Foto: Garrett Ellwood/NBAE via Getty Images

Aluvión ofensivo de Golden State en Denver para recuperar la primera plaza

Los chicos de Steve Kerr establecieron el récord de puntos en el primer cuarto de un partido

Golden State Warriors afrontaba uno de sus primeros retos de temporada regular tras haber superado ya la primera mitad del curso. Visita siempre complicada para ellos a Denver Nuggets donde estaba en juego la primera plaza de la Conferencia Oeste. Steve Kerr y los jugadores trataban de quitarle hierro al asunto aunque su inicio de partido reflejó claramente sus intenciones.

Los Warriors pusieron los pies en el parqué del Pepsi Center con una motivación nunca antes vista en un partido de temporada regular y el marcador hizo buena prueba de ello. No dejaron respirar a su oponente y el ritmo anotador crecía sin parar cada segundo. Esto les llevó a marcar el nuevo récord de puntos anotados en un primer cuarto con un total de 51. Los causantes no pudieron ser otros que Stephen Curry, Kevin Durant y Klay Thompson.

Enchufaron 10 triples en los primeros 12 minutos de partido con un Kevin Durant que no falló ni un solo tiro, con Stephen Curry anotando tiros desde Oakland y con Klay Thompson machacando el aro constantemente, algo nunca antes visto. Al finalizar el tercer cuarto, el trío de Golden State había anotado tantos puntos como todo el equipo de los Nuggets.

Los chicos de Steve Kerr mandaron un mensaje, dieron un golpe sobre la mesa recordando quiénes han ganado los dos últimos campeonatos de la NBA. Tras esta victoria contundente, 142-111, se colocan en el primer puesto de su conferencia recuperando esa posible ventaja de campo en un séptimo partido de Finales de Conferencia, justo lo que les faltó el año pasado.

Todavía queda mucha temporada, aunque Golden State no ha mostrado aún todo su potencial. El próximo viernes hará su debut oficial DeMarcus Cousins ante Los Ángeles Clippers, según confirmó Steve Kerr la pasada noche. El pívot les ofrecerá un perfil con el que nunca antes habían contado y pueden convertirse en una máquina de matar imparable.