ACB Photo / E. Candel

Movistar Estudiantes se vuelve a hacer fuerte en casa y se lleva la prórroga ante Iberostar Tenerife

Movistar Estudiantes 98-96 Iberostar Tenerife

El Movistar Estudiantes cerró en casa una victoria importantísima contra otro puntero de la liga como es el Iberostar Tenerife. Los de Berrocal, volviendo a tirar de casta en los momentos clave del partido, supo hacerse fuerte en casa colocarse, por primera vez en todo el año, lejos de los puestos de descenso.

Un último cuarto “made in Estu”

Mentiríamos si no dijéramos que fue un partido calentito, tanto por el juego físico desplegado como por la implicación. Y no fue hasta el último cuarto cuando el Estudiantes se repuso en el marcador, después de un mal 2º cuarto que le lastró a lo largo del partido. Después de ese arreón local, el final iba a volver a ser apretado. A falta de 01:44, dos tiros libres de Brizuela ponían el 74-74 en el luminoso.

El partido se decidió en los tiros libres. San Miguel anotaba uno de dos con el 76-78, y Omar Cook lograba la falta para anotar 3-3. A 11,6 segundos, balón del Tenerife y empate a 79. David White no pudo anotar la bandeja, por lo que nos íbamos a la prórroga.

Una prórroga de oficio

La prórroga, tal y como llegaban los locales de confianza, fue para el Estudiantes, que gracias a un Omar Cook muy acertado y un Caner-Medley que tiraba de oficio, sobre todo en defensa, lograban poner el 98-9

Poderoso Witthington

Cada vez más acostumbrados a verlo, se nota muchísimo la llegada del pívot al conjunto colegial. Comenzó bien el primer cuarto (10 puntos, 4/6 en tiros y 2/2 en triples), y aunque secó su aportación ofensiva desde ahí a los siguientes dos periodos, si que mantuvo esa presencia en los tableros que tan necesaria es para el Estudiantes.

El último cuarto volvía a ser suyo, prácticamente. Después de esa mencionada sequía, volvía a tope con otros seis puntos, además de un triple importantísimo para igualar el choque. Acabó con 18 puntos y 17 de valoración, pero lo más importante fue la intensidad con la que solucionó la papeleta ante Colton Iverson.

El Iberostar, embalado pero cansado

Los arreones del equipo canario fueron clave en según que momentos del partido, alarde del estado de forma en el que se encuentran. Obviando el rendimiento ofensivo, que es quizás de lo mejor en toda la liga, deslumbró también el nivel defensivo al que los de Txus Vidorreta sometieron a los locales.

Este partido no debe ser un impedimento para Iberostar Tenerife. Cuando el físico no acompaña, no acompaña. Y llegar lastrado de jugar dos competiciones y dos prórrogas hace relativamente poco es un factor que también hay que recordar. Eso sí, también hacer frente a los errores cometidos en el clutch time debe ser prioridad uno para los isleños si quieren seguir siendo referencia en la liga.

Leave A Reply

Your email address will not be published.