SomosBasket
Noticias de la NBA en español, baloncesto europeo, ACB, Euroliga, rumores y mercado de fichajes
Photo by Gary Dineen/NBAE via Getty Images

Milwaukee Bucks 2018-19: La ilusión por bandera

Tienen los Playoffs en el horizonte

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Los Bucks, de la mano de su todopoderoso líder, Giannis Antetokounmpo, necesitan seguir progresando, principalmente en los Playoffs. Se han producido incorporaciones como las de Brook Lopez y Ersan Ilyasova, que buscan convertir a los Bucks en un equipo más sólido y regular.

Se abre el telón, la temporada regular 2018/19 ya está aquí y todos los aficionados del baloncesto están deseando ver en liza a los mejores equipos del planeta. En el caso de los Bucks, no es para menos, proyecto con un cierto aire renovador, nuevo entrenador, nuevos complementos para acompañar a uno de los jugadores más espectaculares de toda la competición.

Y lo que es más destacable, LeBron James ha abandonado la Conferencia Este, dejando tras de sí a unos cuantos equipos que pelearán por el trono de ‘The King’. Muchos herederos en la línea de sucesión: Philadelphia Sixers, Toronto Raptors, Boston Celtics, ¿Milwaukee Bucks? A priori, el equipo radicado en Wisconsin aún tiene un poco lejos alcanzar a estos tres equipos, pero sin LeBron James todo es posible, y si no que le pregunten a Giannis Antetokounmpo.

En busca de una identidad

Desde que llegara la actual estrella del equipo a la franquicia de Wisconsin, los Bucks han intentado encontrar su identidad y luchar por un objetivo claro, llegar a los Playoffs y avanzar el máximo número de rondas posibles. Después de la explosión de Giannis, el público soberano y los expertos en el mundo del baloncesto exigían un salto cualitativo del equipo tanto a nivel clasificatorio como en los competidos Playoffs. No se produjo. Jason Kidd y Joe Prunty fueron incapaces de implantar su sello en este equipo y los Bucks navegaron a la deriva durante toda la temporada.

El récord final de la temporada regular fue 44-38, un dato que podría invitar al optimismo a quien no analice la plantilla de Milwaukee a fondo. Para aquellas personas que conozcan las piezas del puzzle y sus capacidades, el nivel mostrado por la franquicia fue bastante inferior al esperado. El problema radicó en la defensa principalmente, así como en la desconexión de ciertos jugadores que parecían emular en algunos momentos a los Cavaliers de LeBron James, que decidían dejar de jugar y que ‘El Rey’ resolviera sus problemas a base de barbaridades.

Jason Kidd, el entrenador que comenzó la temporada al frente de la nave no fue capaz de proyectar un sistema defensivo sólido que compensara el acierto ofensivo, y es que los Bucks fueron los novenos en rating ofensivo de la liga, un dato bastante aceptable dadas sus cualidades. Sin embargo, fueron el decimonoveno equipo en rating defensivo con 110.1 puntos por partido, un dato más que reprochable.

Con la llegada de Prunty la marcha de los Bucks mejoró un ápice, pero no lo suficiente como para calificar la temporada de notable, ni siquiera aceptable. El entrenador interino de la franquicia intentó terminar la temporada de la mejor manera posible y clasificarse para los Playoffs, al fin y al cabo el objetivo número uno del equipo. Pues bien, objetivo cumplido pero nuevo batacazo ante Boston Celtics. Octava vez seguida que Milwaukee no consigue pasar de primera ronda, la última vez que lograron este hito llegaron a Finales de Conferencia, las cuales acabaron perdiendo ante Philadelphia 76ers.

Mike Budenholzer, extécnico de los Atlanta Hawks durante las cinco últimas campañas, aterrizó en Milwaukee con la intención de dotar al equipo de una clara seña de identidad, que les permita clasificarse sin ninguna dificultad para los Playoffs, así como intentar competir al mismo nivel con las presumibles nuevas franquicias dominadoras en el Este: Sixers, Raptors y Celtics.

Una vez finalizada la temporada regular, los Bucks deberán demostrar en los Playoffs, siempre y cuando se clasifiquen, que es un proyecto renovado, con ganas de dar un paso más y que al fin tienen la capacidad de pasar de primera ronda, una maldición que les acompaña desde hace 18 años.

Giannis Antetokounmpo: un potencial MVP 

Y si los Bucks quieren romper esa maldición de más de una década, qué mejor que contar con uno de los mejores jugadores de la NBA y posiblemente la mayor promesa joven real del momento: Giannis Antetokounmpo, ‘The Greek Freak’.

El crecimiento de Giannis estos últimos años ha sido totalmente exponencial en todos los aspectos posibles. Desde que desembarcara en Milwaukee en 2014, el jugador griego ha multiplicado su caché demostrando al mundo del baloncesto por qué está tan preparado para una liga como la NBA.

Photo by Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images

Sus 26.9 puntos, 10 rebotes y 4.8 asistencias por partido fueron la mejor evidencia posible de que la temporada pasada fue la mejor de su aún corta pero temible carrera. Su intimidación en la pintura, su potencia física, su manejo de balón, su clara mejora en el tiro a media distancia y sus constantes intentos por crecer en materia de triples, convierten a Giannis en uno de los jugadores más completos de la competición.

Y eso no es todo, el potencial de este jugador parece no tener fin, lo que lleva a muchos a pensar que podría incluso pelear por el MVP próximamente ante auténticas estrellas de la liga como James Harden, Kevin Durant, Anthony Davis, Russell Westbrook o el mismísimo LeBron James.

Con solo 23 años, Giannis ha sido dos veces All Star, ha sido elegido en el segundo mejor quinteto de la NBA dos años de forma consecutiva (2017 y 2018), ha formado parte del segundo mejor quinteto defensivo de la liga y obtuvo el premio de jugador más mejorado en 2017. Con respecto a la presente campaña, Giannis está centrado en sus posibilidades y si el resto del roster decide acompañar fielmente al griego en su aventura, podría tener serias opciones de pelear por cotas más altas tanto a nivel personal como de equipo.

Giannis se deshizo en elogios con respecto a su equipo durante el ‘Media Day’ de los Milwaukee Bucks y considera bastante probable que este año finalmente la franquicia de Wisconsin llegue lejos en los playoffs: “Llevo jugando 6 años con Middleton, este va a ser mi segundo con Bledsoe, Thon está madurando, Malcolm Brogdon está mejorando, tenemos a ‘Delly’, Brook, Ersan

Ilyasova y Brook Lopez: dos escuderos más para Giannis

Una vez endiosado el líder de este equipo, también es necesario hablar de los nuevos refuerzos de los Bucks que intentarán hacer mejor a una plantilla en ciertos momentos de la temporada un tanto irregular. La categoría de Giannis es indudable pero si a eso le sumas unos buenos escuderos con los que contar en las batallas más cruentas, el posible éxito aumenta exponencialmente.

Foto: Brian Babineau NBAE via Getty Images

El verano ha sido relativamente movido en Wisconsin con la salida de uno de sus mejores espadas, Jabari Parker, rumbo a Chicago, pero con la llegada de dos jugadores interesantes como Ersan Ilyasova y Brook López.

El primero ha firmado un contrato de 3 años por 21 millones de dólares y llega procedente de los Philadelphia 76ers. En uno de los peores equipos de la NBA en materia de rebotes, Ilyasova llega para ayudar en esa faceta y potenciar el tiro exterior.

Photo by Gary Dineen/NBAE via Getty Images)

La misma misión tiene Brook López, si bien es cierto que este jugador, que ha llegado a Milwaukee con un contrato de un año por 3 millones, no es precisamente el más destacado en la protección del aro ni en rebotes ofensivos, pero también puede ser útil en el tiro de tres. En definitiva, interiores abiertos para que Giannis pueda hacer de la cancha su particular autopista.

“Vamos a jugar fuerte, a mover la pelota, estar siempre juntos y si se nos presenta la misma situación (primera ronda ante Boston en 2017), podremos pasar la primera ronda, la segunda e incluso más”- afirmó Giannis en el Media Day.

Otros jugadores que también han llegado a la franquicia este pasado verano son Pat Connaughton, procedente de Portland Trail Blazers, y Donte DiVincenzo, elegido en segunda ronda del Draft (17), dos jugadores jóvenes que vienen a potenciar el tiro exterior, principalmente en el caso del primero, y la lucha constante, en el caso del segundo. Hablando de DiVincenzo, es muy posible que acabe teniendo un puesto de importancia en el equipo ya que es un jugador muy completo que puede desempeñar diversos roles y ser complementario con casi todos sus compañeros del roster.

¿Acusarán los Bucks la baja de Jabari Parker?, ¿se acoplarán con facilidad los nuevos fichajes?, ¿superarán la primera ronda de Playoffs? Muchas preguntas y aún no tenemos ninguna respuesta porque es tiempo de preseason pero la temporada regular se acerca y los jugadores de la franquicia de Milwaukee tendrán que demostrar que quieren combatir de igual a igual con los presumibles grandes equipos de la Conferencia Este en la presente temporada. La manada de Giannis está preparada.

La plantilla