Foto: Kevin C. Cox/Getty Images North America

ANÁLISIS | Denver Nuggets, una nueva oportunidad para Thomas

Isaiah Thomas ha firmado un contrato de un año por el mínimo

Este verano estaba marcado en el calendario de Isaiah Thomas para que su carrera cambiase por completo, para que se le empezara a valorar como a una estrella de la NBA. Sin embargo, tras una serie de eventos que no fueron nada beneficiosos para su carrera, ha firmado un contrato por una temporada y el mínimo de veterano con Denver Nuggets. Las cosas han cambiado mucho desde que Thomas devolviera la ilusión a los aficionados de Boston Celtics con un juego eléctrico y con un instinto anotador al alcance de muy pocos. Volverá a jugar en la NBA una temporada más, tras haber pasado la peor campaña de su carrera. Fue elegido en la posición número 60 del Draft de 2011, y tras deambular por varias franquicias, no ha logrado encontrar su sitio todavía. Y no parece que Denver sea su nuevo hogar, sino una simple etapa para demostrar su valía y ganarse un contrato a la altura de sus capacidades.

Ha tenido que demostrar su valor desde que llegó a la NBA en todos los equipos por los que ha pasado. Consiguió ganarse la confianza de Michael Malone en Sacramento y hacerse con el puesto de titular, aunque fue traspasado a Phoenix. Allí, poco pudo hacer ya que fue traspasado de nuevo, esta vez dirección a Boston, donde su carrera cambiaría por completo. Tomó las riendas de su carrera y se convirtió en uno de los mejores anotadores de la NBA. Llevó a los Celtics lo más alto que pudo, aunque una lesión de cadera le impidió poder continuar en la franquicia que le permitió ser candidato al MVP. Ainge no dudó en traspasarlo cuando tuvo la oportunidad de hacerse con Kyrie Irving. La situación para Thomas no era nada mala en unos Cavs que habían llegado a tres Finales consecutivas, pero su cadera no le dejó.

Además, su relación con LeBron James era tan mala que fue traspasado de nuevo en el ‘deadline’ a Los Ángeles Lakers. Jugó 17 partidos esperando a que llegase el final de la temporada y poder salir a la agencia libre. Al igual que DeMarcus Cousins, firma un contrato ínfimo a sus posibilidades para demostrar que es capaz de llegar al nivel que mostró en Boston. Con Malone a su lado, no tendrá los mismos problemas que tuvo en otros equipos como Phoenix Suns para llegar a lo más alto. Formará parte de un equipo que luchará por los Playoffs en el Oeste, partiendo desde el banquillo para dominar a las segundas unidades de sus rivales. Una adición muy acertada para unos Nuggets que necesitan una chispa ofensiva de otros jugadores que no sean Jamal Murray, Nikola Jokic o Will Barton. Isaiah podrá controlar a su gusto la segunda unidad de los Nuggets e incluso puede ser candidato a llevarse el premio a mejor sexto hombre de la temporada.

Thomas ha sabido elegir con buen ojo para poder juntarse de nuevo con el entrenador que confió en él para manejar un ataque como el de Sacramento Kings con muchos otros nombres de peso a su alrededor. Bajo su mandato, promedió 20 puntos y seis asistencias por partido y su potencial dejó de ser una incógnita. Denver ha mirado por su interés personal, y tras perder a Wilson Chandler, Kenneth Faried y Darrell Arthur, debían apostar por un Thomas que puede ser demoledor para los rivales si se recupera debidamente de su lesión y la operación a la que se sometió en Nueva York a finales de marzo. Denver Nuggets quiere competir por los Playoffs tras quedarse muy cerca el pasado curso perdiendo frente a Minnesota Timberwolves en el último partido de la temporada que definiría cuál de los dos participaría en la postemporada. Con jugadores como Millsap, Jokic, Thomas, Harris o Barton, presentan una candidatura más firme que en pasados años.

Los Nuggets siguen en búsqueda de la clave que les lleve de nuevo a la postemporada. La defensa es uno de los principales factores a mejorar, pero contando con Michael Malone en los banquillos, parece cuestión de tiempo para que las piezas encajen a pesar de no contar con grandes especialistas defensivos en la plantilla. Isaiah Thomas tiene por delante un nuevo desafío que podría aportar muchas alegrías a los aficionados de los Nuggets. Será, previsiblemente, un matrimonio de una temporada, aunque todos están expectantes para ver cuál es el resultado de este experimento.