por tener un rol muy específico dentro del equipo, pues es el principal tirador, con un 38% hasta 8 intentos cada noche. En defensa, sin embargo, es el jugador del quinteto titular que más sufre, pues sólo sería capaz de defender a algunos guards y aún así tiene bastantes problemas.

Por último, tenemos a Chandler, un jugador que podríamos catalogar como 3&D, por lo que su rol en ataque es, básicamente, el de tirador, con un porcentaje de acierto de 39% en algo más de tres intentos cada partido; y en defensa es un jugador capaz de emparejarse con los

forwards y con algún que otro guard, principalmente sin balón, aunque con algunos de ellos se ve superado. Es por ello que normalmente acaba encargándose de alguno de los forwards de menor calidad del equipo contrario.

La rotación

Dentro de los suplentes, podemos empezar con McConnell, que es un jugador que se encarga de la generación de juego, además con especial efectividad, ya que si bien solo cuenta con algo menos de 4 asistencias, tiene un ratio de asistencias/pérdidas de 3. Además, tiene cierta capacidad de generarse su tiro, siempre y cuando sea de 2, pues cuenta con un 57% en tiros de 2 y con una gran cantidad de ellos autogenerados. En defensa, tiene capacidades para aguantar a guards, especialmente cuando llevan la pelota, pero no es especialmente útil, aunque si es inteligente en cortar lineas de pase y suele esforzarse en la faceta defensiva.

Tras McConnell, nos encontramos con Brewer, un jugador con escaso aporte ofensivo, principalmente jugadas en transición y cortes en movimiento, pero que en defensa es un gran aporte, ya que es capaz de emparejarse con guards y forwards pequeños, y además resulta bastante molesto para el rival.

Corey Brewer Sixers Philadelphia
Foto: USA Today Sports

En siguiente lugar tenemos a Muscala, un jugador que llegó a Philadelphia para cumplir el rol de tirador y que, en cierta medida, lo está haciendo, aunque ha descendido su porcentaje habitual hasta menos de un 35%, si bien es cierto que intenta más de 4 tiros por noche, por lo que en ataque su papel es, de cierta forma, cuestionable. Además, en defensa solo es capaz de enfrentarse con los jugadores de gran tamaño, y no siempre sale beneficiado, por lo que este jugador podría ser uno de los candidatos a salir traspasado.

Por último, debemos hablar de los dos rookies que han debutado con los Sixers esta temporada, que son Shamet y Bolden. Para el primero, podemos definirlo como tirador, muy acertado además, con un 41% en 4,5 intentos, y que además podría ser un generador secundario, como demostró en NCAA con más de 5 asistencias en su último año, aunque ahora en NBA esté más especializado en el tiro. En defensa podemos ver una clara progresión, pudiendo defender a los guards, aunque con los más físicos sufre porque aún tiene que ganar algo de masa muscular y mejorar algo su IQ defensiva.

En cuanto a Bolden, es necesario tener en cuenta que sus partidos son pocos, por lo que es posible que las estadísticas varíen en lo que resta de temporada. Estamos ante un jugador que tira poco más de un triple por partido, aunque cuenta con pocos minutos, y anota menos de un 33% de esos intentos, por lo que podemos catalogarlo como un proyecto de 3&D, ya que en defensa es un jugador que sí ha mostrado mucho sus capacidades, siendo capaz de cubrir forwards y algunos bigs y mostrando inteligencia tanto defendiendo sin balón como con él.

Los jugadores con contrato de dos vías

Dentro de este grupo, tenemos a Milton y a Highsmith, jugadores todavía poco hechos y que deberían contar solo con minutos de la basura por ahora. En cualquier caso, vamos a hablar aquí de Milton, ya que si puede ser un jugador útil en ciertos tramos. En ataque, podemos decir que se trataría de un jugador que podría desarrollarse como tirador y generador, y en defensa sería especialmente útil contra guards. En esta última faceta es donde más crecimiento puede tener, pudiendo llegar a ser un defensor de gran nivel.

La enfermería

En este caso, no vamos a hablar de sus roles, sino que solo mencionaremos a los jugadores por encima, ya que, en principio, no parece que vayan a jugar esta temporada con el equipo, o por lo menos no jugarán minutos importantes salvo sorpresa. En primer lugar está Fultz, que sigue con el problema del hombro que no le permite tirar, y no hay fecha de vuelta, así que parece difícil verlo cogiendo minutos antes de Playoffs. Si llegase con el tiro recuperado, podría llegar a ser un jugador central en los esquemas del equipo, aunque su incorporación sería progresiva, y además es un defensor muy inteligente

En cuanto a Zhaire Smith y a Patton, están en la fase final de su recuperación, pero ambos llegarían muy mermados físicamente, por lo que parece difícil que jueguen esta temporada, por lo menos minutos importantes. Sin embargo, si parece que pasarán algún tiempo en el Delaware Blue Coats para progresar en esa recuperación. En el caso de Zhaire, a falta de ver como desarrolló otros aspectos en los que estaba verde, aportaría defensa; y en el caso de Patton, probablemente esté muy verde para cumplir, pero podría aportar ciertos minutos de calidad sustituyendo a Embiid.

En la rampa de salida

Aquí vamos a incluir a dos jugadores: Amir Johnson y Korkmaz, aunque debemos tener en cuenta que Muscala también podría estar dentro de este grupo. En el primer caso, no es un gran aporte en ataque, y en defensa venía a ser el suplente de Embiid, aunque realmente esta temporada ha estado muy bajo en este aspecto; y en cuanto a Korkmaz, tanto su petición de traspaso a finales de 2018, que llevaron a rechazar la opción de equipo, como la progresión acelerada de Shamet suponen que no cuente para el equipo, o por lo menos que sean favorables a su salida, ya que es un jugador muy similar a Shamet y probablemente saldrá gratis en verano. Junto a ellos, podría estar Muscala, si bien a diferencia de los mencionados en este grupo el último sí está jugando.

Las necesidades

Podemos ver que los puestos ofensivos de los Sixers tienen tres problemas básicos: el primero de ellos es la falta de jugadores capaces de crearse sus puntos más allá de la linea de tres, así como tampoco vemos un anotador capaz de crearse sus tiros desde el banquillo, y además varios jugadores se pisan entre sí dentro de sus roles, como es el caso de Shamet y Korkmaz y de Bolden y Muscala. En defensa, son evidentes las carencias de la segunda unidad, tanto en el puesto de forward como en el de big, especialmente en el primero cuando hay bajas sensibles como fueron Butler y más habitualmente Chandler, por lo que serían necesarias mínimo dos incorporaciones, ambas para el banquillo.

Posibles llegadas en el mercado

En principio, las dos incorporaciones lógicas serían un big defensivo y un jugador que salga desde el banquillo y juegue como 3&D o bien que pueda generarse sus puntos. Para el primer caso, hay un nombre que destaca sobre el resto, y es Dedmon, jugador que ya interesó a los Sixers en el pasado y que interesaría ahora, por el que además podríamos buscar un paquete con una segunda ronda y Korkmaz que permitiría la llegada de un big barato.

Dedmon Sixers
Getty Images North America

En cuanto al forward 3&D o anotador, hay varias opciones. En primer lugar estaría Terrence Ross, que permitiría anotación desde el banquillo y además está tirando bien desde el triple esta temporada, aunque por otro lado, los Magic intentan competir, por lo que el precio no sería el que realmente vale el jugador. Otra opción sería Wayne Ellington, de Heat, pero dependiendo de su precio probablemente sea más interesante esperar al mercado de buyouts;

y también nos encontramos a Bullock, jugador de los Pistons, y con el que tendríamos el mismo problema que los anteriores. También podemos ver a Mirotic, aunque de nuevo nos encontramos con el problema del precio que piden, puesto que dar una ronda como la de Miami por un alquiler no sería interesante, así como tampoco jugadores jóvenes. En el mercado de buyouts, podríamos encontrarnos con jugadores como: Alec Burks en Cavs, Temple o Holiday si los Memphis terminan desistiendo, Wesley Matthews en Knicks, Ariza o Markieff Morris si los Wizards acaban decantándose por reconstruir. Especialmente interesantes son estos tres últimos, que son los que deberían buscar los Sixers si no logran obtener al jugador deseado mediante trade.

Por último, vamos a hablar de algunos jugadores que han estado entre rumores de traspaso y que podrían encajar bien dentro del esquema, si bien las piezas que se dan no estarían dentro de lo que en principio se buscaría. En concreto, vamos a hablar de cuatro jugadores: Otto Porter, Bradley Beal, Tobias Harris y Taurean Prince. Para todos ellos, las pieza principales de los traspasos serán Butler, ya que no tiene contrato para el año que viene y un servidor considera que no va a renovar, por lo que buscarle traspaso sería positivo; y Fultz, que si bien se debe seguir confiando en él, si puedes recuperar parte del valor que diste hace 2 años por él y además consigues una pieza que encaja con el proyecto, quizá sea necesaria esa salida.

Porter Sixers
Foto: Will Newton/Getty Images North America

En el caso del primero, los Wizards parece que no terminan de conseguir que rinda al nivel de su contrato, por lo que, dado dicho contrato y su rendimiento, puede que sea un jugador barato por el que ya buscaron un trade algunos equipos como Kings. En este caso, los Sixers podrían buscar un traspaso a tres bandas en el que, o bien Fultz o bien Butler fueran la pieza principal, ya que Otto Porter encajaría mejor, tanto por tiro como por necesidad de pelota y por edad, y además no se perdería defensa. Por otro lado tenemos a Bradley Beal, jugador que encajaría perfectamente con el equipo, y por el que Butler debería salir. Sin embargo, si sería necesario, como mínimo, dar la ronda de Miami, y probablemente algo más.

Para el caso de Tobias Harris, no se basa en rumores, sino que el traspaso estaría en un intercambio entre Harris y Butler, puesto que este era uno de los equipos que interesaban al jugador antes de salir de Minnesota y los Clippers conseguirían aumentar el espacio para poder traer a otra estrella en verano. En cuanto a los Sixers, es un caso similar al de Porter, aunque en este caso sí se perdería defensa. Por último estaría Taurean Prince, probablemente

el más barato de los tres, ya que con Fultz y la ronda de Sixers de este año podrían lograr el traspaso, aunque puede ser necesario un tercer destino para Fultz, como sería Orlando Magic. En cualquier caso, este último tema es más una opinión basada en el futuro del equipo que en la necesidad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.