Foto: Getty Images

ANÁLISIS | Cousins vuelve y los Warriors asustan a la NBA

Cousins demostró que puede llevar a este equipo a otro nivel

La noche del 27 de enero supuso un punto de inflexión en la carrera de DeMarcus Cousins. Una lesión en el talón de Aquiles le dejaba en el limbo en uno de los años más importantes de su carrera. Lo que los americanos llaman “temporada de contrato” donde un jugador debe demostrar que es imprescindible para una franquicia en concreto y así llevarse un pellizco importante en la agencia libre. Por otro lado, la motivación del pívot surgía de la posibilidad de participar en la postemporada por primera vez en su carrera.

Sin embargo, esa lesión le dejaría totalmente fuera durante casi un año completo y con la gran incertidumbre de si volvería a ser el mismo o le afectaría de manera definitiva en su carrera. Hemos visto a muchos jugadores que han perdido su magia tras una lesión de este estilo, y el peligro para DeMarcus era aún mayor por sus dimensiones y su tamaño.

Su ‘As’ bajo la manga

Posteriormente, tras haber estado trabajando durante la primera mitad de su recuperación, sorprendió a todo el mundo con su decisión en la agencia libre. Puso rumbo a la Bahía de San Francisco con un contrato de un año a razón de 5,3 millones de dólares. Una opción criticada por muchos y alabada por otros tantos que habían logrado empatizar con la estrella de los Pelicans pensando en que este sería el mejor lugar para demostrar al mundo que puede seguir jugando para, posteriormente, firmar en otro lugar por una mayor cantidad.

Los días pasaban y ni los aficionados ni el propio DeMarcus sabían cuándo llegaría el día de su debut… ¿serían los Warriors un equipo imparable añadiendo a Cousins en la pintura? Hace pocas semanas se conocía el día definitivo de su retorno, el 18 de enero en el Staples Center ante Los Ángeles Clippers. Todo estaba preparado para que el mundo entero no se perdiera ni un segundo de ese primer partido del pívot con Golden State.

Y llegó el momento de abrir el regalo

Todo salió a pedir de boca, sus compañeros han encontrado otra motivación más para salir adelante entre tanta grandeza que ya han conseguido. Quieren ver triunfar a DeMarcus y se vio con claridad en las primeras acciones del encuentro.

Trataron de encontrarle en todas las ocasiones posibles y la primera canasta del partido para los visitantes llegó con un mate espectacular de su quinto All-Star, finalizando un pick-and-roll de manual con Kevin Durant. A pesar de este inicio, se le vio un tanto dubitativo en algunas acciones, tratando de buscar canasta constantemente para quitarse ese peso de encima. Tanto, que la primera acción del duelo fue una pérdida bajo el aro mientras buscaba desesperadamente anotar y recibir el vitoreo de una grada plagada de aficionados de Golden State y otros tantos de los Clippers que estaban contentos por ver cómo esta figura de la competición había completado lo que había sido todo un calvario para él.

Logró adaptarse con facilidad a la velocidad del encuentro a pesar de cometer varias faltas tempranas muy traicioneras que acabaron provocando su expulsión por acumulación de las mismas en el último cuarto. En los quince minutos que estuvo en pista, los aficionados de Golden State tuvieron una pequeña muestra de lo que se les viene encima. Lo más sorprendente es que no ha perdido su toque desde larga distancia. Anotó 3 triples en 4 intentos en los que la defensa le dejó tirar con tranquilidad además de recibir la ayuda defensiva de sus compañeros en bloqueos indirectos. Por fin han encontrado una figura capaz de sustituir los triples que tantas veces le ha concedido la defensa a Draymond Green.

Se abre una nueva dimensión ofensiva para los Warriors con un jugador que dejó su marca en la zona y logró sacar faltas a sus defensores. Un nuevo recurso para las ocasiones en las que Golden State se vea atrapado en parciales donde les cueste anotar el tiro en suspensión. Lo que mostró defensivamente, no ha terminado de disgustar a los aficionados. Esta franquicia, desde la llegada de Durant, ha tenido grandes problemas en la pintura en cuanto a atrapar rebotes se refiere, y con Boogie añaden un robusto cuerpo capaz de abrirse hueco y atraparlos con un solo brazo si es necesario, como demostró en varias ocasiones ante Gortat.

Esto solo es el principio

Ya solo queda esperar y ver cómo evoluciona y se va adaptando de manera completa en el sistema de Kerr, aunque lo que se vio anoche sirvió para corroborar la afirmación de que la franquicia hacía bien en dejar que el jugador estuviera presente en el banquillo para ver cómo funciona la maquinaria. Su juego sin balón fue fantástico, como si hubiese comenzado la temporada en octubre junto con el resto de sus compañeros y supiera donde tiene que colocarse en cada momento. Cuando todas las piezas estén en su sitio y DeMarcus pueda disfrutar de largos periodos de juego en pista, Golden State puede desarrollar un quinteto que estará a la altura de los mejores que jamás se hayan visto.

Leave A Reply

Your email address will not be published.